Tratamientos y remedios para la ciática, ¿son efectivos?


¿Sabías que el nervio ciático es el más largo y grueso del cuerpo humano? ¡En algunos puntos puede llegar a tener hasta 1.5cm de diámetro! Comienza en la médula espinal, en la parte baja de la espalda, recorre toda la pierna y llega hasta el pie. Controla los músculos de toda la pierna, desde el muslo hasta la planta del pie. Cuando hay presión o daño en este nervio, provoca la ciática, que en realidad no es una enfermedad en sí misma sino un síntoma de otras afecciones. Actualmente hay muchos tratamientos y remedios para la ciática pero… ¿son efectivos? Es lo que averiguaremos en este artículo.

Sigue leyendo: Otra información relevante sobre la ciática

dolor de ciatica
La ciática es una molestia que nos puede pasar factura

¿Qué es la ciática? ¿Puede prevenirse?

La ciática es un conjunto de síntomas que incluyen dolor, entumecimiento y hormigueo que pueden extenderse desde la parte baja de la espalda hasta los dedos de los pies, irradiándose hacia los glúteos y toda la pierna. En general afecta una sola extremidad, y se debe a algún problema que presiona o afecta al nervio ciático.

Hay algunas causas comunes, como la hernia de disco, estenosis raquídea, tumores, lesión o fractura de la pelvis y síndrome piriforme (un dolor que compromete el pequeño músculo piriforme de los glúteos) pero en realidad, la causa… ¡a veces puede descubrirse, y a veces no! Ya que en muchos casos el dolor desaparece tan sorpresivamente como apareció.

El platillo preferido de la ciática son los varones de entre 30 y 50 años… ¡y es muy difícil prevenirla! Si te encuentras en el grupo de riesgo o quieres evitar inconvenientes con tu nervio ciático en el futuro, sigue estos consejos:

  • Si debes levantar objetos, no importa cuál sea su peso, utiliza la técnica adecuada: espalda derecha, rodillas flexionadas, sujetando el objeto lo más cerca posible de tu pecho, levántalo elevando las caderas.
  • Lo totalmente inadecuado es flexionar la cintura manteniendo las piernas rectas, que es lo que hace la mayoría de la gente. Si no puedes flexionar las rodillas… te recomendamos comenzar a hacer un poco de ejercicio, como una caminata de 20 minutos por día. ¡Rápidamente recuperarás la movilidad!
  • Evita o combate los hábitos de fumar, beber o consumir sustancias;
  • Una vez más: ponte en movimiento, haz ejercicio.
  • Si trabajas sentada, utiliza una silla ergonómica; cuida la postura, especialmente si trabajas frente a un ordenador muchas horas al día, y recuerda la regla del 50/10: cincuenta minutos de trabajo, diez minutos de movimiento.
Postura correcta
Lo correcto es flexionar las rodillas no la cintura

¿Cómo saber si tengo ciática?

Analicemos ahora los síntomas de la ciática, que, como dijimos, no es una enfermedad en sí misma sino un conjunto de signos que evidencian otra enfermedad.

El primer síntoma es el dolor. El dolor puede ser leve o tan intenso que te impida moverte. Puede presentarse como hormigueo o ardor. Puede ser agudo en una parte de la cadera acompañado de entumecimiento de otras partes de la pierna, en la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie. El dolor comienza lentamente y empeora después de pararse o sentarse o al realizar movimientos bruscos como toser, estornudar o reír. Dependiendo de la causa, el dolor puede aparecer al caminar o girarse para ver hacia atrás.

Otro síntoma es la debilidad. La persona afectada puede sentir debilidad en la pierna. En algunos casos la ciática ataca a la persona mientras está caminando y de pronto advierte que no puede levantar un pie al caminar.

En síntesis los síntomas más habituales de la ciática como los explica esta cartilla de la NIH son:

  • El dolor y debilidad como los hemos descrito;
  • Dificultades para doblar el pie o apoyarse en los dedos de los pies al caminar;
  • Dificultades para agacharse;
  • Pérdida de la sensibilidad o entumecimiento.

Tratamiento de la ciática

Debido a que la ciática es un síntoma, los médicos deben descubrir su causa. Si sientes dolor o los síntomas descritos, concurre sin falta a tu médico, ya que él podrá indicarte los pasos a seguir como análisis de sangre o diagnóstico por imágenes. En realidad muchas veces la ciática desaparece por sí misma y los doctores indican un tratamiento con medicamentos para calmar el dolor y reducir la inflamación. De hecho, el dolor del nervio ciático desaparece con reposo, la mitad de los afectados se recuperan en unas seis semanas y apenas el 10% necesitará una solución quirúrgica.

Cosas que puedes hacer en casa para los remedios para la ciática:

  • Aplica calor o frío en el área dolorida; prueba con frío las primeras 48 a 72 horas y si esto no funciona, prueba con calor;
  • Toma analgésicos de venta libre;
  • No te quedes en cama; reduce tu actividad normal al menos durante dos días.
  • Evita levantar objetos pesados o torcer la espalda hasta seis semanas después del comienzo del dolor.
  • Dos a tres semanas después de la desaparición del dolor comienza a hacer ejercicio para mejorar la flexibilidad de tu columna vertebral.

Remedios para la ciática

Además de todas las sugerencias que acabamos de hacer, puedes intentar con algunos remedios caseros para la ciática que han demostrado ser muy efectivos. El tratamiento natural de la ciática incluye preparaciones tanto de uso interno como externo, orientadas a calmar el dolor, reducir la inflamación y purificar el organismo.

Remedio natural ciatica
Prueba los remedios para la ciática
  • Decocción de corteza de sauce: la corteza de sauce contiene salicina, que es el principio activo de la aspirina. Para aprovechar estos remedios para la ciática, realiza una decocción de 2gr. de corteza seca por vaso de agua. Ingerir dos o tres vasos por día.
  • Plantas diuréticas: procura consumir algunas infusiones diuréticas para eliminar las toxinas; es muy efectivo cuando la ciática es provocada por reumatismo.
  • Loción analgésica de rábano blanco: elabora una loción con jugo de rábano blanco en una proporción de igual cantidad de agua que jugo (50%), embebiendo un paño en el líquido y aplicando en la zona afectada. Deja actuar por más de 20 minutos.
  • Cataplasma de mostaza: Produce enrojecimiento y calor en la zona afectada. Mantiene por lo menos 20 minutos.
  • Compresa de pasta de pimienta de Cayena: prepara una pasta con 5 rebanadas de pan blanco sin corteza, un vaso de agua y una cucharada de pimienta de Cayena; mezcla hasta obtener una pasta y aplica como compresa en la base de la columna vertebral.
  • Otras plantas para preparados de uso externo: verbena (cataplasma de hojas frescas machacadas), ortiga (baño con infusión de ortiga para relajar).

Otros artículos de interés: ¿Qué es el dolor en el costado izquierdo?