Dieta para la diabetes, comiendo de todo


Para el tratamiento de la diabetes es esencial tener en cuenta una correcta alimentación, por ello es necesario crear un plan que refleje la cantidad y qué tipos de alimentos se pueden consumir en las diferentes tomas diarias, adaptándose a los horarios y a nuevos hábitos alimenticios. Un buen plan de alimentación, ejercicio físico y el consumo de medicamentos (si los toma), permitirá controlar la diabetes e impedir complicaciones de esta enfermedad.

Por suerte, la dieta para la diabetes no impide tomar lácteos, carnes, pescados, cereales, frutas y hortalizas; pero sí que hay que prestar especial atención a las cantidades y los métodos de cocinado. Podrá comer de todo pero de manera responsable.

Diabetes control comida
La dieta para diabéticos no impide tomar lácteos, carnes, pescados, cereales, frutas y hortalizas; pero sí que hay que prestar especial atención a las cantidades y los métodos de cocinado.

Planifica tu dieta para la diabetes semanal con estos ejemplos

Ejemplo de dieta para la diabetes diaria de 2000 Kcal aproximadamente:

Desayuno

  • Un vaso de leche semidesnatada o 2 yogures.
  • 4 biscotes con aceite de oliva.
  • 100 gramos de manzana, melocotón, kiwi, naranja o pera.

Media mañana

  • 40 gramos de pan integral con 40 gramos de jamón dulce.
  • Infusión sin azúcar.
Alimentos vitaminas minerales
Las comidas y las cenas son especialmente ricas en minerales y vitaminas.

Almuerzo/cena (alternar ambas comidas para incluir el máximo de variedad en alimentos en la dieta para la diabetes):

Opción 1:

  • 300 gramos de verduras a elegir entre espinacas, acelgas, lechuga, escarola, berenjena, calabacín, puerros, brócoli, endibia, tomate, cocinadas o en ensalada.
  • 150 gramos de pescado blanco al horno, a la plancha, al vapor, hervido, al papillote (asegurar 2 – 3 raciones a la semana de pescado azul).
  • 300 gramos de melón, sandía o fresón.
  • 40 gramos de pan integral.

Opción 2:

  • 200 gramos a elegir entre judías verdes, remolacha, zanahoria o alcachofa, cocidas o en ensalada.
  • 120 gramos de carne de pollo, pavo, conejo o ternera a la plancha, al vapor, hervido, al horno o al papillote.
  • 200 gramos de manzana, pera, kiwi, melocotón o naranja.
  • 40 gramos de pan integral.

Opción 3:

  • 50 gramos en crudo de garbanzos, lentejas, judías, habas secas o guisantes secos (por ejemplo, en ensalada o de guarnición).
  • Huevos (2 unidades) en tortilla, pasados por agua, a la plancha, escalfados o hervidos.
  • 300 gramos de melón, sandía o fresón.
  • 40 gramos de pan integral.

Opción 4:

  • 40 gramos en crudo de pasta italiana o arroz.
  • 150 gramos de pescado blanco al horno, a la plancha, al vapor, hervido, al papillote (asegurar dos raciones a la semana de pescado azul).
  • 200 gramos de manzana, pera, melocotón o naranja.
  • 40 gramos de pan integral.

Opción 5:

  • 100 gramos de patata.
  • 120 gramos de carne de pollo, pavo, conejo o ternera al horno, a la plancha, al vapor, hervido, al papillote.
  • 200 gramos de manzana, pera, kiwi, melocotón o naranja.
  • 40 gramos de pan integral.

Nota:

Una vez al día, en comida o cena, se podrá tomar una ensalada de lechuga y tomate de 150 gramos aproximadamente.

Merienda:

Un vaso de leche semidesnatada.

20 gramos de pan tostado con tomate untado o un poquito de aceite de oliva.

Toma antes de acostarse:

220 cc de leche desnatada o 2 yogures naturales.

Consejos para comer fuera de casa padeciendo diabetes

En muchas ocasiones las comidas fuera de casa por motivo laboral o académico suelen ser desequilibradas y demasiado abundantes de manera, que favorecen la descompensación o el empeoramiento de la diabetes (provocan un aumento de los niveles de azúcar en sangre). Si además, en dichas comidas, se consume alcohol, hay riesgo de hipoglucemia severa.

Recomendaciones:

En la dieta para la diabetes y para cualquier otra, es importante ser consciente de las consecuencias que tiene para la salud una comida muy pesada y rica en azúcares y asegurarse de que el restaurante escogido tendrá los alimentos más aconsejados. Los mejores son aquellos en los que hay carta para elegir los diferentes platos. También se puede hablar con cocina para intentar cambiar o elaborar un plato que se amolde a nuestras exigencias culinarias.

Escoger siempre las cocciones bajas en grasa como la plancha, papillote, vapor, etc. Evitar los fritos y rebozados de los alimentos.

Pedir que sirvan las salsas y aderezos a parte, así se puede moderar la cantidad y evitar que nuestro plato contengan ciertos componentes perjudiciales.

Se deben rechazar los acompañamientos demasiado abundantes como pastas, arroces o patatas fritas.

Los postres ricos en azúcares deben ser descartados, para evitar problemas unas horas después de las comidas es mejor optar por fruta fresca o yogur.

Rechazar los establecimientos que ofrecen raciones demasiado grandes para un único comensal, en nuestro caso, no las aprovecharemos ni las necesitamos, podemos ingerir mucha cantidad sin apenas darnos cuenta, llevados por el hambre.

El alcohol no es beneficioso, en caso de querer consumirlo optar por el vino de buena calidad o la cerveza sin alcohol, además de agua. Si no es posible, también podemos optar por los zumos naturales.

Restaurante comer fuera diabetes
Aunque se siga una dieta para la diabetes, el diabético también puede salir a comer fuera de casa. Es importante ser consciente de las consecuencias que tiene para la salud una comida muy pesada y rica en azúcares y asegurarse de que el restaurante escogido tendrá los alimentos más aconsejados.