Trastornos alimenticios en los adolescentes


La adolescencia es una época de cambios, tanto físicos o biológicos como psicológicos. En Alimentos Ricos ya abordamos las diferentes necesidades nutricionales que se dan en esta etapa, sin embargo el hecho de no cumplir con las recomendaciones puede llevar a una mala nutrición y a continuación, trastornos alimenticios.

Los trastornos alimenticios se encuentran en un intervalo continuo que va desde el disgusto con el cuerpo o la adopción de conductas de dieta hasta trastornos alimenticios de elevada importancia. Los distintos factores socio-ambientales, personales y conductuales también conducen a la aparición de los trastornos.

Sobrepeso y obesidad

Las cifras son claras, en las últimas dos décadas, las cifras de jóvenes afectados por sobrepeso se igualan a las de los adultos. Hay que señalar que los factores genéticos contribuyen a la ocurrencia de sobrepeso, y que el hecho de contar con un progenitor o ambos con sobrepeso aumenta el riesgo de que el adolescente desarrolle obesidad. Otro factor son unas cantidades inadecuadas de actividad física y consumo de dietas de alto contenido graso y calórico.

Trastorno alimenticio
Las cifras de jóvenes afectados por sobrepeso igualan a las de los adultos

Consecuencias de salud del sobrepeso

Las consecuencias complicaciones médicas y psicosociales que acompañan al sobrepeso en adolescentes; abarcan hipertensión, dislipidemia, resistencia a la insulina, diabetes de tipo 2, apnea de sueño, trastornos en la respiración y trastornos de la imagen.
Los programas de control de peso para adolescentes no recomiendan las actividades físicas ni regímenes dietéticos específicos. El tratamiento debe aportar la cantidad óptima de calorías y nutrientes para el crecimiento y desarrollo normales, ayudar al desarrollo y a mantener hábitos saludables al momento de comer. También hay que empezar por eliminar el sedentarismo e incrementar la actividad física, todo ello de manera escalonada. La cirugía bariátrica únicamente se realiza en adolescentes que por su sobrepeso experimentan complicaciones médicas que amenazan su vida, tampoco es una solución definitiva, ya que hay que poner en práctica todos los pasos anteriores.

Anemia por falta de hierro

Se trata del trastorno alimenticio más frecuente en niños y adolescentes. Varios factores de riesgo se relacionan con el desarrollo de estos últimos, como crecimiento rápido, consumo dietético inadecuado de alimentos ricos en hierro o con elevado contenido de vitamina C, dietas vegetarianas muy estrictas o saltarse comidas. Los efectos comprenden retraso o deterioro del crecimiento y desarrollo, fatiga y disfunción del sistema inmunitario. 
El tratamiento que sigue al diagnóstico incluye el aumento del consumo dietético de alimentos ricos en hierro y vitamina C, así como complemento de hierro.

Alimentacion jovenes
Las carencias de hierro inciden en el crecimiento de los jóvenes

Dietas y trastornos alimenticios

Las preocupaciones y trantornos alimenticios se agrupan en un intervalo continuo que va de insatisfacción leve con la propia forma corporal a trastornos alimenticios graves como anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno de atracones.

La anorexia nerviosa

Se trata de un trastorno alimenticio caracterizado por pérdida de peso extremo, una mala imagen corporal y el temor irracional al aumento de peso y a la obesidad. Una enfermedad muy peligrosa que suele ser más frecuente en mujeres que en hombres.

Bulimia nerviosa

Es un trastorno alimenticio caracterizado por consumo de grandes cantidades de alimentos en un periodo breve, al que le sucede la expulsión de la comida mediante el vómito o el uso de laxantes. El enfermo consume una cantidad anormal y luego sufre un episodio de compensación alimentaria, de rechazo de lo ingerido. También puede suceder que no se produzca una expulsión, pero puede adoptar una conducta compensatoria mediante ayuno o ejercicio excesivo.

Trastorno de atracones

Trastorno que se distingue por alimentación excesiva periódica, que en condiciones normales no va seguido por vómito ni uso de laxantes. La persona siente que pierde el control comiendo rápidamente, ingiriendo alimentos sin hambre e incluso comer hasta llegar a una saciedad incómoda.

Insatisfacción del adolescente con su cuerpo

Durante la adolescencia, la imagen corporal y la autoestima tienden a entrelazarse. Por ello las preocupaciones por la imagen corporal no deben verse como componentes aceptables de esta etapa, es más, el descontento con el cuerpo puede ser el principal factor que contribuye a los comportamientos anteriormente descritos. Los adolescentes con un nivel bajo de satisfacción con su cuerpo están en un mayor riesgo de recurrir a métodos agresivos para controlar el peso, tener atracones y seguir dietas. Hay que trabajar en buscar y apreciar los aspectos positivos de su cuerpo. Quizás los que tienen sobrepeso necesiten ayuda para aceptar que posiblemente no lleguen al ideal proyectado en los medios de comunicación, pero tienen la oportunidad de esforzarse para obtener un cuerpo más delgado y sobretodo sano.

Adolescentes complejos cuerpo comida
Muchos jóvenes viven complejos ocasionados por los demás