Para qué sirve el colágeno y cómo incorporarlo en forma natural


Si te preguntabas para qué sirve el colágeno, esas pequeñas arruguitas o líneas de expresión en tu rostro te darán la respuesta. Si bien el envejecimiento es un proceso normal, el estrés, la mala alimentación y la vida sedentaria provocan la aparición de arrugas en forma prematura.  Sin caer en la ilusión de una eterna juventud, a todas nos gusta vernos juveniles y saludables más allá de la edad.  ¿Te miraste al espejo y descubriste algunas arruguitas? Entonces esta nota es para ti.

Infórmate más: Cremas para la cara con colágeno

Para que sirve el colageno
Las arruguitas o lineas de expresion nos dicen para que sirve el colageno

El colágeno en nuestro organismo

El colágeno es una proteína, de hecho la más abundante en el cuerpo humano.  Se encuentra en los tejidos que forman los órganos de los ojos, uñas, huesos, tendones, ligamentos, piel, cabello y otras estructuras.  También interviene en la cicatrización de heridas como bien lo explica esta cartilla de la Fundación Nemours.

Básicamente el colágeno está formado por tres aminoácidos: la glicina, prolina y lisina.  La lisina sólo puede ser incorporada a través de la alimentación; la glicina y la prolina las sintetiza el organismo a partir de los nutrientes de la dieta.  Así se explica para qué sirve el colágeno: para aportar dureza o firmeza a los tejidos.

Para qué sirve el colágeno a lo largo de la vida

A lo largo de la vida, el colágeno es el encargado de mantener y regenerar los distintos tejidos.  Nuestro organismo sintetiza colágeno a partir de los fibroblastos, las células más importantes de la dermis.

Con el paso de los años la síntesis del colágeno disminuye en forma natural debido al desgaste de las funciones del organismo.  Esto se produce a partir de los 40 años de edad.  El organismo comienza a producir colágeno pobre o deficitario y esta mala calidad se traduce en la flaccidez de la piel del rostro y cuello, formación de arrugas, cabello y uñas débiles y otros problemas de salud.

Sin embargo hay factores que adelantan el reloj del colágeno, como la falta de vitamina C y minerales como magnesio y fósforo, también la falta de antioxidantes y proteínas en la dieta.

Algunas personas pueden tener necesidades extra de colágeno, como los deportistas o personas que se encuentran expuestas a fracturas o desgarros musculares o de ligamentos.  También ante enfermedades como problemas visuales (de hecho la córnea está formada por colágeno), osteoporosis, artrosis y problemas vasculares.

Para aumentar la cantidad de colágeno o estimular la síntesis de colágeno hay distintos procedimientos químicos, quirúrgicos y naturales.  En este último caso se logra a partir de la alimentación o la incorporación de suplementos de colágeno.

Incorporación de colágeno en forma natural

Si la idea es incorporar colágeno en forma natural, éste se encuentra en alimentos y en forma de suplementos.  Sin embargo, no basta con incorporar colágeno.  En la síntesis de los tejidos intervienen otros elementos que también deben estar en la dieta, como vitamina C, D y B, minerales como magnesio y calcio, y ácidos grasos esenciales.

Si quieres adoptar una dieta rica en colágeno, debes saber que el único colágeno que nuestro organismo puede asimilar es el que se encuentra en alimentos de origen animal, ricos en proteínas y de aspecto gelatinoso.  Por ejemplo: gelatinas elaboradas con cola de pescado, huesos de res de larga cocción o manitas de cerdo.

La carne y el pescado contienen colágeno pero éste no es tan abundante ni asimilable, ya que es un colágeno de difícil digestión.  Para obtener mucho colágeno de la carne y el pescado, recomendamos cocciones largas ya que para que el colágeno se desprenda, los huesos deben ser sometidos a altas temperaturas durante un tiempo suficiente.  La reducción que se produce al hervir los huesos el tiempo suficiente convertirá el caldo en una gelatina que luego puede utilizarse para la preparación de terrinas u otros platos.

En realidad lo mejor es consumir alimentos que estimulen la producción de colágeno en forma natural, incorporando a la dieta niveles óptimos de calcio, vitaminas y ácidos grasos esenciales.

Las frutas y verduras no contienen colágeno.  Sin embargo, sí son ricas en los componentes que estimulan la producción de colágeno como vitaminas C y B, betacarotenos y antioxidantes.

Los mejores nutrientes a partir de los cuales nuestro organismo puede producir su propio colágeno son las legumbres, semillas y frutos secos y granos.

Lo mismo sucede con la leche y los huevos: en sí mismos no contienen colágeno, pero sí aportan proteínas de excelente calidad para que el organismo pueda fabricar su propio colágeno.

Fuentes naturales de colageno
Los caldos y sopas de pescado son ricos en colageno

Cómo evitar la disminución del colágeno

Como hemos visto, nuestro organismo sintetiza colágeno a partir de proteínas que se encuentran en la dermis.  Naturalmente con el paso del tiempo la capacidad para producir esta síntesis disminuye, apareciendo el natural envejecimiento de la piel, pero hay factores que aceleran el reloj del colágeno, como:

  • Hábito de fumar
  • Estrés
  • Exposición excesiva al sol
  • Estrés
  • Algunos medicamentos
  • Anticonceptivos orales

Como ya lo hemos dicho muchas veces, una vida saludable, con menos estrés, alimentación adecuada, ejercicio y cuidado de los afectos puede devolverte la vitalidad y las ganas de vivir, estimulando no sólo la producción de colágeno sino todas las funciones de tu organismo.

Es cierto que todo esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo pero… para adoptar un nuevo estilo de vida muchas veces lo único que hace falta es tomar la decisión de vivir una vida más feliz.

Para qué sirve el colágeno en suplementos

Los suplementos de colágeno se obtienen a partir de huesos, músculos, cartílagos, espinas y piel de animales.  Son procesados hasta conseguir aislar las moléculas de colágeno.  Luego son sometidas a un proceso llamado “hidrolización” para que sean asimilables por nuestro organismo.

Los suplementos de colágeno se anuncian como beneficiosos para mejorar los huesos y articulaciones.  Estos productos tienen bastante éxito a nivel comercial aunque hay que preguntarse realmente para qué sirve el colágeno en suplementos, cuando nuestro  organismo es capaz de fabricar su propio colágeno.

En realidad sería más necesario mejorar la dieta a nivel de proteínas que estimulen la producción de colágeno.  Estas proteínas se encuentran en la carne, pescado, tofu, garbanzos y legumbres en general.

Antes de incorporar suplementos de colágeno a tu dieta consulta con tu médico, tal vez con unos simples ajustes en tu alimentación consigas los mismos resultados.

Suplemento de colageno
Antes de incorporar suplemento de colageno consulta con tu medico

Descubre aquí más: Alimentos con colágeno