Dormir bien es fácil con nuestros remedios naturales


Dormir es fundamental para nuestra vida. Según algunos estudios, pasamos unos 23 años de nuestra existencia durmiendo. Esas ocho horas diarias recomendadas son un pasaporte hacia la buena salud, tan importante como una dieta adecuada o unas costumbres saludables.

Pero, a veces, conciliar el sueño no es nada sencillo. Sólo tenemos que meternos en nuestra confortable cama, cerrar los ojos, relajarnos… pero estas acciones que parecen tan simples se pueden convertir en una auténtica pesadilla para el insomne. Las preocupaciones diarias, el estrés, la ansiedad… son factores que pueden impedir que tengamos un merecido descanso. A continuación, os presentamos algunas ideas, naturales y caseras, para que dormir a pierna suelta no sea un problema.

dormir
Dormir bien mejora nuestra calidad de vida

Dormir bien con un vaso de leche

Uno de los trucos caseros más populares y conocidos es el de tomar un vaso de leche caliente antes de irse a la cama. De hecho, muchos niños que pasan de la edad de bebés a la infancia y tienen problemas para gestionar novedades como la retirada del chupete y el pañal, el cambio de la cuna a una cama más grande… toman leche para relajarse momentos antes de irse a la cama. Esto se debe a la melatonina que contiene la leche, una hormona relacionada con el sueño.

Dormir bien con tila

En Alimentos Ricos, os hablaremos de las magníficas cualidades de las infusiones. Aquí tenéis una de ellas. La tila es una hierba con propiedades antiespasmódicas, por lo que favorece la llegada de un descanso profundo. Su poder sedante y ansiolítico nos calma y ayuda a relajarnos.

Dormir bien con lavanda

De nuevo, una hierba del campo nos ayuda con un grave problema que puede afectar a nuestra salud. Si conocéis la aromaterapia, tal vez hayáis oído hablar de las increíbles propiedades de la lavanda para poder dormir de manera placentera y agradable. La lavanda es ideal para combatir el estrés y calmar nuestra ansiedad. Podemos introducir unos cuantos tallos de esta aromática planta dentro de una bolsita de tela que coloquemos cerca de la cama, o beneficiarnos de sus efectos mediante una infusión.

Dormir bien con azahar

La flor del naranjo tiene propiedades relajantes, por lo que también podéis probar a conciliar el sueño con esta fragante planta. Al igual que con la lavanda, podemos tomar una infusión o respirar su terapéutico aroma, bien a través de su flor natural o bien mediante aceites esenciales obtenidos de la planta.

Dormir bien siguiendo buenos hábitos

Por último, os daremos unos consejos muy prácticos que pueden ayudar a que nuestro sueño venga a vosotros de una forma más rápida y efectiva. Se trata de unos trucos muy sencillos que tienen que ver, en realidad, con unos buenos hábitos en nuestra vida, en general.

Por ejemplo, los especialistas aconsejan que el espacio en el que vayamos a dormir esté bien ordenado y ventilado, para favorecer la creación de un ambiente de relax en el que nos sintamos cómodos. De igual forma, resulta muy práctico tratar de establecer ciertas costumbres como puede ser acostarse siempre más o menos a la misma hora. Respetando este tipo de hábitos, acostumbramos a nuestro cuerpo a unos ciclos biológicos que, poco a poco, serán más fáciles de cumplir.

Además, siempre podemos favorecer la llegada del sueño realizando actividades que nos ayuden a relajarnos. La música puede ser una de esas buenas prácticas. Algunos expertos recomiendan escuchar música al menos 30 minutos antes de irse a la cama. Ayuda a distraernos de nuestras preocupaciones y a relajarnos de una manera muy positiva. De igual forma, las personas que practican meditación pueden encontrar en este ejercicio una buena manera de llegar un sueño placentero.

Si somos capaces de evitar malos hábitos, ayudaremos a nuestro cuerpo a encontrar el descanso necesario. El tabaco o el alcohol son estimulantes, así que mejor rehuirlos antes de irse a dormir. También las cenas copiosas pueden ser un problema. La necesidad del cuerpo de hacer una digestión pesada puede provocar que la calidad de nuestro sueño se vea perjudicada.

Siguiendo estos sencillos consejos, podéis conseguir que la hora de irse a la cama sea todo un placer. Y vosotros, ¿nos contáis vuestro truco para dormir bien?