Maíz, el cereal dorado: conoce sus características


¿Qué es el maíz?

El maíz es uno de los cereales más consumidos en todo el mundo. Gracias a su cultivo y a su producción, se consigue dar de comer a millones de personas cada día. Resulta fundamental para la vida del hombre y acompaña no sólo su alimentación, sino también sus actividades económicas, haciendo de la agricultura de este alimento una cuestión primordial.

Pertenece a la familia de las gramíneas y lo encontramos en plantas que pueden incluso alcanzar los seis metros de alto. Los granos se agrupan de una forma peculiar en torno a las mazorcas. El maíz es un producto que se consume de muchísimas maneras. Tenemos esa harina tan nutritiva, base de la alimentación de muchos pueblos; los cereales que tomamos para desayunar, mientras soñamos con cinco minutos más de cama; sin mencionar las palomitas de maíz, indispensables frente a una buena sesión de cine.

maiz
El maíz es uno de los cereales más consumidos

Sobre su origen

Resulta muy interesante hablar del origen del maíz y es que nadie sabe, a ciencia cierta, cuál es su lugar de procedencia, a pesar de los estudios que se han llevado a cabo para tratar de averiguarlo. Si nos tenemos que quedar con la evidencia científica, destacamos el descubrimiento de Richard Stockton MacNeish, un antropólogo que halló los restos arqueológicos más antiguos de plantas en  Coxcatlán, México. Estas pruebas nos remiten a 8.000 años de antigüedad.

El nombre de maíz proviene de la palabra mahis que, para los tahitianos significa «el que sostiene la vida». Y así es en verdad. El maíz fue rápidamente valorado por los exploradores españoles que, en su caso, lo descubrieron en Cuba. Este cereal era la base nutricional de todo el continente y, cuando fue trasladado a Europa, los occidentales aprendieron muy pronto a valorarlo. En el siglo XVIII, su expansión por todos los países era un hecho imparable.

Las propiedades fundamentales y las características del maíz

Hemos comentado que el maíz es uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial. Una de las razones es, por supuesto, lo nutritivo y beneficioso que resulta para nuestra dieta.

El maíz es un producto que se caracteriza por su alto contenido en vitaminas del grupo B. Por ejemplo, posee dosis considerables de vitamina B1 o tiamina. Este nutriente es indispensable para que nuestro cuerpo transforme los alimentos en la energía necesaria para sentirnos sanos. Así pues, si tenemos problemas de cansancio o bajo ánimo, podemos comer maíz para superar esos periodos de insatisfacción. La tiamina es antiestresante y ayuda a que nos concentremos mejor en nuestras tareas.

Además, el maíz contiene vitamina B7 o biotina, fundamental para la salud de nuestro cabello o nuestra piel. La niacina y el ácido fólico también están presentes en este cereal. El ácido fólico es beneficioso para las embarazadas pero también para prevenir problemas cardíacos.

El maíz seco también es rico en vitamina A, algo que le diferencia del resto de cereales. Los betacarotenos que presenta son increíbles antioxidantes que cuidan de la salud de nuestras células, previniendo enfermedades degenerativas.

Si hablamos de minerales, hemos de considerar el alto contenido en magnesio que presenta, por lo que, consumiendo maíz, aportamos un extra en favor de nuestros músculos y huesos. Por otro lado, el selenio, también presente entre sus nutrientes, ayuda a prevenir enfermedades tumorales.

El maíz es además una planta rica en fibra soluble, lo que la hace muy recomendable para perder peso. La fibra ayuda a eliminar toxinas de nuestro cuerpo. Así pues, es un arma muy potente tanto para mantener a raya el colesterol como para combatir problemas de estreñimiento.

¿Cómo utilizar el maíz en la cocina?

Gracias a las características del maíz, tanto por su sabor, propiedades nutricionales y combinación con otros alimentos, esta planta es muy fácil de incorporar a tu cocina, tanto en la comida como en la cena, para adultos o niños.

La forma más popular sin duda es en ensalada. Simplemente añade los granos de maíz, alíñalos a tu gusto y acompáñalo de las hortalizas u otros ingredientes que más te gusten: tomate, lechuga, aceitunas, atún, aguacate… ¡Todo combina perfectamente!

Más opciones de utilizar el maíz en la cocina: como acompañamiento de un plato principal (carne o pescado), prueba a mezclar por ejemplo arroz con granos de maíz y tendrás un acompañamiento super completo a nivel nutricional y con un sabor estupendo.

Si quieres innovar y ser más original para sorprender a tu familia, a tus invitados o, por qué no, a ti [email protected], ¿te atreves a hacer del maíz el elemento principal de tu menú? Hay muchas ideas, por ejemplo, puedes hacer un gazpacho de maíz. Simplemente, algo como lo harías habitualmente pero divide por la mitad la cantidad de tomate que echas y súplelo con maíz. Por ejemplo, si utilizabas 200 gramos de tomate, añade 100 gramos de tomate y otros 100 de maíz. El resto de ingredientes y proceso de elaboración es exactamente igual. Para próximas veces, puedes reducir aún más la proporción de tomate para que quede un sabor más intenso a maíz y un color más amarillo. ¿Te gusta la idea?

Variedades del maíz

Los tipos de maíz más destacados son:

  • Maíz duro: de grano redondo, duro y suave.
  • Maíz reventón: el grano es pequeño y su pericarpio, grueso.
  • Maíz dentado: posee más almidón.
  • Maíz harinoso: con gran variabilidad de color y textura.

Tabla nutricional y características del maíz

Estudiaremos la tabla del maíz en grano, puedes ver aquí las características del maíz de forma detallada.

Valores mediosPor cada 100 g
Energía346 kcal
Proteínas8,57 g
Hidratos de carbono64,66 g
Fibra9,2 g
Grasa3,8 g
Magnesio93 mg
Calcio 7 mg
Hierro2,38 mg
Zinc1,73 mg
Potasio330 mg
Vitamina B60,40 mg
Vitamina B10,36 mg
Ácido fólico26 ug
Vitamina A19 ug