Beneficios del ajo


En la cocina tenemos grandes aliados para nuestra salud a los que no les sacamos todo el partido que deberíamos. Hoy te vamos a hablar de uno de esos alimentos, un ingrediente amado por muchos y odiado por otros tantos, conocido popularmente como «el antibiótico natural».

Nos referimos al ajo, ese pequeño alimento cuyo sabor y olor no dejan indiferente a nadie. Al margen de los gustos personales de cada uno, es innegable que los múltiples y variados beneficios del ajo lo convierten en un ingrediente imprescindible.

Los beneficios del ajo en ayunas y cómo tomarlo

A pesar de su fuerte sabor, los médicos y nutricionistas recomiendan tomar esta pequeña hortaliza en ayunas para potenciar los beneficios del ajo. Consumirlo en ayunas cumplirá una doble función: por una parte, ayudará a desintoxicar nuestro organismo y prepararlo para un día de actividad; por otra, crear una rutina y consumirlo cada mañana será nuestro mejor aliado para prevenir futuras enfermedades como el cáncer, la diabetes o la depresión.

Cocer o freír el ajo, a pesar de que nos ayudará a suavizar su sabor, también le restará propiedades, por lo que siempre es recomendable tomarlo crudo. Que el miedo al mal aliento no pese más que los beneficios del ajo: prepara un poco de agua con limón, una hoja de menta o un chicle de este mismo sabor y tómalo a continuación de ingerir el ajo.

Por otra parte, si realmente no eres capaz de aguantar su fuerte sabor, existen soluciones naturales para poder seguir disfrutando de los beneficios del ajo sin pasar un mal rato consumiendo algo que realmente te desagrada. Las perlas de ajo o comprimidos naturales de ajo, de venta en herbolarios y tiendas especializadas en productos naturales, te ayudarán para que tomar ajo en ayunas no se convierta en un reto personal.

Ajo
El ajo es conocido como «el antibiótico natural»

Los beneficios del ajo sobre nuestra salud

El primero de los beneficios del ajo ya te lo hemos comentado al empezar este artículo: el ajo es el mejor antibiótico natural. Nos previene de resfriados comunes, gripes y otras enfermedades de similar índole. Además, es muy recomendado para personas hipertensas, ya que reduce los niveles de presión arterial.

El sistema nervioso también participa en los beneficios del ajo: reduce el cansancio, nos mantiene más activos, eleva nuestros niveles de energía y combate las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, así como los estados depresivos.

Al contrario de lo que pudiera pensarse, los beneficios del ajo también pasan por el estómago: aumentar el apetito en épocas débiles, paliar la acidez y favorecer la digestión son otras de sus competencias.

Por último, no podemos dejar de hablar de las propiedades del ajo sin nombrar a ciertos órganos con los que también colabora, como el corazón, la vesícula o el hígado. 

¿Cuál es la cantidad diaria recomendada de ajo?

Seguro que a estas alturas ya te has convencido de los beneficios del ajo. Para que actúe realmente como el antibiótico natural que es y proteja tu organismo, es necesario que seas constante y lo incluyas en tu dieta diaria. La dosis recomendada son dos dientes de ajo al día: uno en ayunas y otro justo antes de la comida principal.

Valores mediosPor cada diente de ajo (3 gr.)
Agua1.76 g
Energía4 kcal
Proteínas0.19 g
Grasas0.02 g
Carbohidratos0.99 g
Fibra0.10 g
Azúcares0.03 g
Calcio5 mg
Hierro0.05 mg
Magnesio1 mg
Fósforo5 mg
Potasio12 mg
Sodio1 mg
Zinc0.03 mg
Vitamina C0.9 mg
Vitamina B-60.037 mg
Vitamina B-120.00 mg
Vitamina A0.00 mg
Vitamina E0.00 mg
Vitamina D0.00 mg
Vitamina K0.10 mg