Cómo hacer sangría, la bebida ideal para el calor


La sangría es una bebida muy popular en España y Portugal aunque cada vez está más extendida. Se trata de un combinado muy refrescante típico de épocas calurosas, con el vino tinto como principal ingrediente y con la particularidad de que se le añade trozos de diferentes frutas. Se puede tomar en cualquier momento, acompañando las comidas, como aperitivo o para fiestas, ya que es es una bebida refrescante, muy sabrosa y fácil de preparar. Pero ¿cómo hacer sangría y salir airoso?

Sangría servida
La sangría es una bebida dulce y refrescante, con mucha fruta, que hará las delicias de todos

Cómo hacer sangría

Existen muchas formas de prepararlo, dependiendo de nuestro gusto podemos emplear distintos ingredientes. De cualquier forma su preparación es muy sencilla y rápida. A continuación te explicamos cómo hacer sangría para conseguir que cualquier ocasión sea un éxito asegurado.

Ingredientes:

  • 1 Litro de vino tinto
  • 1 Litro de gaseosa blanca
  • 2 Melocotones
  • 1 Manzana
  • 1 Naranja
  • 1 Limón o lima
  • 50 gramos de azúcar
  • 1 Rama de canela

Preparación:

Necesitaremos un recipiente grande donde mezclar los ingredientes, es preferible utilizar una jarra o ponchera de cristal para una mejor presentación, ya que permitirá ver el contraste del vino tinto con los trozos de las distintas frutas.

Empezaremos echando el vino tinto en la jarra, junto con el zumo de un limón o lima, el zumo de una de las naranjas, el azúcar y la rama de canela partida por la mitad para que suelte más aroma.

Uso de la canela
La canela en rama es un imprescindible en la elaboración de nuestra sangría, aportando un sabor y aroma inconfundible

Por otro lado vamos a trocear los melocotones y la manzana, sin pelar y muy bien lavados, en cuadraditos de un dedo de grandes y añadir al recipiente. La cáscara del limón y la naranja que hemos utilizado para hacer el zumo, quitamos la pulpa que quede y troceamos para añadir también a la jarra.

Todo esto lo movemos bien con un cucharón para que el azúcar se disuelva y la fruta empiece a soltar aroma. Añadimos el litro de gaseosa, volvemos a mover y metemos en la nevera al menos durante dos horas. Cuanto más tiempo esté en reposo más se integrarán todos los sabores, si puedes hacerlo el día antes notarás la diferencia.

Se sirve bien frío y junto a los trozos de fruta, que se habrán empapado del tinto y estarán muy ricas.

Debes tener cuidado, ya que es una bebida alcohólica muy dulce que con el calor es muy fácil de beber y puede afectar más de lo que nos gustaría.

Variantes:

Nosotros hemos propuesto como frutas melocotón y manzana, pero puedes hacer las combinaciones que quieras teniendo en cuenta que la fruta debe ser consistente para que no se deshaga. Por ejemplo si cambiamos el melocotón por fresas troceadas daremos un toque distinto a nuestra sangría tradicional.

Una variante de la sangría más tradicional
Añadiendo fresas a tu sangría le darás un toque diferente y veraniego a esta refrescante bebida

Con respecto a los zumos de naranja y limón puedes dejar solo uno de ellos o sustituirlos por gaseosa de limón, pero quedará mucho más rico si empleas zumo natural.

Las proporciones de gaseosa y vino son a tu elección, dependiendo de si quieres tu sangría más intensa o más suave. Incluso puedes añadirle un chorrito de brandy o ron si te apetece darle un toque más potente.

Si te interesa cómo hacer sangría sin alcohol solo tienes que seguir la receta de arriba y sustituir el vino tinto por vino sin alcohol, de esta forma toda la familia podrá disfrutar de una rica sangría y beber cuanto quieran. Tambien hay otras bebidas aptas para todos, como el daiquiri de fresa sin alcohol.