¿Qué debe comer el diabético?


Anteriormente en Alimentos Ricos hemos tratado de la diabetes, una enfermedad crónica que en algunos casos puede evitarse siguiendo una buena alimentación adaptada, de hecho sin apenas privarnos de nada. En este artículo hablamos de diferentes consejos dietéticos que hay que tener en cuenta a la hora de realizar un plan alimenticio para el diabético.

Recomendaciones que son de especial importancia en una enfermedad como es la diabetes, en la que los azúcares, grasas, preparaciones, etc; deben de estar muy vigilados para evitar cualquier tipo de alteración y complicación en la enfermedad. Aún así, es posible realizar una adaptación sencilla si se ha detectado recientemente ya que no se aleja demasiado de lo que sería llevar una dieta rica en vitaminas, fibra y minerales, que desde esta web recomendamos encarecidamente.

Alimentación diabetes
El diabético se enfrenta a un cambio en su alimentación, que en muchas ocasiones, aparece la enfermedad por no haber seguido una alimentación correcta.

Consejos dietéticos

La dieta del diabético debe ser monocalórica, es decir, debe de estar adaptada a las necesidades energéticas de cada persona. Del total de calorías diarias aproximadamente el 50 – 60 % debe proceder de los hidratos de carbono (con supresión estricta de los azúcares sencillos), el 25 – 30 % de las grasas (reduciendo las grasas saturadas y sustituyéndolas por las insaturadas) y el 15 – 20 % de las proteínas (siendo el 50 % de procedencia vegetal y evitando los alimentos proteicos grasos).

  • La fragmentación de las calorías diarias para un diabético en 6 tomas para una distribución de los hidratos de carbono: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda, cena y un suplemento antes de ir a dormir.Intentar que pasen aproximadamente 3 horas entre una comida y la siguiente y evitar que transcurran más de 8 o 9 horas desde la última comida antes de irse a la cama y el desayuno.
  • No saltarse ninguna comida e intentar no alterar de forma considerable los horarios de las comidas.
  • Consumir cereales integrales (arroz, trigo, avena, maíz, centeno, etc) por su contenido en hidratos de carbono de absorción lenta y fibra dietética.
  • Consumir a diario aceite de oliva, aunque también puede ser de girasol o maíz y evitar para cocinar la manteca de cerdo, mantequilla y aceites de palma o de coco.
  • Comer a diario verduras y hortalizas frescas, tanto crudas como cocidas.
  • Comer frutas frescas, en lugar de zumos de fruta. Evitar la fruta en conserva o almíbar y las comportas y mermeladas excepto las elaboradas expresamente para diabéticos que no contienen azúcar.
  • Consumir todo tipo de legumbres (lentejas, garbanzos, soja, etc.), ya que aportan una cantidad considerable de fibra dietética.
Comer diabetes
Se puede comer casi de todo, vigilando las cantidades y las grasas. Las preparaciones cuanto más sencillas, mejor (al horno, a la plancha, etc).
  • La carne más aconsejable es la del pollo o pavo sin piel, conejo, perdiz, codorniz, etc. Evitar las carnes grasas, los embutidos grasos, vísceras, salazones y ahumados.
  • Consumir todo tipo de pescados frescos, tanto blancos como azules (incluir de estos últimos de 2 a 3 raciones semanales).
  • Tomas los lácteos desnatados. Evitar la leche entera, yogures enteros, quesos curados (manchegos, bola, emmental) y nata.
  • No tomar azúcar de mesa (sacarosa). Usar para endulzar algún edulcorante artificial como sacarina.
  • Evitar la miel, jalea, caramelos, gelatinas dulces y pasteles dulces.
  • Evitar las bebidas como gaseosas, colas, zumos envasados y otros refrescos que suelen contener gran cantidad de azúcares simples. Optar por los refrescos light.
  • Evitar las bebidas alcohólicas ya que el alcohol reduce los niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia) e interfiere con el correcto control de los niveles de insulina. En caso de tomarlo, incluirlo en las principales comidas y nunca en ayunas.
  • Se puede permitir el consumo esporádico y controlado de alimentos que contienen hidratos de carbono sencillos, siempre y cuando se tomen junto con otros ricos en fibra dietética, grasa o proteínas, lo que reduce su velocidad de absorción (de este modo no producen aumentos bruscos de los niveles de azúcar en sangre). Por ejemplo, los zumos naturales sin azucarar (contienen fructosa) y frutos secos (ricos en grasas, proteínas y fibra), leche y bollo suizo con margarina o mantequilla, etc.
Alimentos niños diabéticos
En el caso de los niños, habrá que vigilar y concienciar de la necesidad de seguir una alimentación correcta.

Nuevos hábitos saludables para el diabético

No fumar, evitar el alcohol y el sedentarismo.

No hacer cambios en las dosis de insulina indicadas por el médico, pueden causar hipoglucemias.

Practicar de forma moderada ejercicio físico, siempre bajo consejo médico.

Hacer con regularidad autocontroles glucémicos, entre 2 a 4 veces al día.