Tratamiento Helicobacter pylori: aprende a combatirlo.


El Helicobacter pylori, o H.pylori, es una bacteria que habita en nuestro organismo, más concretamente en el duodeno y el estómago. Se caracteriza principalmente porque es capaz de resistir a los ácidos gástricos y provocar importantes infecciones estomacales, a menudo crónicas. Actualmente se sabe que más del 50% de la población está infectada, y aunque no todos los infectados presentan síntomas, los que los presentan tienen dolencias como úlceras, gastritis e incluso cáncer de estómago. El tratamiento Helicobacter pylori así como su diagnóstico nos va a permitir combatirlo o, en caso de que se haya convertido en una infección crónica, a sobrellevar sus síntomas.

Te recomendamos leer también: Helicobacter pylori, más frecuente de lo que pensamos.

Síntomas y diagnóstico Helicobacter pylori.

Antes de comenzar con el tratamiento Helicobacter pylori es necesario un diagnóstico eficaz. Por supuesto, para poder diagnosticarlo lo que debes tener en cuenta es estar atento a los síntomas que provoca, pues sino seguramente ni siquiera acudas al especialista. También queremos hacer un llamamiento a la calma: como en todas las enfermedades, lo síntomas no son exclusivos de esta bacteria, por lo que no tienes por qué estar infectado.

Síntomas.

Es importante saber que en la gran mayoría de los casos, como ya hemos comentado al principio, esta bacteria no provoca ninguna clase de síntoma. Esto debe a que, tal y como ocurre con otras enfermedades infecciosas, existen cepas más agresivas y otras menos; por lo que aquellos que estén infectados con las cepas más agresivas notarán estos síntomas con mayor rapidez e intensidad, por lo que el tratamiento Helicobacter pylori también será más agresivo.

El tratamiento Helicobacter pylori es el mismo para todos los casos.
Los síntomas del H.pylori van desde dolor en la boca del estómago hasta úlceras o gastritis.

Por lo general, los síntomas que aparecen son debidos a úlceras o gastritis provocadas por esta bacteria; pero si estas dolencias no han aparecido pueden surgir dolores estomacales o acidez. Sin embargo, tal y como hemos comentado, estos síntomas no tienen por qué ser producidos por la bacteria: de echo tan solo 1 de cada 14 pacientes con estos síntomas están realmente infectados por H.pylori.

En el caso de padecer úlceras o gastritis, los síntomas más comunes son:

  • Dolor, incomodidad o quemazón en la parte superior del estómago.
  • Sensación de hinchazón.
  • Saciedad muy rápida.
  • Naúseas o vómitos.
  • Anemia, en el caso de las úlceras.
  • Heces oscuras, también cuando existe una úlcera estomacal.

Diagnóstico.

Siguiendo con la premisa de que la mayoría de la población actual está infectada de H.pylori, debemos imaginar de que no a todo el mundo se le van a practicar exámenes médicos exhaustivos como las endoscopias. Es por eso que, por regla general se analizan las heces, la sangre e incluso la respiración para determinar si hay restos de esta bacteria tan invasiva.

También es cierto que, en aquellos pacientes que se quejan de dolores intensos o muestran restos de sangre en las heces, es muy importante realizar la endoscopia para asegurarnos del estado del estómago, pues podemos estar frente a una úlcera, una gastritis o un cáncer de estómago.

Por último, también hay que señalar que si el diagnóstico de ha realizado, por ejemplo, con un análisis de sangre y aun con el tratamiento Helicobacter pylori los síntomas no mejoran o incluso empeoran, habrá que realizar igualmente la endoscopia.

otros procedimiento son el análisis de sangre, de heces y de respiración.
La endoscopia es uno de los procedimientos de diagnósto del H.pyrlori, considerado como intrusivo, para determinar si el paciente está infectado.

Cáncer de estómago y helicobacter pylori.

Ya sabemos lo que estáis pensando: cáncer de estómago, esto es más serio de lo que parece y encima casi todos estamos infectados. Que no cunda el pánico.

Aunque la mayoría de la población esté infectado, tan sólo una mínima parte de los afectados desarrolla cáncer. Esto se debe a que H.pylori en sí no lo provoca, sino que aumenta el riesgo de padecerlo; por tanto sólo si en tu familia existen antecedentes debes preocuparte, tal y como ocurre con todos los demás tumores. De echo, el tratamiento Helicobacter pylori es el mismo para una persona que no que presente síntomas importantes y para una con cáncer, pues este tratamiento lo que hace es erradicar esta bacteria. Ahora bien, aparte de este tratamiento, las personas que padezcan cáncer de estómago deberán también combatirlo a través de otros medios como puede ser la quimioterapia.

Tratamiento Helicobacter pylori.

Una vez que sabemos qué es y cómo identificarlo, os vamos a explicar cómo combatirlo.

El tratamiento Helicobacter pyroli consiste en un protector de estómago y dos antibióticos.
El tratamiento Helicobacter pylori está destinado a eliminar esta bacteria y se usa el mismo para todos los pacientes, independientemente de los síntomas que presenten.

Actualmente, el tratamiento Helicobacter pilory está indicado principalmente para aquellas personas que presentan algunos de los síntomas siguientes:

  • Úlcera estomacal.
  • Cáncer de estómago de primer grado.
  • Gastritis.
  • Anemia, (en caso de que lo análisis indiquen que efectivamente es por culpa de la bacteria)
  • Púrpura trombocitopénica idiopática.
  • Pacientes con sangrado gastrointestinal

El tratamiento Helicobacter pylori consiste básicamente en:

  • Un inhibidor de la bomba de protones, o sea, un protector de estómago.
  • Dos antibióticos bacterianos.

Para que el tratamiento Helicopacter pylori sea efectivo, se deben tomar estos medicamentos durante un periodo de 7 a 14 días, dependiendo siempre de las recomendaciones del médico especialista. Cuatro semanas después de finalizar el tratamiento, se volverán a realizar los análisis necesarios para comprobar si ha sido efectivo o no el tratamiento Helicobacter pylori.

Finalmente, queremos recordar algo muy importante: si notas alguno de estos síntomas y crees que puedes estar infectado, acude inmediatamente a tu médico: él sabrá qué hacer. Y por supuesto, nunca comiences un tratamiento Helicobacter pylori por tu cuenta.

Te interesará leer: Dieta Helicobacter pylori, palia sus efectos con la alimentación.


Advertisements