¿Cómo reducir la ingesta de azúcar?


El azúcar está muy presente en nuestra dieta, sin embargo, excederse de las cantidades recomendadas puede provocar un desequilibrio en nuestra alimentación así como algunos problemas asociados que veremos a continuación. Por ello, si piensas que los niveles de azúcar de tu dieta son demasiado elevados, debes buscar cómo reducir la ingesta de azúcar para mejorar tu salud y evitar futuros trastornos.

Aunque existen buenos sustitutos del azúcar, hay que recordar que todos ellos cumplen la función de edulcorar o endulzar nuestras comidas y que aunque evitemos el azúcar blanco o el azúcar moreno, no debemos abusar tampoco de sus sustitutos.

El equilibrio entre lo dulce y lo salado es imprescindible y, aunque seas muy goloso, tratar de reducir la ingesta de azúcar debe ser tu prioridad si no quieres lamentarlo en un futuro cercano.

azúcar moreno
No debemos abusar ni del azúcar moreno, ni del azúcar blanco

Problemas relacionados con un consumo excesivo de azúcar

Cuando hablamos de un consumo excesivo de azúcar, ¿a qué nos referimos? Los expertos en el tema han coincidido en apuntar a los 30 gramos de azúcar como la cantidad diaria recomendada, lo cual traducido en cucharaditas serían seis. Si te preocupa tu consumo de azúcar, debes tener en cuenta que no solo cuentan los gramos que tú mismo agregas al café o a los postres, si no que hay muchos otros alimentos que lo contienen y los tomas sin ser consciente de ello: comidas, bebidas, frutas… el azúcar está más presente en nuestra dieta de lo que nos pensamos.

Consumirlo en grandes cantidades habitualmente nos puede ocasionar algunos problemas como los que te detallamos a continuación:

reducir azúcar
El azúcar, aunque es muy atractivo, puede ser perjudicial para la salud si abusamos de él

Problemas dentales: Las caries son las más habituales, pero también podemos correr el riesgo de perder alguna pieza dental por un consumo excesivo de azúcar, así como aumentar la producción de bacterias enemigas para nuestra salud bucal.

Acné: La piel también sufre las consecuencias del azúcar, un alimento que estimula la producción de los agentes relacionados con el acné. Este problema no solo afecta a la población joven, también pueden sufrirlo los adultos predispuestos a ello.

Problemas de peso: El azúcar engorda y si no logramos reducir la ingesta de azúcar podemos coquetear seriamente con la obesidad al disparar el promedio calórico que le aportamos al organismo.

Aumento de los triglicéridos y la hipertensión: Dos problemas que suelen ir asociados y de los que también es responsable un gran consumo de azúcar.

Adicción y problemas anímicos: ¿Has sentido alguna vez la necesidad de tomar al menos una onza de chocolate al día? ¿Te sientes especialmente nervioso si abres la despensa y descubres que no tienes nada dulce en casa? Tiene una explicación. El azúcar contenido en estos alimentos es adictivo y, aunque no afecta a todos por igual, quienes lo consumen en cantidades más grandes pueden verse predispuestos a ello. Relacionado con esto, la ausencia de azúcar en nuestra dieta nos puede provocar mal humor, desánimo e incluso depresión.

5 Trucos para reducir la ingesta de azúcar

Si te gusta endulzar tus días y tu vida, no vamos a pedirte que renuncies totalmente al azúcar, pero sí que sepas encontrar el término medio y evitar dosis innecesarias.

consejos azúcar
Consigue reducir la ingesta de azúcar con estos pequeños tips

¿Es necesario «aliñar» este plato con azúcar?: Antes de agregar azúcar a una comida, pregúntate si es necesario. Este pequeño gesto nos puede ayudar bastante en nuestro objetivo de reducir la ingesta de azúcar. ¿Es necesario agregarle azúcar a la leche? ¿Necesitas realmente aliñar tu bol de frutas con azúcar? ¿Tu zumo natural también tiene que llevar este extra añadido? ¿Al yogur, ya azucarado, también le tienes que sumar tú más azúcar? Antes de añadir alegremente este ingrediente, párate a pensarlo dos veces y replantéate si es necesario. Verás cuantas veces vuelves a guardar esa cucharadita totalmente prescindible.

Comer algo salado también es un placer: ¿Por qué solo relacionamos lo dulce con el placer gastronómico? Los postres o la merienda también pueden ser deliciosos recurriendo a lo salado. ¿Quién puede resistirse a una tabla de quesos, a un paté casero, a un embutido de calidad o a unas tostadas bien aliñadas?

Opta por lo casero: Siempre que el tiempo y tu habilidad te lo permita, recurre a la comida casera en lugar de aquella que se compra en tiendas. Además de ahorrar dinero, obtendrás sabores nuevos, más naturales y sabrás exactamente los ingredientes que estás utilizando y en que proporciones. En este sentido, una de las características comunes a los alimentos que compramos hechos es que son ricos en azúcares, lo que nos lleva a ingerir una cantidad extra que no es imprescindible. Haz tus propios bizcochos, magdalenas, tartas, postres e incluso, tus zumos de frutas. Ganará tu salud, tu bolsillo y tus niveles de azúcar.

Compara productos: A la tarea de hacer la compra deberíamos destinarle tiempo suficiente y no ir al supermercado siempre con prisas. Detente un momento en las estanterías a comparar productos, marcas e información nutricional. No solo tengas en cuenta precio y calorías, los azúcares también son importantes. Te sorprenderá ver la diferencia entre los productos de las diferentes marcas.

La bebida, un tema a tener en cuenta: Como bien sabes, el agua es la mejor bebida con la que acompañar tus comidas. Si estás acostumbrado a hacerlo con refrescos y otras bebidas artificiales, ya sabrás que son una fuente desproporcionada de azúcares. Restando vasos diarios de refrescos, restarás también azúcar a tu dieta.

Siguiendo estos cinco sencillos gestos, conseguirás reducir la ingesta de azúcar y mejorar tu salud.