10 curiosidades del clítoris y el placer sexual en las féminas


El placer sexual y el clítoris en las mujeres es un tema fascinante y provocador y aun se descubren secretos bien guardados en este complejo e incomprendido mundo de emociones y sensaciones.

Te resultará interesante leer: ¿Sexo por primera vez? ¿estás preparado o preparada para hablar con tus hijos?

Cuando se busca en los diccionarios las definiciones de clítoris aparecen conceptos erróneos y fuera de contexto y es que hasta hace solo unos meses atrás, se concebía este órgano de una forma muy diferente a como realmente es.

Solo una cuarta parte del clítoris es visible
Es conocido por la mayoría de las personas que el clítoris está localizado por encima de la uretra en la unión de los labios menores, su tamaño y profundidad es mayor de lo que se pensaba

Las tecnologías de impresión 3-D permitieron el desarrollo de un modelo de clítoris que por algunos es catalogado como una revolución sexual y fisiológica conducente a cambiar la percepción pública de la sexualidad femenina.

Una apreciación muy real de su significación la hizo la artista  Sophia Wallace, cuando señaló “el clítoris no es un botón, es la punta de un iceberg o tempano de hielo.” Te invito que nos acompañes a conocer más sobre este órgano tan peculiar

1. – El clítoris es algo más grande de lo que parece

El modelo de clítoris con tecnología 3-D previamente mencionado fue desarrollado en Francia por Odile Fillod un ingeniero y sociólogo. El propósito de este desarrollo es incorporarlo a los programas de aprendizaje de los estudiantes. Su tamaño se corresponde con el normal y su objetivo es mostrar realmente la forma y el tamaño de este órgano sexual.

Es conocido por la mayoría de las personas que el clítoris está localizado por encima de la uretra en la unión de los labios menores. De seguro numerosas personas desconocen que solo una cuarta parte del clítoris es visible. El resto o sea las ¾ partes del mismo, no es visible por el ojo humano porque está dentro del cuerpo.

El clítoris está compuesto por varias partes: el capuchón y la cabeza están por fuera del cuerpo. Por su parte el tejido eréctil, los bulbos vestibulares, las esponjas uretrales, las glándulas, y las piernas o los pilares están dentro. Algunos especialistas consideran que el punto G es parte del clítoris.

Algunos especialistas consideran que el punto G es parte del clítoris
El clítoris está compuesto por varias partes: la cabeza y el capuchón están por fuera del cuerpo

Su longitud se estima en 10 centímetros o 4 pulgadas. Ha tomado 26 años desarrollar un modelo, pero ha valido la pena, las nuevas tecnologías han ayudado a conocer más sobre los bien guardados secretos del placer femenino. Te invito a disfrutar de este video que te revelará la esencia de esta propuesta.

2.-¿Todos los clítoris son iguales?

Difieren grandemente de una mujer a otra pueden ser más o menos sensibles. La mayoría de las veces tienen un tamaño normal. Pueden encontrarse algunos excesivamente grandes o pequeños.

En ocasiones están más recubiertos que otras y pueden modificarse mediante la excitación. La parte visible no se modifica mediante la estimulación sexual, pero la parte interna si sufre cambios sustanciales que no son apreciados por el ojo humano.

Todas las formas y tamaños de clítoris son normales. Los especialistas en la práctica ginecológica confirman que es inusual encontrarse con un clítoris muy pequeño o muy grande.

Después de la menopausia el clítoris puede adquirir un tamaño hasta 2.5 veces superior al que tenía en la adolescencia.

No se ha encontrado asociación entre tamaño y forma con la intensidad del placer sexual. Si manifiestas dolor o inflamación con relación a la situación habitual debes visitar a un especialista.

3.-El pene y el clítoris iguales orígenes… pero diferentes

Puede ser que no conozcas que hasta las 12 semanas el tejido genital de tu feto es el mismo con independencia del sexo. A partir de ahí comienza la diferenciación entre los labios en el caso de las hembras, y el pene en el caso de los varones.

Ambos provienen de los mismos tejidos pero su morfología y fisiologismo difiere. Tienen como elementos comunes las glándulas, el capuchón o cubierta de piel, el tejido eréctil e inclusive responden a la excitación.

4.-El orgasmo, el clítoris y el placer sexual

Tiene como función principal proporcionar sensaciones y mediante ellas llegar al placer sexual. No participa en la actividad reproductiva. No es un resorte mágico o la llave de la puerta del placer, se acompaña del deseo y de las condiciones propicias.

Hoy en día es conocido que entre el 50 % y el 75 % de las mujeres que llegan al orgasmo necesitan de SU estimulación. La mayoría de las mujeres no pueden alcanzar el climax mediante la penetración. Muy pocas son las mujeres que pueden lograr orgasmos vaginales, cervicales o por estimulación del punto G.

No es un resorte mágico o la llave de la puerta del placer, se acompaña del deseo y de las condiciones propicias
El clítoris tiene como función principal proporcionar sensaciones y mediante ellas llegar al placer sexual

El orgasmo mediante la estimulación del clítoris produce entre 3 y 16 contracciones y puede durar entre 10 y 30 segundos. La mujer puede tener varios orgasmos y lograr también las contracciones pélvicas.

5.-El clítoris no modifica su sensibilidad con el envejecimiento

Es asombroso que tenga alrededor de 8 000 terminaciones nerviosas. El doble de las terminaciones nerviosas que el pene. Diferentes estudios demuestran que la mujer con el tiempo no pierde su capacidad de respuesta a la estimulación de este órgano. No importa la edad, una vez que se  pasa la adolescencia se preserva la posibilidad de llegar a un orgasmo por estimulación del clítoris.

6.-¿Hay relación entre el cerebro y el clítoris?

Como la mayoría de las funciones existe relación entre las diferentes partes de nuestro organismo. Como previamente señalamos el clítoris es muy abundante en terminaciones nerviosas, en el confluyen nervios procedentes de seis tejidos diferentes.

Las vías y las interrelaciones hipotalámicas, endocrinas y metabólicas se modifican en los diferentes estados fisiológicos como el embarazo, la lactancia o la menopausia. Mecanismos complejos regulan y controlan nuestra capacidad de respuesta sexual.

7.-El clítoris se puede entrenar para ofrecerte más placer

Algunos especialistas consideran que el clítoris puede ser entrenado para causar aun mayor placer. Una de las prácticas recomendadas es caminar todos los días 20 minutos. No solo será beneficioso para tu vida sexual porque aumenta el flujo sanguíneo en la zona genital, también ejerce efectos muy favorables sobre tu salud en general.

8.-Para algunas culturas símbolo de placer para otras… de pecado

En algunos países es aun empleada la práctica de la mutilación del clítoris. Su objetivo es evitar que la mujer sienta placer, ya que se cree que es impuro.

Estos procedimientos en muchas ocasiones son practicados sin las medidas higiénicas adecuadas y en contra de la voluntad de las féminas. Puede poner en riesgo la vida de la mujer.

9.-¿El clítoris puede tener afecciones?

Las afeccione no son comunes, pero se puede presentar enrojecimiento, inflamación, edemas, clirotitis, hematomas y otras lesiones relacionadas con factores irritativos, infecciosos o traumáticos.

Ante dolor, picazón, irritación u otras molestias debe acudir a un especialista en ginecología que pueda determinar las causas de sus molestias.

Uno de los puntos de mayor erotismo de la mujer es el clítoris
La sexualidad femenina encierra aun muchos secretos sobre el clítoris, las emociones y las sensaciones

10.-Y una última curiosidad sobre el origen y la significación de la palabra

La palabra clítoris proviene del griego kleitoris, y significa “llave”. Es curioso y llamativo que con independencia de las numerosas formas populares de denominar esta parte del organismo femenino, en los idiomas más comunes la palabra clítoris es prácticamente universal. Como también es universal la sexualidad femenina con sus encantos y sus secretos ocultos.

Te interesará leer: ¿NO DISFRUTAS EL SEXO? CLAVES DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES FEMENINAS