7 alimentos que no deberías tomar en el desayuno


El desayuno es la comida más importante del día. No se trata de una frase hecha de algún médico al que nadie se ha atrevido a contradecir, si no que es una realidad fundamentada. Con el desayuno el cuerpo recoge la energía para afrontar un nuevo día y sobrellevar la carga de la rutina. Evitar el desayuno o hacerlo escaso es un gran error. Este artículo va dedicado a todos los que nos habéis lanzado preguntas como qué es lo más recomendable para desayunar o si es preferible tomar café o leche a primera hora de la mañana.

Pero, como siempre, queremos darle nuestro toque personal al tema y enfocarlo de una manera amena, fácil de entender y sobre todo que despeje todas tus dudas referentes al desayuno.

Por ello, hoy vamos a hacer de abogados del diablo y en vez de recomendarte los alimentos que sí debes tomar, te ayudamos dándote a conocer 7 alimentos prohibidos, 7 ingredientes que debes desterrar de tu desayuno si los consumes cada mañana. Parece un tema lógico, pero lo cierto es que muchos de nosotros los tomamos en el desayuno, ya sea de forma esporádica o con frecuencia. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

7 alimentos prohibidos en el desayuno

1. Bollería industrial

desayunar sano
Sabemos lo difícil que es resistirse a ellos, pero no son buenos consejeros durante el desayuno

A la hora de desayunar debemos buscar aquellos alimentos que nos aporten nutrientes y lo cierto es que la bollería industrial, pasteles que no sean caseros y este tipo de alimentos no solo no nos dan nutrientes, si no que nos aportan calorías vacías y caen demasiado pesados en un estómago que lleva muchas horas sin comer. ¿Qué son las “calorías vacías”? Aquellas que no aportan valores nutricionales sanos de relevancia. Es preferible un alimento calórico pero rico en proteínas, hidratos y vitaminas y minerales que otro con un poco menos de calorías pero que sea una bomba de grasas e ingredientes artificiales.

Aún así, ¿no quieres renunciar a la bollería por las mañanas? Entonces, opta por bizcochos y otros alimentos preparados por ti mismo o aquellos del día que puedes comprar en la panadería de debajo de tu caso. Todo lo que sea hecho de forma casera es infinitamente mejor que lo que viene en bolsas de plástico y tiene una fecha de caducidad larga.

2. Café solo

desayunos rapidos
No te olvides de la leche cuando prepares tu primer café del día

Existe bastante polémica en torno a si el café es bueno para desayunar. No se llega a consenso, por lo que en cualquier caso desaconsejamos el café solo: los lácteos para desayunar ayudan a asentar el estómago y a asimilar mejor el calcio a esta hora. Lo ideal sería una taza mitad café, mitad leche y sacarina. ¿Por qué tenemos que elegir entre café o leche si los podemos tomar los dos?

Evidentemente, hay casos en los que el café está contraindicado, especialmente si tienes problemas de insomnio o hipertensión. En este caso, sustitúyelo por fórmulas descafeinadas o vuelve a esa infancia en la que tomamos leche con cacao. ¿De verdad no te resulta apetecible?

Lee también: ¿Es malo el café?

Y algo más: Los beneficios del café

3. Demasiada sal

sal en el desayuno
Un truco para restar sal al desayuno es elegir la mantequilla sin ella

La sal en exceso no es buen consejero y hay algunos trucos para reducir su consumo, por ejemplo, trata de elegir margarinas en lugar de mantequilla. También puedes sustituir el contenido de tu tostada por mermeladas caseras o la mejor receta mediterránea: el pan tumaca. ¿Cómo lo preparamos? Muy fácil: coge un par de tomates naturales, restriégalos sobre un rallador (te puede servir el rayador de queso) y mézclalo con un chorrito de aceite de oliva y si quieres, especias. Con una cucharilla lo extiendes sobre tu tostada y tendrás la mejor fórmula si nos preguntas qué es lo más recomendable para desayunar. Nada más sano, barato y nutritivo.

En caso de que no te guste el tomate, hay otras opciones: aguacate en forma de guacamole o laminar frutas con un grosor pequeño. ¿Te apetece empezar el día con una tostada integral de fresas y plátano?

Más información: La mantequilla, ¿ángel o diablo?

4. Grasas saturadas

desayuno
Delicioso mucho, bueno para el desayuno no tanto

Para saber si un desayuno es sano, sigue las premisas que llevarías a cabo el resto del día. ¿Conviene abusar de grasas saturadas? No, ni en el desayuno ni en ningún otro momento del día. Aunque nos encante desayunar bacon con salchichas en los hoteles, intenta no seguir esta rutina en casa. Una vez al año no hace daño, pero resérvalo para ocasiones especiales como cuando estás de viaje.

Además del bacon y las salchichas, huye también de embutidos como el chorizo o el salchichón. Son agresivos para la mañana, tienen bastante grasa y es posible que tu estómago no lo tolere demasiado bien.

5. Ensaladas

desayunos prohibidos
A primera hora del día el cuerpo necesita más sustento que una ensalada

Las ensaladas son excelentes alimentos, pero no es conveniente comenzar el día sin añadirle apenas calorías al cuerpo. Los extremos nunca son buenos, ni por arriba ni por abajo. Por ello te remitimos de nuevo al punto 3. ¿Quieres un desayuno sano y nutritivo sin sal y con pocas calorías? Opta por las tostadas y las frutas, ya sea enteras o convertidas en mermelada. La combinación de pan + fruta es uno de los desayunos más recomendados: estaremos consumiendo una fuente fantástica de vitaminas y minerales, que junto con los hidratos de carbono que aporta el pan nos dan energía para afrontar todo el día sin miedo a engordar.

6. Cereales con azúcar

cereales
¿De verdad crees que esto puede ser un buen desayuno?

Los cereales son excelentes, pero trata de elegir siempre los que sean ricos en fibra o aquellos con un alto contenido de salvado o avena. Los cereales azucarados no aportan tantos nutrientes como los otros y si además son como los de la foto, estarás consumiendo colorantes a mansalva. De nuevo, utiliza el sentido común: un alimento tan artificial no puede ser bueno.

La avena es la alternativa perfecta para aquellos que aman desayunar cereales con leche. No solo nos ayuda a adelgazar, si no que nos aporta propiedades realmente sanas.

También te puede gustar: Mitos y verdades sobre desayunar cereales

7. Harinas

desayuno
No se recomienda abusar de las harinas blancas para desayunar

Los alimentos ricos en harinas no son lo más recomendable para la mañana, resérvalos mejor para la merienda. Magdalenas o bizcochos envasados son un ejemplo. La cosa cambia si el bizcocho lo has preparado tú, ya que te aseguras de la procedencia de los ingredientes y la frescura de estos. De cualquier modo, mejor optar por aquellos alimentos que lleven una proporción de harina inferior, especialmente debemos evitar las harinas blancas en el desayuno en pro de consumir otros alimentos más nutritivos.

Café o leche, ¿qué tomamos mejor?

El debate sigue abierto y no podríamos decirte si es mejor tomar café o leche en el desayuno. Como hemos dicho al principio de este artículo, si puedes combinar ambos, mejor, pero lo ideal es que escuches a tu cuerpo. Hay personas a quienes por una intolerancia mayor o menos a la lactosa, no le sienta bien la leche y el café es su alternativa; otras, por el contrario, debido a problemas de tensión no tienen recomendado el consumo del café.

Según tus necesidades concretas, podrás saber si es más aconsejable en tu caso tomar café o leche. Pero si puedes elegir, mejor acompaña el café con leche en lugar de solo o con agua y no abuses mucho de los sobres de azúcar.

¿Has probado la sacarina o la stevia? Son las alternativas perfectas para el azúcar blanco, aunque hay otras opciones de las que ya hemos hablado en Alimentos Ricos para endulzar sus platos y tus bebidas sin comprometer tu salud.

Te recomendamos: Los mejores sustitutos del azúcar

¿Cuál sería el desayuno perfecto? ¿Qué es lo más recomendable para desayunar?

Si buscas qué es lo más recomendable para desayunar, te podemos aconsejar tomar un café con leche, un zumo de naranja y una tostada con tomate. Otra opción muy recomendable son las recetas con huevo, un alimento proteico que nos aporta muchísima energía. Busca alimentos bajos en grasas, ricos en nutrientes y lo más naturales posibles. No te cortes con las cantidades. El día acaba de comenzar y tienes carta blanca para comer todo lo que quieras. Tu cuerpo será el que te pida más o menos madera. ¡Escúchale!

También te interesará: ¿Por qué no debemos evitar el desayuno?