La importancia de organizar la despensa


Organizar la despensa, surtirla de alimentos de buena calidad y en las cantidades adecuadas y que esté bien colocada es imprescindible para el mantenimiento de una buena salud. En Alimentos Ricos os proponemos un listado de alimentos que siempre solemos incluir en nuestros platos y por tanto, siempre tenemos que tenerlos en nuestra despensa.

Despensa saludable
Una despensa surtida de alimentos de buena calidad y en las cantidades adecuadas y que esté bien organizada es imprescindible para el mantenimiento de una buena salud

Además, para organizar la despensa, os recordamos las fechas aproximadas de conservación de estos alimentos, aunque siempre tendremos que asegurarnos de la que venga en el producto, así como recomendaciones para una conservación óptima del producto.

Alimentos que no pueden faltar para organizar la despensa

Vinagres. Son ideales para condimentar ensaladas, elaborar conservas y además, resultan digestivos. Tenemos diferentes tipos a nuestra disposición, lo que nos permitirá jugar mucho en la cocina. Su periodo de conservación es ilimitado, siempre que estén en un lugar fresco y seco.

Algas desecadas. Son ricas en vitaminas y minerales. Quizás no sea un alimento demasiado implementado en las casas. Su periodo de conservación es ilimitado, siempre que estén en un lugar fresco y seco.

Sal marina. Contiene sodio y minerales como el yodo. Su periodo de conservación es ilimitado, siempre que estén en un lugar fresco y seco.

Azúcar (integral). Aporta energía rápida. Su periodo de conservación aproximado es de 72 meses.

Especias (curry, pimienta blanca, pimienta negra, cayena, etc). Dan aroma a los platos y poseen propiedades estimulantes, digestivas, relajantes, etc. Su periodo de conservación aproximado es de 24 a 36 meses, siempre que se conserven en botes de cristal bien cerrados.

Arroces (mejor si son integrales). Aportan energía, proteínas vegetales, fibra dietética y vitaminas del grupo B. Su periodo de conservación aproximado es de 24 meses en botes cerrados herméticamente.

Miel. Contiene hidratos de carbono, diversas enzimas, aminoácidos, ácidos orgánicos, minerales, sustancias aromáticas, etc. Su periodo de conservación aproximado es de 12 a 24 meses.

Mermeladas. Aportan los minerales y vitaminas procedentes de las frutas utilizadas en su elaboración. Su periodo de conservación aproximado es de 12 a 24 meses.

Cuscús, mijo, quinoa, polenta, etc. Son alimentos energéticos, con un contenido importante de proteínas y vitaminas del grupo B. Su periodo de conservación aproximado es de 9 a 24 meses, siempre que estén almacenados en botes de cristal lejos de la luz.

Tomate natural tamizado. Es rico en vitamina E y otras sustancias antioxidantes como por ejemplo el licopeno. Su periodo de conservación aproximado es de 12 meses.

Conservas varias (legumbres, patatas, verduras, champiñones, maíz, etc). Contienen los nutrientes propios de cada ingrediente. Su periodo de conservación aproximado es de 12 meses, por lo que nunca deben faltar al organizar la despensa.

Conservas caseras
Hacer nuestras propias conservas nos permitirán mantener nuestros productos frescos por mucho más tiempo. Son muy prácticos cuando queremos organizar la despensa

Legumbres secas. Aportan proteínas y minerales como el calcio o el hierro. Su periodo de conservación aproximado es de 12 meses.

Pasta seca. Aporta energía, y si es integral o completa también fibra dietética y vitamina B-1. Su periodo de conservación aproximado es de 12 meses.

Aceites vegetales. Aportan grasas insaturadas, beneficiosas para la salud. Su periodo de conservación aproximado es de 9 meses, siempre que estén almacenados en un lugar fresco y oscuro.

Frutos secos. Son deliciosos tentempiés ricos en proteínas, grasas insaturadas omega 3 y 6, vitaminas, minerales y fibra dietética. Su periodo de conservación aproximado es de 6 meses si conservan su cáscara y de 3 meses si están pelados.

Harinas (incluir algunas integrales). Aportan energía, vitaminas del grupo B y multitud de minerales. Su periodo de conservación aproximado es de 5 meses.

Fruta desecada (orejones de albaricoque o melocotón, ciruelas secas, etc). Rica en fibra dietética y con concentración de azúcares y minerales de las propias frutas. Su periodo de conservación aproximado es de 4 meses.

Ajos. Contienen potasio, fósforo, magnesio, zinc y yodo, vitaminas del grupo B (B1, B3 y B6) y vitamina C y E en menor cantidad. Su periodo de conservación aproximado es de 3 meses.

Ajo despensa cocina
Ni el ajo ni la cebolla pueden faltar a la hora de organizar la despensa, su uso en la cocina es casi indispensable

Patatas. Son alimentos energéticos, ricos en vitaminas C, B1 y B6. Su periodo de conservación aproximado es de 2 meses, siempre en un lugar oscuro, fresco y bien ventilado.

Quesos curados. Son ricos en proteínas de buena calidad, grasas saturadas, calcio, zinc y vitamina B2. Su periodo de conservación aproximado es de 2 meses.

Cebollas. Ricas en flavonoides y vitaminas del grupo B. Su periodo de conservación aproximado es de un mes. No las olvides a la hora de organizar la despensa.

Panes envasados. Aportan energía, vitaminas del grupo B y minerales como el fósforo. Su periodo de conservación aproximado es de 4 semanas.