Recetas con huevo para un desayuno lleno de energía


Comer huevo en el desayuno puede ser una de las mejores formas para empezar el día, es una estupenda fuente de proteínas y nutrientes, por lo que si lo añadimos a nuestra primera comida del día nos dará un gran aporte para comenzar la mañana con mucha energía. Además al tomar recetas con huevo en el desayuno te sentirás mucho más saciado lo que te permetirá aguantar hasta la siguiente comida sin apetito, así evitar picar entre horas.

Aquí tenéis una selección de cinco recetas con huevo para comenzar el día de la mejor forma posible.

Recetas con huevo: Omelette con jamón y queso

¿Qué necesitamos?

  • 1/2 cebolla mediana
  • 1 Ramita de perejil
  • 1 Tomate
  • 2 Lonchas de jamón cocido
  • 20 gramos de queso rallado
  • 1 huevo tamaño XL o 2 tamaño M
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite

¿Cómo lo preparamos?

Comenzaremos la primera de nuestras recetas con huevo picando la cebolla, el perejil, el jamón cocido (puede ser jamón de pavo) y el tomate en cuadraditos pequeños. En una sartén caliente con un poco de aceite echamos la cebolla. Cuando esté dorada añadimos el jamón cocido, dos vueltas para que coja color y echamos también el tomate. Cocinamos todo bien hasta que quede el tomate blando y todo integrado, como una salsa. En el último momento añadimos el perejil picado, para dejarlo crujiente y reservamos en un plato.

En un recipiente batimos bien los huevos con sal y pimienta, añadimos la mezcla anterior y mezclamos bien. Es preferible que cuando echemos la mezcla a los huevos batidos no esté muy caliente, ya que el huevo empezará a cuajarse antes de tiempo y el resultado no será el mismo.

En una sartén antiaderente con un poco de aceite ya caliente echaremos la mezcla anterior. Cuando la base comience a cuajar pondremos el queso desde el centro hacia afuera, dejando libres los bordes para que no se salga, y cerraremos el huevo creando una media luna. Doramos un poco por ambos lados para que se haga por dentro y servimos.

Una tortilla diferente
La omellette es una de las recetas con huevo más completas para desayunar

Huevo en canasta

¿Qué necesitamos?

  • 1 Rebanada de pan de molde integral
  • 1 Huevo
  • Sal
  • Aceite
  • Pimienta
  • Ajo en polvo (opcional)

¿Cómo lo preparamos?

Vamos a comenzar haciendo un hueco en el centro de la rebanada de pan. Si tienes un molde de galletas o similar puedes usarlo y darle la forma que más te guste, si no te puedes ayudar con un vaso pequeño presionando en el centro del pan y quedará un hueco redondo. No tires el sobrante, ya que también lo podemos usar más adelante.

Cogeremos una sartén antiaderente e hidrataremos con aceite, bien en aerosol o bien poniendo unas gotitas y repartiendo con una servilleta. Cuando esté caliente ponemos el pan de molde y en el hueco que hemos creado echamos el huevo, y espolvoreamos encima la sal, la pimienta y el ajo en polvo. Una vez esté el pan tostado damos la vuelta para que también se tueste el pan por el otro lado y se cocine bien la clara. Si nos gusta que la yema quede muy hecha lo dejaremos más tiempo, por el contrario si nos gusta la yema líquida lo dejaremos lo justo para terminar de hacer la clara, a gusto de cada uno. Solo nos queda servir y disfrutar nuestro desayuno.

El pan que quitamos del centro podemos dejar aparte para otra receta o tostarlo también y poner un poco de tomate rallado y jamón encima para hacer una mini tostada de acompañamiento.

Tostada con huevo
Otra de nuestras estupendas recetas con huevo que si acompañamos con una pieza de fruta y un vaso de leche tendremos un desayuno súper completo

Huevo pasado por agua

¿Qué necesitamos?

  • 1 Huevo
  • 1 Rebanada de pan de molde
  • Aceite de oliva
  • Sal

¿Cómo lo preparamos?

En primer lugar pondremos a calentar agua en un cazo, mientras coge temperatura lavaremos bien el huevo. Cuando empiece a hervir el agua añadimos el huevo. En esta receta el tiempo es muy importante, ya que queremos que la clara quede totalmente cocida pero la yema líquida, por eso cuando pongamos el huevo en el agua hirviendo contaremos 4 minutos, ni uno más, y al sacarlo lo pondremos en agua fría para que pare la cocción.

Mientras transcurren esos 4 minutos vamos a trocear la rebanada de pan de molde en un tazón, o si preferimos podemos usar dos rodajas de una barra de pan. No tiene que quedar perfecto, por lo que podéis cortarlo con un cuchillo o pellizcarlo con los dedos. Una vez todo el pan troceado regaremos con un chorrito de aceite y movemos bien.

Cuando hayamos enfriado un poco nuestro huevo vamos a darle un golpe seco en un extremo con una cuchara pequeña para romper la cáscara y, con cuidado de no derramarlo, le quitaremos los trozos rotos de la misma hasta que quede un espacio suficiente para introducir la cuchara. Con delicadeza, ya que como sabes la cáscara es frágil, y con ayuda de la cuchara vamos a sacar todo el huevo y echarlo sobre el pan. Echamos sal sobre el huevo y mezclamos bien, aprovechando por si hay trozos grandes de la clara hacerlos más pequeños.

El resultado es suave pero delicioso. Nunca pensarías que con tan pocos ingredientes pudieras hacer una receta tan rica.

Huevo también para niños
El huevo pasado por agua es una receta muy suave, ideal para iniciar a los niños en este alimento

Huevos revueltos

¿Qué necesitamos?

  • 2 Huevos
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • 50 gr de queso rallado
  • 25 cl de crema de leche

¿Cómo lo preparamos?

Los huevos revueltos llegan a nosotros a través de la cocina americana y son quizás una de las recetas con huevo más sencillas de realizar.

Vamos a empezar poniendo todos los ingredientes en un bol y batimos bien con ayuda de unas varillas.

Echamos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y cuando esté caliente volcamos el contenido del bol. Acto seguido, comenzamos a mover con una cuchara de madera, sin dejar que cuaje del todo. Continuamos moviendo hasta que no quede nada de líquido y el huevo parezca pequeñas bolitas independientes.

¡Listo para servir! Podemos acompañar de dos o tres lonchas de jamón de pavo calentado en la misma sartén que hemos usado, que está hidratada pero no tiene cantidad de aceite, y de pan tostado.

Huevos revueltos para desayunar
Otra idea para acompañar nuestros huevos revueltos es con pan multicereal tostado con mantequilla baja en sal

Muffins de huevo

¿Qué necesitamos?

  • 3 Huevos
  • 2 Cucharadas soperas de leche
  • 2 Cucharadas soperas de queso parmesano rallado
  • 250 Gramos de jamón de pavo
  • Sal
  • Pimienta (opcional)
  • Aceite

¿Cómo lo preparamos?

Para comenzar vamos a cascar los tres huevos en un bol, agregamos la leche, un poco de sal y pimienta y batiremos bien con ayuda de unas varillas hasta que la leche quede totalmente integrada. Si lo prefieres puedes usar leche de avena o de soja. A continuación añadimos el queso parmesano rallado y el jamón de pavo picado.

Necesitaremos un molde para muffins o cupcakes, que engrasaremos con aceite en spray o con ayuda de una servilleta para que no queden posos. En este molde echaremos la mezcla que tenemos preparada, si es necesario podemos ayudarnos con una cuchara, hasta llenar unos tres cuartas partes de cada hueco. No los llenaremos del todo porque después suben un poco.

Una vez hayamos rellenado el molde lo introducimos en el horno previamente calentado a 190 grados centígrados durante 15 minutos. Pasado ese tiempo lo pinchamos con palillo de dientes o con un cuchillo, y si sale limpio estarán listos. Si sale un poco manchado de huevo lo dejaremos un par de minutos más.

Solo tenemos que desmoldar nuestros muffins y dejarlos enfriar.

Estas recetas con huevo son ideales para preparar la noche anterior si no tienes tiempo por la mañana o incluso para desayunar fuera de casa, ya que además de tomarse fríos no manchan nada.

Para estos muffins de huevo hemos utilizado jamón de pavo y queso parmesano para el relleno, pero realmente puedes usar los ingredientes que más te gusten o que tengas por casa. ¡La cocina es experimentar!

Desayuno con huevo para llevar
Estos muffins es de nuestras recetas con huevo la más adecuada para preparar la noche anterior y para llevar a desayunar al trabajo o fuera de casa