10 alimentos anticancerígenos que deberías conocer


El cáncer es el gran problema de nuestros días. Cada año, una media de más de 8 millones de personas en todo el mundo pierden la vida a causa de esta enfermedad a la que aún no hemos sabido encontrarle una solución 100% efectiva. Aunque la medicina cada vez está más avanzada y las probabilidades de éxito son mayores, hasta que no consigamos erradicarla como el mayor problema de salud de nuestra era, no podremos decir que todo ha pasado. Mientras tanto, cualquier ayuda es buena y el punto de mira vuelve a estar en la alimentación. ¿Existen realmente los alimentos anticancerígenos? ¿Podemos afirmar que en la nutrición podemos encontrar la cura del cáncer?

Lee más: Mitos sobre los alimentos contra el cáncer

Desafortunadamente, esto solo sería una verdad a medias. Es cierto que llevar una alimentación correcta puede ayudarnos ligeramente a prevenir esta enfermedad, pero no podemos esperar eliminar toda posibilidad con ella.

Sin embargo, si es suficiente para aportar su granito de arena en materia de prevención, merece la pena intentarlo.

10 alimentos anticancerígenos

Las frutas y verduras previenen las deficiencias de micronutrientes
Las frutas, en sus diferentes variedades, suelen ser uno de los mejores tipos de alimentos para prevenir el cáncer por su riqueza en antioxidantes

1. Ajo

Comenzamos con el llamado «antibiótico natural». El ajo contiene alicina, un componente que nos ayuda a eliminar las sustancias tóxicas del organismo, pero además es rico en una explosiva combinación de vitaminas y minerales que le aportan excelentes propiedades.

Siempre se recomienda tomarlo en crudo para que no pierda ninguna de ellas. Al cocerlo o freírlo, pierde beneficios como ocurre con otros muchos alimentos. En caso de duda, siempre buscaremos consumirlos en estado natural.

Pero es cierto que el ajo puede tener un sabor demasiado fuerte para algunas personas. En este caso, si no conseguimos camuflarlo comiendo, por ejemplo, pan al mismo tiempo, también podemos acudir a las perlas de ajo natural que se venden habitualmente en farmacias y/o herbolarios.

Amplía más información: ¿Conoces todas las propiedades del ajo?

2. Cebolla

La tortilla de patatas, ¿con cebolla o sin ella? Esta pregunta ha generado más polémicas a lo largo y ancho del planeta que cualquier partida de Monopoly con esa pareja de amigos que no sabe perder (sí, mira a tu alrededor, todos tenemos algún amigo así).

Nuestra respuesta es indudablemente un SÍ rotundo. La cebolla también se encuentra entre los mejores alimentos anticancerígenos. Comparte propiedades con el ajo, como la ya mencionada alicina, pero además es muy rica en antioxidantes, un básico para la prevención del cáncer y el correcto mantenimiento celular.

3. Algas

Ya hemos hablado de los beneficios de las algas, un alimento que no todos nos hemos atrevido a probar pero que tiene muchas más ventajas que un característico sabor y el hecho de ser un ingrediente clave en la cocina japonesa.

Las algas no solo refuerzan nuestro sistema inmunitario, también nos ayudan a reducir los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia. Motivo suficiente para incorporar las algas en tu menú.

Conoce más: Todo lo que puedes saber sobre las algas en la cocina

4. Cítricos

La familia de los cítricos, desde la naranja hasta la mandarina o el kiwi entre muchos otros, son un excelente grupo de alimentos. Su alto contenido en Vitamina C no solo nos ayudan a prevenir resfriados y mantener las defensas fuertes. Además de ésta, los cítricos también son riquísimos en antioxidantes y otro tipo de nutrientes que nos ayuda a prevenir el deterioro de las células y, por tanto, hace que se cataloguen como alimentos anticancerígenos.

También te interesará: ¿Sabes dónde podemos encontrar la Vitamina C?

5. Frutos secos

Un puñado de frutos secos es capaz de aportarnos unos beneficios increíbles. De hecho, muchos médicos los recomiendan como el tentempié ideal a media mañana o media tarde. Quizás nos diréis que son algo calóricos y probablemente no os falte razón, pero sus propiedades nutricionales compensan con creces estas calorías sanas que nos aportan.

Entre los mejores frutos secos para evitar el cáncer, podemos nombrar a las nueces, las almendras y las pipas de girasol. Contienen vitaminas B, E, magnesio y zinc, entre otros. Y como no, antioxidantes, un nutriente básico en la prevención del cáncer.

los frutos secos engordan
Los frutos secos tienen una gran cantidad de propiedades que son muy beneficiosas para nuestra salud.

6. Miel

Hay muchísimos tipos de mieles y en nuestro blog ya estamos analizando varios de ellos. Pero todos tienen algo en común: la miel nos ayuda a prevenir infecciones y a reforzar el sistema inmunológico.

¿En qué nos ayuda esto en la lucha contra el cáncer? Cuando superamos un tratamiento de quimioterapia, el cuerpo es muy propenso a contraer infecciones y enfermedades a causa de lo bajas que se quedan nuestras defensas. Un par de cucharaditas de miel al día nos mantendrán más fuertes, alejados de enfermedades triviales como los resfriados pero también de otras más graves y alarmantes.

7. Pimientos

Ya sean verdes, rojos o incluso amarillos. Una buena ensalada de pimientos nos aportan propiedades increíbles, entre otras, la combinación de Vitamina C + betacaroteno, antioxidantes que nos ayudan a proteger la mucosa.

Pero hay más: la capsaicina que podemos encontrar en ellos es probablemente la sustancia que les dota de su poder anticancerígeno, ya que es capaz de «bloquear» los elementos tóxicos que entran en el organismo y que pueden derivan en un cáncer. Toma pimientos un par de veces a la semana y ayuda a tu cuerpo a prevenir esta enfermedad.

8. Té verde

Deja de consumir refrescos azucarados a deshora y apuesta más por el agua, fuente de vida, pero también por las infusiones, las cuales tienen unos beneficios excepcionales.

Si hablamos sobre alimentos anticancerígenos, encontramos que el té verde es uno de los mejores tipos de infusiones que podemos tomar para ello. ¿Los motivos? La presencia de antioxidantes y polifenoles, dos sustancias básicas en la lucha contra el cáncer.

té verde para la salud.
El té verde posee mucho beneficios y propiedades para nuestra salud.

9. Granada

Aunque la granada es fantástica para prevenir cualquier tipo de cáncer gracias también a la presencia de antioxidantes, está especialmente recomendado contra el cáncer de mama. En este sentido, probablemente la mejor forma de tomarla es a través del zumo de granada, un estado en el que los nutrientes y propiedades de esta fruta se concentran al máximo.

Además, el zumo de granada también está indicado contra el cáncer de próstata, por lo que es una buena idea tomarlo tanto para hombres como para mujeres.

Lee más: Beneficios del zumo de granada que aún no conoces

10. Lentejas

Con las lentejas, a todos nos pasa lo mismo: de pequeños no queremos ni verlas, pero en el momento en que la cocina pasa a depender de nosotros, las tomamos más de lo que nunca hubiésemos imaginado. ¡E incluso nos gustan! Los motivos son muy variados: son fáciles de hacer, baratas, muy nutritivas y nos sacan del apuro cuando no sabemos qué cocinar.

Pero hoy te damos un motivo más: las lentejas (al igual que otro tipo de legumbres), entran en la categoría de alimentos anticancerígenos. Aunque están estrechamente relacionadas con el cáncer de colon por su contenido en fibra, nos pueden ayudar también a prevenir otros tipos de cánceres.

Aprende más sobre los alimentos anticancerígenos: ¿Sabes por qué los antioxidantes son fundamentales en este tema?