Cinco alimentos quema grasa


Ya lo hemos comentado muchas veces en nuestro blog: los milagros no existen y mucho menos en las dietas. Es por eso que cuando hablamos de alimentos quema grasa debemos ser conscientes de que no será fácil ni rápido, ahora bien, nos ayudarán bastante a perder peso.

Los alimentos quema grasa son productos naturales
Perder peso con alimentos quema grasa

Cuando escuchamos la palabra quema grasa, seguramente nos vengan a la cabeza las píldoras mágicas que podemos encontrar incluso en los supermercados, pero nada más lejos de la realidad: los alimentos quema grasa son productos naturales que aceleran nuestro metabolismo deshaciendo los depósitos de grasa acumulados en los tejidos.

Tenemos que tener en cuenta que la pérdida de peso tiene que ser gradual para evitar el fastidioso efecto rebote, y aunque podemos usar en casos concreto dietas específicas como las sopa quema grasa, recuerda que este tipo de dietas nunca deben realizarse por más de siete días.

Recuerda…

Si quieres perder esos kilos de más que te incomodan, recuerda que antes de hacer ninguna dieta milagro, es importante llevar unos hábitos de vida saludable. Puede incluso que siguiendo estos pasos, no necesites si quiera de hacer dieta:

el sedentarismo es nuestro mayor enemigo
Caminando media hora diaria de forma constante notarás los resultados
  • Beber un mínimo de dos litros de agua al día. Así eliminará toxinas y todo lo que tu cuerpo no necesite.
  • Elimina de tus comidas las harinas refinadas, la comida industrial, los dulces… estos alimentos son nuestros mayores enemigos, algo así como acumuladores de grasa.
  • Ejercicio. El sedentarismo trae consecuencias nefastas, no sólo para nuestro peso, sino también para tu salud. Simplemente caminando media hora diaria hará que te sientas mucho mejor.
  • Comer. Para perder peso lo importante no es dejar de comer, sino todo lo contrario. Debes hacer cinco comidas al día, dando prioridad al desayuno y, por supuesto, controlando lo que se come.

Alimentos quema grasa

Hoy os traemos cinco ejemplos de alimentos quema grasa que serán muy fácil de incluir en vuestro día a día sin que tengáis que cambiar radicalmente vuestras comidas, evitando así las molestias de empezar una dieta y lo que eso conlleva, porque seamos sinceros, la simple palabra dieta hace que se abra nuestro apetito.

La manzana es un importante quema grasa
El fruto prohibido será nuestro mayor aliado
  • La manzana. El fruto prohibido en nuestro caso será nuestro mayor aliado. Es unos de los mejores alimentos quema grasa, aunque para notar sus efectos debes tomar dos o tres piezas de esta fruta a diario. Incluye una en el desayuno pues te dará las fuerzas que necesitas para afrontar el día, otra pieza puedes tomarla como postre y la última en la cena. Para tomarla usa imaginación: puedes tomarla al natural, hacer un batido o un delicioso postre como la tarta de manzana o la compota de manzana; ¡hazlo como más te guste!
  • Té verde. A estas alturas, todos conocemos de sobra los beneficios del té verde, ya que reduce la capacidad de absorber grasas de los alimentos y estimula la quema de grasa acumulada en el cuerpo. Toma tanto té verde como quieras.
  • Sandía. Todos lo alimentos con alto contenido en agua van a ayudarnos no sólo a eliminar toxinas, sino también a eliminar la grasa de nuestro cuerpo. La sandía además, con ese dulzor que la identifica, se convierte en uno de nuestros platos favoritos sobre todo en verano.
  • Calcio. Lo ideal es consumir tres porciones de lácteos al día, ya  que el calcio estimula la combustión de grasas. Un vaso de leche y dos yogures nos aportarán las raciones diarias que necesitamos y nos ayudarán a combatir las grasas. ¿Has probado mezclar el yogur con trocitos de manzana? Es postre delicioso que combina a dos de nuestros alimentos quema grasa favoritos.
  • Especias. El curry, el pimentón y la pimienta entre otros, debido a su sabor picante generan un mayor gasto energético durante la digestión, por lo que queman grasas mientras son digeridos. Si eres fan de la comida picante aprovecha, eso sí, siempre con moderación.