Orégano: aroma, sabor, intensidad


¿Qué es el orégano?

Un plato de pasta, un guiso de carne o una simple tostada con aceite y sal verán incrementados su sabor y aroma con una de las especias más populares de la gastronomía mundial: el orégano, aroma y sabor que no pasan desapercibidos.

Su nombre científico es origanum vulgare y pertenece a la familia de las labiadas. Se trata de una planta perenne que se encuentra cerca de los bosques pero que también se cultiva en huertos, pues su crecimiento se produce de una forma sencilla y frondosa. Son las hojas de la planta las que usamos para aderezar nuestros platos. Lo más común es que se dejen secar, pues ahí es cuando el orégano adquiere todo su sabor.

Lee más: Otras especias que no pueden faltar en tu mesa

orégano
El orégano ayuda a nuestra digestión

Un poco de historia y características del orégano

El orégano está íntimamente ligado a la cultura mediterránea. Según la mitología griega, esta aromática planta fue creada por Afrodita (la diosa del amor) para hacer más felices a los hombres. La palabra origanum viene de dos vocablos griegos: oros significa montaña; y ganum, ornamento. Por lo tanto, el aromático orégano era considerado como el adorno de la montaña.

Cuando los romanos conquistaron Grecia, el uso de esta planta se extendió al resto del imperio. Sus propiedades medicinales pronto fueron compartidas por una sociedad que buscaba tratamientos curativos en las plantas. En la Edad Media, era uno de los remedios más empleados. Mascar sus hojas era beneficioso para la indigestión o los dolores de dientes, una de las características del orégano más conocidas.

Propiedades y beneficios del orégano

En primer lugar, entre los beneficios del orégano son muy conocidas las propiedades digestivas del orégano. El ácido cafeico, el timol, el borneol y el carvacrol son las sustancias que nos ayudan en estas funciones. Además de solucionar problemas de náuseas y vómitos, por sus cualidades antiespasmódicas, es un arma perfecta para la correcta expulsión de gases y flatulencias. El té de orégano es un remedio natural ideal para este problema.

Otro beneficio del orégano es que también es un gran aliado contra gripes, catarros o bronquitis. Ayuda a paliar la tos y a eliminar los gérmenes, pues tiene propiedades expectorantes y antisépticas. En general, si tenemos afecciones respiratorias, el orégano no puede faltar en nuestra dieta. Además, no debemos de olvidar sus cualidades antioxidantes. De nuevo, el timol y carvacrol son sustancias que ayudan a prevenir enfermedades cancerígenas.

Y si queremos cuidar de nuestra memoria, podemos ayudar a conservarla gracias al orégano, pues su contenido en naringenina favorece al riego del cerebro. Este flavonoide se emplea para mejorar la salud del aparato circulatorio.

También si hablamos del orégano, propiedades muy famosas son que puede emplear de forma externa, en forma de aceite esencial para ayudar a curar heridas. Tiene poder desinfectante y cicatrizante, pero también alivia el dolor por sus propiedades analgésicas, por lo que resulta estupendo para recuperarnos de lesiones externas. Así, para las personas que sufren de reuma, un masaje con aceite de orégano puede ser muy beneficioso.

Al haber estado presente durante tantos siglos en la historia de la humanidad, su empleo para diferentes y variadas enfermedades ha sido probado con una gran eficacia. Algunos interesantes usos se han establecido contra los parásitos intestinales que tanto afectan en edad infantil. Pero también a la hora de tratar problemas relacionados con piojos y pulgas, el orégano siempre se ha puesto del lado del hombre. Por ejemplo, podemos preparar una mascarilla casera de orégano o comprar algunos de los productos de belleza entre cuyos ingredientes encontramos precisamente esta especia de la que hoy te estamos hablando. Seguro que nunca esperabas encontrar en tu crema corporal o en tu champú un toque de orégano. ¿Quién dijo que solo sirve para las pizzas?

Para terminar, os explicaremos cómo podéis hacer de manera casera un aceite de orégano que siempre podéis tener a mano para cuidar de vuestra salud: hemos de machacar el orégano para extraer su esencia natural. En un tarro de cristal, colocaremos estas hojas machacadas y las cubriremos completamente con aceite (que puede ser de oliva). Por último, dejaremos macerar la solución durante tres semanas. ¡No diréis que no es sencillo!

Tipos de orégano

  • Vulgare: es la variedad más común y utilizada. La que encontramos de manera más fácil en tiendas y supermercados y la que seguro tendrás en casa en tu despensa. Un simple toque de este «orégano vulgare» puede transformar por completo el olor y sabor de un plato. Las especias son imprescindibles para los grandes cocineros, pruébalas tú también.
  • Onites: procede de Grecia y Turquía. Su sabor es más amargo pero también perdura más en el tiempo. Intenso aroma y sabor.
  • Compactum: valorado por sus propiedades aromáticas, se usa en cosmética y perfumería, no tanto en cocina. Puedes encontrarlo entre las propiedades de cremas, perfumes o geles.
  • Dictamnus: de un delicado aroma, no está aconsejado para usos terapéuticos.

Información nutricional y propiedades del orégano

A continuación, la tabla nutricional de esta fantástica especia para que conozcas del todo las propiedades del orégano, características que no puedes dejar pasar. Aliña tus comidas con ellas y gana en sabor, olor y salud.

También te gustará leer: El tomillo, un aliado también en tu cocinA, 5 beneficios para convencerte

Valores mediosPor cada 100 g
Valores energéticos265 kcal
Lípido4,3 g
Sodio25 mg
Potasio1.260 mg
Glúcido69 g
Fibra alimentaria42 g
Azúcar 4,1 g
Proteína9 g
Vitamina A1.701 IU
Calcio1.597 mg
Vitamina C2,3 mg
Hierro36,8 mg
Vitamina B61 mg
Magnesio 270 mg