Conoce cómo los cambios hormonales afectan a tus nervios


La vida de la mujer está ligada indisolublemente a su fisiologismo y a los cambios hormonales que van experimentando en diferentes etapas de su vida.  Las hormonas femeninas están asociadas a la  apariencia física, a la fertilidad, al embarazo, al parto, a la lactancia y hasta a los cambios de humor y al estado anímico.

Si quieres conocer más sobre las hormonas femeninas lee: Los estrógenos vida y salud para la mujer

Hasta en el lenguaje popular muchas personas dicen cuando ven a una mujer alterada o con los nervios a flor de piel “como tiene las hormonas” y  esta observación es absolutamente válida como a continuación analizaremos.

Conoce los cambios hormonales de cada etapa de la vida
Los cambios hormonales en la mujer repercuten en tu cuerpo y en tus emociones

Los cambios hormonales en la mujer…

Las hormonas femeninas son compuestos producidas fundamentalmente en los ovarios y dependiendo de la etapa de la vida varía su concentración. Las típicas hormonas femeninas son los estrógenos y la progesterona, pero hay otras hormonas muy importantes en el fisiologismo femenino.

Entre estas hormonas se encuentran la Gonadotropina corionica (HCG) en la que se basan la mayoría de las pruebas de diagnóstico del embarazo. Las hormonas Foliculo Estimulante y Lutienizante (FSH y LH) están asociadas al desarrollo del óvulo y la ovulación.

Por su parte la Prolactina (LTH) está asociada a producción de leche y la Oxitócina con las contracciones del parto y con la eyección de la leche de las mamas de la mujer.

Estrógenos y progesterona un binomio femenino

En la mujer los cambios hormonales están básicamente determinados por los estrógenos y la progesterona. Los estrógenos es la hormona directamente relacionada con la aparición de la primera menstruación, se modifica durante las diferentes etapas del ciclo menstrual y disminuye sus niveles cuando se arriba a la menopausia.

Los cambios hormonales se asociación con la producción de hormonas que dan inicio a la vida reproductiva
Con los cambios hormonales de la pubertad se da inicio a la vida reproductiva de la mujer

Hoy en día se conoce que además de su efecto en desarrollo de los caracteres sexuales también tiene un efecto sobre el estado de ánimo. Actúa sobre los receptores cerebrales de serotonina e influye en el deseo sexual, en la regulación de la ansiedad y la agresividad. Además  modifica la producción y efectos de las endorfinas sustancias que se relacionan con la sensación de bienestar.

La progesterona por su parte prepara al útero en cada ciclo menstrual para  anidar a un óvulo fecundado y si lo recibe mantiene su producción para que se desarrolle el embarazo. Actúa en la preparación del desarrollo del tejido mamario para que produzca leche y la madre pueda amamantar a su hijo después parto.

Cambios hormonales en las diferentes etapas de la vida de la mujer

La vida de la mujer está asociada a sus cambios hormonales en los patrones de secreción de las hormonas femeninas, de ellos dependerá su pubertad,  su adolescencia, su primera menstruación, su vida reproductiva, sus embarazos, sus partos, amamantar a su bebé y también su menopausia.

Y para conocer un poco más sobre estos cambios vamos a agruparlos en tres etapas fundamentales las que se corresponden con:

1.- Pubertad

2.- Etapa reproductiva

3.- Menopausia

1.- Pubertad

Como hemos señalado anteriormente existe una interrelación continua entre el hipotálamo, la hipófisis y los ovarios. La pubertad o sea el proceso normal de maduración sexual es una clara expresión de como se interrelacionan estos órganos y de los cambios hormonales a los que dan origen.

Al llegar a la pubertad en el caso de las mujeres el hipotálamo es activado para producir los Factores liberadores de gonadotrofinas (GnRH). Estos factores estimulan a la parte anterior de la hipófisis para que produzcan las hormonas FSH y LH.

Estas dos hormonas a su vez actúan sobre los ovarios para que produzcan estrógenos. Bajo la acción de estos comienzan a manifestarse los cambios típicos de esta fase de la vida y la aparición de la primera menstruación.

Estos primeros cambios hormonales ocurren normalmente entre los 8 y los 13 años, se manifiestan a nivel físico pero tambien repercuten en el estado anímico y emocional. De esta manera la mujer entra en su etapa reproductiva y tiene la capacidad de engendrar una nueva vida.

2.- Etapa reproductiva

Aunque nos referiremos a la etapa reproductiva como un gran todo, ocurren numerosos cambios hormonales relacionados con los ciclos menstruales, el embarazo, el parto, la lactación y el puerperio. Cada uno de ellos tiene características muy propias y son muy específicos de cada proceso.

Ciclo menstrual

A partir de que comienzan los ciclos menstruales estos se mantienen cada 28 días y se caracterizan por cambios hormonales cíclicos y periódicos. Estas variaciones repercuten en  el estado anímico y físico de la mujer.

El ciclo menstrual comienza a contar a partir del primer dia de sangrado o de menstruación. Aquí se produce una caída de los niveles de estrógenos y progesterona porque ella representa que el óvulo del ciclo anterior no fue fertilizado y por tanto no se produjo un embarazo. Estos cambios hormonales se asociación a debilidad, cambios de humor, cansancio, tristeza, depresión e irritabilidad

Durante la fase folicular que se produce por lo general entre el día 6 y 13 del ciclo aumenta la producción de estrógenos y la progesterona se mantiene estable. Se relaciona con una mayor actividad y entusiasmo.

A mediados de un ciclo menstrual (14 días) de una duración normal,  se produce la ovulación, en este periodo se elevan los niveles de estrógenos y la progesterona aumenta. Se vincula con un mayor deseo sexual y de mayor bienestar en la mujer.

Posterior a la ovulación alrededor del día 17 comienza la fase lútea, durante la misma la progesterona aumenta, se retienen líquidos y hay una mayor irritabilidad.

Los cambios hormonales del embarazo repercuten en la preparación de la mujer para el mantenimiento de la gestación
Durante el embarazo ocurren cambios hormonales que sustentan el desarrollo del embrión

Gestación, parto, puerperio y lactancia

Los cambios hormonales caracterizan la etapa del embarazo, en su primera fase  predomina la progesterona, para alimentar el óvulo fecundado y comienza la producción de la HCG. Durante la misma se mantienen estables los niveles hormonales y al final del embarazo comienza la producción de prolactina para estimular el desarrollo de los senos y con ello prepararlos para la producción de leche posterior al parto.

Otra hormona que incrementa al final del embarazo es la oxitocina y  está relacionada con la preparación del músculo uterino para el parto y las contracciones posteriores que provocan la salida del feto.

El amamantamiento se asocia a cambios hormonales
Los cambios hormonales durante el embarazo, el parto y el puerperio sustentan la lactancia materna

Una vez que el parto se produce esta hormona se libera en respuesta la succión de leche por parte del bebé y es la que favorece la salida de la leche de la glándula mamaria. Ella también favorece la expulsión de los restos de membrana y la involución uterina, para reanudar la actividad cíclica normal.

Durante el embarazo y el puerperio como una consecuencia de los cambios hormonales se producen etapas de irritabilidad, melancolía, depresión y en ocasiones puede tener consecuencias muy negativas sobre la madre.

3.- Menopausia

Cuando la mujer arriba a la menopausia cesa la capacidad de reproducirse porque no se producen ovulaciones, ni menstruaciones y los niveles de estrógenos disminuyen. Estos cambios hormonales se evidencian en el piel y las mucosas, en el aumento del tejido adiposo, en la fortaleza de los huesos por una disminución del calcio óseo y la propensión a enfermedades metabólicas y  cardiovasculares.

La depresión puede estar asociada a cambios hormonales
Los cambios hormonales asociados a la menopausia pueden dar origen a trastornos emocionales

Estos cambios hormonales también se reflejan en un menor deseo y disfrute sexual, la mujer se siente menos atractiva, puede afectar su autoestima y provocar problemas de depresión y melancolía.

Para contrarrestar los cambios hormonales, hay soluciones eficaces…

Para contrarrestar los cambios hormonales hay tres factores claves: alimentación,  actividad física y medidas especificas cuando afecten tu  bienestar y la estabilidad síquica y emocional.

Las altas y bajas hormonales en la mujer son inherentes a su sexo, un fisiologismo normal implica obligatoriamente cambios hormonales, es una característica que rige nuestra vida. Lo más sensato es enfrentarlos con una actitud positiva, conocerlos te ayudará a prepararte para lidiar con los mismos.

Te invito a leer: La menopausia no es una enfermedad