El agua: nuestra base para una buena vida


Si los médicos insisten en recomendar los dos litros diarios de agua, no es por ningún capricho. El agua es fundamental para la vida; no en vano, tres cuartas partes de nosotros estamos formados por ella. Sin ella, nuestro organismo no podría funcionar y moriríamos en pocos días si nos privamos de este líquido insustituible e imprescindible.

Por su vital importancia, hoy queremos darte a conocer cinco beneficios o razones del agua, motivos de peso para que comiences a concienciarte de su necesidad para nuestro organismo. Además, te daremos las claves para conocer que alimentos son los que aportan más agua y algunos pequeños trucos para conseguir beber esos dos litros diarios recomendados.

Beneficios del agua

Los beneficios del agua sobre nuestro organismo son incalculables, pero hemos elegido cinco que resumen bastante bien sus propiedades:

  1. Sin el agua, nuestros órganos no podrían funcionar
  2. Evita la deshidratación
  3. Nos ayuda a adelgazar. 
  4. Previene el estreñimiento. 
  5. Mejora y protege el tracto urinario
agua para vivir
El agua es fundamental para la vida

¿Qué alimentos contienen más agua?

El agua no solo lo recogemos mediante lo que bebemos, si no que también podemos incrementar nuestros niveles de agua a través de la comida. Prácticamente toda la comida la contiene, pero si crees que bebes poco y quieres aumentar la cantidad de agua que le das a tu organismo, apunta estos alimentos en tu lista de la compra: sopas, frutas, legumbres y hortalizas son los principales protagonistas en este apartado.

Las frutas de verano como el melón y la sandía o los cítricos como la naranja y la mandarina son las frutas que más cantidad de agua aportan, mientras que en el apartado de las hortalizas la lechuga y el tomate, actores principales en las ensaladas, hacen lo propio en el grupo de las hortalizas.

Trucos para beber más agua

Si te cuesta trabajo tomar los dos litros de agua recomendados por el médico, hay unos pequeños trucos que te ayudarán en tu cometido:

La regla del 2 x 2: Dos vasos en la comida y dos vasos en la cena. Gracias a este sencillo gesto, conseguirás un triple objetivo: por una parte, ya habrás conseguido tomar un litro de agua; por otra, te servirá para seguir tus dietas de adelgazamiento, ya que tomar un vaso antes de cada comida saciará el hambre; por último, lograrás luchar contra la retención de líquidos.

Tres botellas de agua en casa: Muchas veces no tomamos agua por pereza, por no levantarnos o interrumpir nuestra tarea actual. Reparte tres botellas estratégicamente: una en el salón al lado del sofá, otra en la mesita de noche y la última en aquella estancia donde pases más tiempo (despacho, vestidor, cocina…)

Sustituye los refrescos en las comidas: Esta premisa va relacionada con la primera, ya que al tomar los dos vasos de agua como mínimo estarás dejando de lado otras bebidas no demasiado sanas, como los refrescos azucarados.