Refuerza tu sistema inmunológico con estos consejos


En general, nuestro sistema inmunológico hace un buen trabajo defensivo contra los microorganismos causantes de múltiples enfermedades. Pero en ocasiones este sistema defensivo puede fallar. ¿Es posible intervenir de alguna manera en este proceso y reforzarlo?. La respuesta es sí. Pero conlleva tanto una buena alimentación como cambiar ciertos hábitos de vida que perjudican las funciones básicas.

Un sistema inmunológico fuerte previene las enfermedades y las alergias, evita el envejecimiento, ayuda a resistir ante las infecciones y las epidemias, y asegura una recuperación rápida y óptima tras sufrir alguna dolencia. Existen numerosos elementos nutritivos que contribuyen a fortalecer y mantener la función del sistema inmunológico.

Sistema inmunologico reforzado salud prevención enfermedades
Un sistema inmunológico reforzado genera más anticuerpos evitando la acción de los agentes externos nocivos para nuestro organismo.

¿Qué entendemos por sistema inmunológico?

El sistema inmunológico crea las defensas que protegen al cuerpo de sustancias extrañas (bacterias, hongos, virus y parásitos), moléculas potencialmente tóxicas o células anormales. En condiciones normales, el sistema inmunológico responde ante estos organismos mediante la producción de anticuerpos, que destruyen los organismos invasores y neutralizan sus productos tóxicos (toxinas). Una de las funciones principales del sistema inmunológico para garantizar la salud consiste en controlar que las células del cuerpo no sean anómalas.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden debilitar el sistema inmunológico:

  • Lesiones.
  • Intervenciones quirúrgicas.
  • Uso masivo de antibióticos, que pueden inhibir el sistema inmunológico y destruir la flora intestinal.
  • Determinados fármacos.
  • Trastornos digestivos, como por ejemplo la Candida albicans, las carencias enzimáticas y el estreñimiento crónico.
  • Dieta inadecuada.
  • Contaminación.
  • Estrés
  • Problemas genéticos.
  • Enfermedades.
  • Carencias congénitas.
Enfermedades sistema inmunológico prevención refuerzo defensas
Desde un simple constipado hasta una afección respiratoria, el sistema inmunológico actúa para prevenir su aparición, de ahí su importancia. Además, evitaremos que algunas enfermedades que padecemos puedan volverse crónicas.

Nutrientes y suplementos para reforzar

  • El ajo ayuda a prevenir todo tipo de infecciones, incluso las que presentan inmunidad frente a los antibióticos. Además, ayuda a depurar la sangre. Tome entre 1.000 y 1.500 mg diarios de ajo puro, concentrado o en polvo.
  • La equinácea se usa mucho para tratar infecciones crónicas y agudas, así como para fortalecer el sistema inmunológico. Depura la sangre y el sistema linfático, estimulando la producción de leucocitos y anticuerpos. Tome 20 gotas de tintura de equinácea tres veces al día con las comidas. Siga el tratamiento durante tres semanas, descanse una y vuelva a empezar.
  • El ginseng aumenta la inmunidad y ayuda al cuerpo a defenderse del estrés. Estimula la producción de leucocitos y ayuda en la recuperación tras las enfermedades. Tome entre 250 y 500 mg una o dos veces diarias.
  • La vitamina A y el betacaroteno aumentan la inmunidad gracias al incremento de la cantidad y actividad de anticuerpos, como los linfocitos T. Ayudan en el crecimiento del timo y lo protegen de los efectos perniciosos del estrés. La vitamina A protege el sistema respiratorio de las infecciones víricas y el betacaroteno es un antioxidante que ejerce un efecto positivo. Intente tomar entre 5.000 y 10.000 ui de vitamina A y entre 25.000 y 10.000 ui de betacaroteno diariamente.
  • La vitamina B2 mejora la resistencia a las infecciones bacterianas.
  • La vitamina B6 ayuda al buen funcionamiento del sistema inmunológico, y a la prevención del cáncer y otros tumores. Tome entre 25 y 50 mg diariamente como parte de un compromido de complejo vitamínico B.
  • La vitamina C permite que el cuerpo se defienda de las infecciones y constituye una ayuda para el timo y los leucocitos. Tome entre 250 y 500 mg dos o tres veces al día.
  • La vitamina E es un estimulante que puede ayudar al organismo a resistir numerosas enfermedades, incluso algunos tipos de cáncer e infecciones. También mejora la respuesta de los anticuerpos. Tome entre 400 y 600 ui diariamente.
  • El zinc es un oligoelemento esencial para las células del sistema inmunitario.
  • El selenio. Algunos estudios han sugerido que las personas con niveles bajos de selenio corren un mayor riesgo de padecer cáncer de vejiga, pulmón y próstata.
  • La jalea real, el propóleo y el polen apícola favorece la inmunidad. El propóleo ayuda a prevenir las infecciones de garganta.

Cambios en el estilo de vida

Junto con el cambio de alimentación, hay que optar por un estilo de vida más saludable.

  • Duerma las horas necesarias, un buen descanso recargar nuestras energías.
  • Beba una gran cantidad de agua mineral para depurar el organismo. Se recomiendan los dos litros de agua al día.
  • Haga mucho ejercicio, se ejercita la circulación y musculatura. A la hora de elegir un deporte, hay que seleccionar uno en el que la actividad física implique ejercitar el cuerpo al completo, por ello se recomienda deportes como la natación, el ciclismo y el atletismo. Al finalizar el periodo de ejercicio, se recomienda ingerir minerales, vitaminas y antioxidantes que impiden la aparición de la fatiga que debilita el sistema inmunológico.
  • Siga una dieta equilibrada a base de productos integrales, frutos secos y semillas, frutas y hortalizas frescas, muy rica en fibra y pobre en grasas saturadas.
  • Evite fumar, los cereales refinados, los edulcorantes, el alcohol, el tabaco y los contaminantes medioambientales, factores que dificultan la actividad inmunológica.
  • Las situaciones que derivan en estrés o ansiedad, también pueden repercutir en el sistema inmunitario, ya que se producen alteraciones en diferentes sistemas del cuerpo que repercuten en su óptimo funcionamiento.
Alcohol negativo sistema inmunológico nocivo
Un agente externo negativo que tomamos a diario consumimos a diario es el alcohol, ya que contiene metabolitos llamados aldehídos, que inciden en el sistema inmunológico eliminando su resistencia.