¿Qué es la diabetes?


La diabetes se produce por un déficit total o parcial de insulina en la sangre, ya sea por un fallo en la producción o bien un mal aprovechamiento de la misma. Aunque se manifiesta de forma muy común y es generalmente conocida, su tratamiento requiere de una dieta alimenticia especial, ejercicio físico, y en los casos más graves la administración de insulina y antidiábeticos orales.

Diabetes factores perjudiciales
La diabetes es una enfermedad que cada vez es más acusada debido a diferentes factores que podemos evitar, como una mala alimentación o el sedentarismo.

En Alimentos Ricos os traemos una serie de artículos en los que trataremos esta enfermedad de manera más profunda para prevenir y sobrellevarla de la mejor manera posible. Comenzamos analizando por qué se produce y cómo la podemos clasificar en función de sus síntomas.

Un punto de partida en común

Todos los tejidos y órganos del cuerpo humano y del resto de los seres vivos están formados por células. Las células son pequeñas estructuras vivas, que realizan múltiples funciones, y que a lo largo del desarrollo y crecimiento se especializan en una tarea concreta. Para poder realizar su trabajo, como fabricar proteínas y hormonas, transmitir corrientes eléctricas, contraerse y relajarse en los músculos y otras muchas, o simplemente para mantener invariable su estructura, las células necesitan un “combustible” aportado desde el exterior.

Las células utilizan la glucosa (presente en los azúcares o hidratos de carbono) como fuente para sus necesidades, mediante una reacción en la que “queman” la glucosa, en presencia de oxígeno, para obtener la energía que requieren. Por tanto, las células viven fundamentalmente de glucosa y oxígeno. El sistema circulatorio se encarga de repartir a cada una de ellas estos elementos básicos a través de la sangre. Para que la glucosa pueda ser utilizada por las células, debe pasar desde la sangre al interior de las mismas, y por ello es necesario la participación de una hormona llamada insulina.

La diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que surge por un déficit total o parcial de insulina en la sangre, o por un mal aprovechamiento de ésta. Aunque comúnmente se la llame diabetes, a secas, la forma correcta de referirse a ella es diabetes mellitus, para diferenciarla de otros tipos de diabetes que nada tienen que ver con la glucosa.

Es un problema de salud creciente tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo, debido al envejecimiento progresivo de la población, al aumento de la obesidad y a sedentarismo en las sociedades actuales. Con tasas que llegan al 6 % de la población europea afectada, aunque se piensa que la cifra realmente llegan a duplicarse.

Diabético control diabetes
Existen pequeños dispositivos que nos permitirán regularla desde casa, controlando el nivel de glucosa en sangre.

Tipos de diabetes

De forma sencilla vamos a explicar las dos causas fundamentales que producen esta enfermedad:

  • Alteración de la producción de insulina por el páncreas que se produce porque el propio organismo, mediante su sistema inmunitario, destruye las células pancreáticas especializadas en producir insulina.
  • Resistencia a la acción de la insulina. Aunque la cantidad de insulina fabricada es suficiente, las células no son capaces de reconocerla y, por tanto, la glucosa no puede penetrar la célula.

En ambos casos, la glucosa se acumula en la sangre ya que no puede pasar al interior celular para ser utilizada, por lo que aumentan sus niveles (lo que se denomina hiperglucemia). Existen diferentes tipos de diabetes mellitus que se diferencian por la causa que las produce, la edad de aparición y el tratamiento que necesitan.

Diabetes tipo 1

Es la diabetes que aparece por un déficit total o casi total de la formación de insulina por la causa antes explicada. Representa el 13 % de todos los casos de diabetes mellitus, aunque parece que este porcentaje está aumentando en los últimos años.

Aparece normalmente antes de los 30 años, pero puede presentarse por encima de esta edad. Lo más habitual es que se manifieste entre los 10 y 14 años, y con algo más de frecuencia en los varones.

Existe una predisposición hereditaria (genética) en algunos individuos a padecer esta enfermedad, sobre la cual se piensa que actúan posteriormente una serie de factores externos que provocan que ésta se desarrolle como la alimentación, virus o el clima.

Diabetes tipo 2

Se produce tanto por un déficit parcial de la formación de insulina, como por la resistencia que ésta se encuentra para actuar. El 90% de las diabetes son de este tipo. A diferencia del tipo 1, el diagnóstico se realiza en la mayoría de los casos después de los 40 años de edad, aumentando el riesgo de padecer este tipo de diabetes cada año que pasa.

Tiene también un componente hereditario, aunque el mayor factor de riesgo para padecerla es la obesidad, que dificulta la actuación de la insulina. La falta de ejercicio físico y las dietas con exceso de calorías favorecen de forma indirecta el desarrollo de este tipo de diabetes.

Diabetes gestacional

Se denomina así al trastorno de la regulación de las cifras de glucosa, que aparece en el curso de un embarazo, en una mujer que no estaba diagnosticada previamente de diabetes. Es la complicación más frecuente durante el embarazo en los países desarrollados. La principal consecuencia que tiene sobre el feto es el aumento de tamaño del mismo lo que supone más complicaciones en el parto.

Embarazada control glucosa diabetes gestacional
La diabetes gestacional generalmente suele remitir después del parto, pero en otras ocasiones puede ser permanente para la madre.

Primeros síntomas de la diabetes

En la diabetes del tipo 1, la enfermedad suele aparecer de una forma más o menos brusca, incluso con criterios de gravedad en algunos casos. Los principales síntomas son:

  • Polidipsia: muchas ganas de beber.
  • Poliuria: se orina con mucha frecuencia.
  • Polifagia: hambre irresistible a todas horas.
  • Pérdida de peso importante, pese a que se come mucho.
  • Cansancio.

En los casos más graves, la enfermedad puede comenzar provocando directamente un coma diabético con cifras de glucosa en sangre muy altas.

En la diabetes del tipo 2, el inicio suele ser más lento y difícil de reconocer. Algunas veces se puede llegar a percibir el aumento de la sed y de la orina, pero en otros muchos, puede pasar inadvertida durante años y sólo ser detectada cuando aparece una complicación de la misma o de forma casual, en un control analítico rutinario.


Advertisements