¿Sientes dolor en el ojo? Te podría pasar esto…


El dolor en el ojo es un síntoma muy frecuente. Se describe como una sensación de molestias en el ojo. Muchas veces es este el motivo por el cual las personas asisten al oftalmólogo, mas sin embargo, el dolor en el ojo aparece como manifestaciones que resultan comunes a diferentes enfermedades. Estas afecciones pueden ser infecciosas o crónicas. En ocasiones viene acompañado de otros síntomas que pueden ayudar al oftalmólogo a descubrir la enfermedad que causa el dolor en el ojo.

El chalazión, el orzuelo, la blefaritis, la conjuntivitis, la úlcera corneal, la queratitis, el glaucoma agudo y la uveítis son algunas de las enfermedades que cursan con dolor en el ojo. Todas estas son confirmadas mediante examenes oftalmologicos que permiten diferenciarlas y por lo tanto llegar a un diagnostico definitvo.

Si deseas conocer y aprender a identificar algunas de ellas, te invito a que sigas con nostros en este artículo.

El orzuelo y el dolor en el ojo

El orzuelo es una infección del párpado. Se afectan las llamadas glándulas de Zeiss y de Moll. Estas glándulas son aquellas que se encuentran ubicadas en la región exterior del párpado y al infectarse se inflaman, lo que ocasiona mucho dolor en el ojo. Se le llama también orzuelo externo.

Los factores que lo favorecen son:
Alergias
⦁ Desnutrición
⦁ Infecciones
⦁ Defectos refractivos: Estos son defectos de la visión como la miopía y la hipermetropía. En ambos el paciente tiene dificultad para enfocar los objetos con la vista.
Diabetes mellitus

Cuando aparece un orzuelo, el párpado se inflama exageradamente y provoca mucho dolor en el ojo. Se observa enrojecido el párpado. Además se pueden observar uno o varios puntos inflamados con una punta amarilla que supura en el borde del párpado. Dificulta cerrar y abrir los ojos. Es un cuadro muy molesto.

¿Cuál es el tratamiento para el orzuelo?

Si presentas alguno de los signos y síntomas descritos anteriormente acude al oftalmólogo.

El orzuelo externo debe drenar y curarse de forma espontánea. De todas formas se recomienda aplicar fomentos de agua hervida caliente para que drene rápidamente, acompañado de algún ungüento antibiótico.

El dolor en el ojo y el orzuelo
Las glándulas de Zeiss y Moll se ubican en los párpados, al inflamarse provocan intenso dolor y dan lugar al orzuelo.

El chalazión y el dolor en el ojo

El chalazión es un aumento de volumen a nivel del párpado. Específicamente aumentan de volumen las glándulas de Meibomio. Esta no es una enfermedad infecciosa. Sin embargo las glándulas de Meibomio aumentadas de tamaño pueden infectarse. Estas glándulas se encuentran en la parte interna del párpado. Por esto también se le llama al chalazión orzuelo interno.

El dolor en el ojo y el chalazión
Las glándulas de Meibomio se encuentran en los párpados. Cuando estas se inflaman dan lugar al chalazión. Enfermedad inflamatoria crónica más frecuente en personas alérgicas.

Los factores que pueden propiciar la aparición de un chalazión son :

⦁ Las alergias: este probablemente sea el factor más importante.
Defectos refractivos
Infecciones
Hiperlipidemia: La hiperlipidemia es un problema metabólico del organismo que favorece la inflamación de las glándulas de Meibomio.
Diabetes mellitus

Esta enfermedad se desarrolla lentamente. La glándula de Meibomio aumenta de volumen poco a poco y normalmente no debe doler. Cuando el chalazión se complica con una infección, el dolor en el ojo es muy intenso. Además se observa enrojecida la conjuntiva del lado afectado.

¿Cuál es el tratamiento para el chalazión?

Si el párpado se encuentra muy aumentado de tamaño se recomienda aplicar fomentos con agua fresca y hervida en el chalazión hasta que disminuya de tamaño.

Con posterioridad se aplican fomentos de agua caliente. No obstante  se pueden utilizar antibióticos en ungüento para masajear la región.
Si no hay mejoría en 2 o 3 días, es pertinente valorar la cirugía, pero solo como última opción.

La blefaritis como causa del dolor en el ojo

La blefaritis no es más que la inflamación del borde del párpado que evoluciona lentamente. Hay 3 formas de presentación:

  1. la blefaritis escamosa,
  2. la blefaritis ulcerativa 
  3. la blefaritis mixta.

La blefaritis escamosa no debe provocar dolor en el ojo mientras la blefaritis ulcerativa sí lo hace. Para diferenciarlas describiremos las características de cada una.

La blefaritis escamosa se presenta en forma de escamas entre las pestañas. Estas escamas se desprenden con facilidad pero vuelven a aparecer rápidamente.

La alergia es uno de los principales factores que predisponen a padecer blefaritis escamosa. También las infecciones, los defectos refractivos, la anemia y la diabetes mellitus predisponen a la enfermedad.

Para curar la blefaritis escamosa, es necesario conocer la causa que la provoca y tratarla.

De forma general para el tratamiento de la blefaritis escamosa se utilizan fomentos de agua hervida tibia, preferiblemente antes de ir a la cama. Deben despegarse las escamas de las pestañas con un algodón. Se utilizan también fomentos antibióticos y antinflamatorios.

La blefaritis ulcerativa sí provoca intenso dolor en el ojo.
En la blefaritis ulcerativa se presentan costras o postillas amarillas en las pestañas que se pegan fuertemente. Cuando estas costras se caen, quedan úlceras en su lugar, que sangran muy fácilmente.

Cuando se curan, el párpado queda deforme. En algunas ocaciones el párpado puede aumentar de tamaño y caerse.

Se produce además un intenso dolor en el ojo, acompañado de picazón, lagrimeo y molestias frente a la luz.

Las infecciones son la causa principal de la blefaritis ulcerativa. Se presenta sobre todo en niños poco saludables, con anemia o que viven con malas condiciones higiénicas. La tuberculosis, el sarampión o los piojos del pubis, son los que con más frecuencia provocan blefaritis ulcerativa.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Te interesa conocer mas acerca de la tuberculosis?

Para tratar esta enfermedad infecciosa primero debes consultar al oftalmólogo. Este te indicará un exudado conjuntival para reconocer el microorganismo que está ocasionando la infección que debe ser tratada.

Las pestañas enfermas deberán depilarse y las costras deben retirarse con un algodón. Se debe aplicar en la región afectada óxido de mercurio. El ungüento antibiótico al menos 3 veces al día considerandose esta aplicacion como de gran importancia.

La conjuntivitis y el dolor en el ojo

Se conoce como conjuntivitis a la inflamación de la conjuntiva. Existen gran cantidad de tipos de conjuntivitis. Describiremos solo aquellas que provocan dolor en el ojo.

Conjuntivitis aguda catarral

La conjuntivitis aguda catarral puede provocar dolor en el ojo, sobre todo el paciente siente sensación de quemazón. Se sienten los párpados pesados. Además hay mucha secreción en los ojos. Tanto es así que en la mañana los ojos parecen pegados al despertar. Esta conjuntivitis por lo general no afecta la visión. Es una enfermedad causada por infecciones.

El oftalmólogo indicará un exudado conjuntival, de la nariz y de la garganta para identificar el microorganismo causante.

Para el tratamiento de este tipo de conjuntivitis se utilizan gotas de antibióticos en los ojos. Además deben aplicarse compresas frías sobre los ojos y realizarse lavados oculares frecuentes con agua hervida.

Conjuntivitis purulenta o blenorrágica

La conjuntivitis purulenta o blenorrágica es provocada por la bacteria Neisseria gonorroheae, causante de la gonorrea, enfermedad de transmisión sexual. En esta enfermedad los hombres y las mujeres expulsan por los genitales, específicamente por la uretra, pus amarillo o verde.

Se presenta abundante secreción amarillenta en los ojos, que puede incluso correr por las mejillas. Los ojos y los párpados se hinchan intensamente. A veces no se pueden abrir debido a la gran inflamación.

El dolor en el ojo es intenso y la persona presenta fiebre y mucho malestar general. La conjuntivitis blenorrágica puede complicarse y afectar en poco tiempo la córnea. La córnea es una estructura del ojo que al dañarse afecta la visión.

Si se sospecha de una conjuntivits purulenta es necesario inmediatamente ingresar a la persona. Se realizan exámenes de laboratorio como el exudado conjuntival y muy importante, la tinción de Gram. Se administra penicilina por vía endovenosa y se aplican gotas de antibióticos en los ojos. También se utilizan midriáticos cicopléjicos que son medicamentos que provocan la dilatación de la pupila.

El recién nacido al pasar por el canal del parto puede contagiarse con la gonorrea de la madre y padecer conjuntivitis blenorrágica del recién nacido que presenta los mismos síntomas del adulto. Por esto a los niños cuando nacen se recomienda aplicarles nitrato de plata al 1% en los ojos para prevenir la conjuntivitis purulenta.

Conjuntivitis hemorrágica epidémica

La conjuntivitis hemorrágica epidémica es una enfermedad muy contagiosa. Se transmite a través de las manos. Es causada por un virus. Se presenta generalmente en epidemias. Esto significa que generalmente cuando aparece hay gran cantidad de personas que se contagian.

Otra enfermedad causada por virus y que puede ser de tu interes
La conjuntivitis hemorrágica epidémica provoca un fuerte edema de los párpados, lo cual significa que los estos se inflaman en gran medida. Se presenta intenso dolor en el ojo y ardor. Además el enfermo se queja de molestias cuando se enfrenta a la luz. Se afectan los dos ojos que presentan mucha secreción. También se observa un gran enrojecimiento de los ojos debido a la intensa hemorragia que se produce en ellos.

Dolor en el ojo y conjuntivitis hemorrágica
Ojos enrojecidos, secreción, dolor y ardor son característicos de la conjuntivitis hemorrágica epidémica.

El tratamiento de la conjuntivitis hemorrágica epidémica es con fomentos frescos muy frecuentes. No se deben emplear antibióticos. Algunos métodos de acupuntura pueden ser útiles.

Conjuntivitis traumática

La conjuntivitis traumática se presenta por un trauma o un cuerpo extraño en el ojo. Provoca intenso dolor en dependencia de la magnitud del trauma o el tamaño y la forma del cuerpo extraño. Cuando esto sucede es necesario retirar el cuerpo extraño en caso de que se pueda. Hay que buscar lesiones en el ojo.

Se deben aplicar compresas frías frecuentes y gotas antisépticas en el ojo dañado.

Como has podido apreciar el dolor en el ojo puede tener muchas causas. Aquí solo se mencionan algunas. Unas pueden prevenirse y otras tienen un tratamiento especifico que resulta efectivo. Si presentas dolor en el ojo, no dudes en visitar un oftalmólogo.

Otros artículos relacionados: Conjuntivitis, ¿qué sabes sobre ella?