Zumo de tomate, el Bloody Mary más natural


Uno de los ingredientes principales del famoso cóctel Bloody Mary, además del vodka, es el zumo de tomate que le su color rojo tan característico. Pero aparte esto, el zumo de tomate es también famoso por la gran cantidad de beneficios y propiedades que contiene, heredados todos del propio tomate. Sin embargo, al igual que tomar un zumo de naranja es lo más normal del mundo, alguna personas tiene reticencia a tomarse un zumo de tomate, ya que lo ven más como parte de una ensalada o como condimento para tostadas. Pero si lo tomamos en un cóctel, ¿porque no podemos añadirlo a nuestro desayuno?

Aprende a prepararlo de la forma más natural.
El zumo de tomate es el ingrediente principal del Bloody Mary.

Antes de nada, me veo en la obligación de aclarar una cuestión que seguramente os estaréis preguntando y que realmente causa mucha polémica. El tomate ¿es una fruta? ¿una verdura? ¿qué es? .Bueno, he de ser sincera y decir que no al principio no lo tenía claro. Pero, leyendo y buscando por internet he llegado a una conclusión: el tomate es una verdura. Ahora bien, dentro de las verduras, el tomate entra en la categoría de los frutos, lo cual lleva a conclusiones equivocadas. Aclarado esto, seguiremos el resto del artículo refiriéndonos a él como verdura.

Zumo de tomate: beneficios y propiedades.

Como hemos dicho, el tomate no pierde ni una sola propiedad al triturarlo para hacer este zumo; por tanto, el zumo de tomate posee los mismos beneficios que el tomate en sí. El gran aporte nutricional de esta verdura se encuentra en el licopeno y en su multitud de vitaminas como la vitamina A y la vitamina C. Esto lo convierte en nuestro aliado esencial, ya que es antioxidante y nos ayudará con las enfermedades cardíacas. El zumo de tomate es también un excelente diurético y a él se le atribuyen propiedades calmantes y reguladoras del colesterol.

Contraindicaciones del zumo de tomate.

El zumo de tomate tiene una serie de contraindicaciones, nada graves, pero que debes tener en cuenta ya que puedes llegar a encontrarte en una de estas situaciones.

Como sabrás ya, el tomate es un alimento muy ácido, por lo que si sufres de acidez de estómago lo más recomendable es que no pruebes este zumo ya que la situación podría empeorar. Como hemos dicho, no es una consecuencia grave, pero sí bastante molesta.

Otra de las contraindicaciones está dirigida a aquellas personas que sufren insuficiencia renal, y es que su efecto diurético hace que esta afección empeore, por lo que desde Alimentos Ricos te recomendamos que si sufres esta situación, evites tanto el tomate como su zumo.

Como ya sabéis, el tomate es una verdura, lo cual debe estar presente todos los días en nuestro menú. El zumo de tomate es una gran ayuda para todas aquellas personas que nos cuesta tomar nuestras cinco piezas diarias. Pero cuidado, ya que un exceso de este zumo, al igual que ocurre con todos los excesos, nos puede repercutir negativamente en nuestro organismo.

También presenta sus contraindicaciones
El zumo de tomate presenta todos los beneficios del tomate.

Cómo preparar zumo de tomate.

Una vez llegados a este punto, estamos seguros de que querrás darle una oportunidad a este zumo tan especial. Hoy os vamos a enseñar cómo prepararlo de la forma más natural.

Vamos a necesitar.

Las cantidades van a depender de la gente que vaya a tomar el zumo. Nosotros os dejamos las cantidades estándar y vosotras podéis modificarlas o bien, si os sobra zumo de tomate, guardarlo para más tarde.

  • 1 kg. de tomates.
  • 1/2 limón exprimido.
  • Sal y pimienta al gusto.

Cómo lo hacemos.

  1. Lo primero será lavar muy bien los tomates, quitarles la parte verde y trocearlos.
  2. Batimos los tomates hasta que nos quede la consistencia que queramos. Si lo preferís más líquido podéis añadirle un poquito de agua hasta que quede a vuestro gusto.
  3. Añadimos el limón exprimido.
  4. Salpimentamos al gusto.

Te recomendamos leer también: Sopa de tomate, ¡todo al rojo!

Variaciones del zumo de tomate.

Como habéis podido comprobar, el zumo de tomate es lo más simple de hacer. Ésta sería la receta básica, aunque podéis añadirles algunas variaciones para darle un poquito más de sabor.

Prueba a echarle agua para que tenga la espesura que deseas
Puedes añadirle más ingredientes a tu zumo de tomate para darle un toque diferente
  1. Añadirle un chorreoncito de aceite de oliva. Aquí tenéis que tener cuidado, porque si le echáis demasiado el zumo de tomate sabrá demasiado a aceite.
  2. Añadirle hierbas aromáticas como orégano o albahaca. Estas especias le van a dar un toque diferente y muy sabroso.
  3. También puedes cambiar el limón por naranja, le dará un toque más dulce pero igualmente cítrico.
  4. Y por último, otra variación muy extendida es añadir a la mezcla pepino. Trocea 1/2 pepino junto con los tomates y tritúralo todo. Verás que la diferencia de sabor no es demasiado grande pero le añadirás las propiedades extra del pepino.

Lee también: Propiedades del pepino