Todo lo que debes saber para un piercing o tatuaje seguro


¿Eres el feliz padre o madre de un adolescente? Entonces debes prepararte para escuchar una de las declaraciones más temidas: “Quiero hacerme un tatuaje” o “Quiero hacerme un piercing”. En realidad, los tatuajes ya eran utilizados por nuestros antepasados más remotos, y el piercing está de moda desde hace muchos años. ¡Tal vez tú misma tengas uno en alguna parte de tu cuerpo! Nosotros trataremos de ver el mundo del tatuaje y el piercing sin prejuicios pero con precaución para que puedas ir hacia un tatuaje seguro.

Otros artículos de interés: Conoce los peligros de los “tatuajes de sol”

Un tatuaje seguro
El gabinete de tatuaje debe ser limpio y seguro

Un tatuaje para toda la vida

Básicamente, un tatuaje consiste en la introducción de pigmentos de diferentes colores bajo la piel, para dibujar y colorear un diseño, utilizando un aguja. Los pigmentos se inyectan en la dermis, a uno o dos milímetros de profundidad. La dermis es la segunda capa de la piel, y esa es la razón por la que los tatuajes duran toda la vida: las células que perdemos y regeneramos son las de la epidermis, la capa más superficial, mientras que las células de la dermis son mucho más estables.

Los tatuadores deben tener un conocimiento preciso de la profundidad a la que hacen las incisiones, ya que un tatuaje demasiado superficial quedaría borroso y uno demasiado profundo podría afectar otros órganos, producir sangrados o tener consecuencias graves sobre la salud.  Aprende más aquí sobre los peligros de los tatuajes.

Decimos esto porque mucha gente cree que los tatuajes no son permanentes o se pueden borrar o existen tatuajes temporarios; inclusive a veces los adolescentes utilizan este argumento para convencer a sus padres. De hecho el tatuaje es, desde un punto de vista histórico y filosófico, una forma de expresión para toda la vida. Una inscripción en tu cuerpo, sea una palabra, un dibujo, un símbolo, con la que tratas de expresar y comunicar algo muy importante para ti.

Por eso es necesario, en primer lugar, pensar muy bien qué te tatuarás y dónde. Pero dejemos este problema para un poco más adelante y centrémonos ahora en la cuestión del borrado. Los especialistas más importantes en dermatología desaconsejan los tatuajes llamados “temporarios” por muchas razones, entre ellas:

  • Tienen gran poder sensibilizante;
  • Pueden provocar reacciones alérgicas e inflamatorias;
  • Generando cicatrices permanentes;
  • Generan hipopigmentación residual secundaria.

El problema es que este tipo de tatuajes es que se realizan en la epidermis, que, como dijimos, es la capa más superficial de la piel y se utilizan productos supuestamente lavables como henna, té o carbón.  A éstos suele añadirse tintura para el cabello y precisamente este componente, que los tatuadores utilizan para dar mayor precisión al dibujo, puede causar dermatitis de contacto.

Muchas personas que se han hecho un tatuaje sin pensarlo demasiado, como tatuajes de nombres de parejas que después quisieran olvidar… o tatuajes en el brazo u otras partes del cuerpo demasiado visibles que pueden resultar un factor en contra a la hora de buscar trabajo, desean borrar esos tatuajes.

En la actualidad la técnica más inocua para el borrado de tatuajes es el barrido con rayo láser para desintegrar los pigmentos. Consiste en varias sesiones de láser tópico junto con cremas anestésicas y antibióticos. Es importante saber que es un tratamiento largo (en algunos casos ha llevado hasta todo un año) pues los colores verde, azul y negro son los más difíciles de desintegrar y además se debe tener en cuenta la extensión y profundidad del tatuaje y la técnica utilizada para tatuar.

Si la idea es borrar un tatuaje, te recomendamos esperar al invierno, ya que se debe evitar la exposición al sol de las partes tratadas y deben ser vendadas.  De todas formas debes saber que los tratamientos con láser son costosos y la piel nunca  recuperará su aspecto natural. Por eso antes de realizarte un tatuaje… ¡piénsalo! Las modas pasan, pero la salud es para toda la vida.

Precauciones a tomar para un tatuaje seguro

Si has llegado hasta aquí y todavía tienes ganas de hacerte un tatuaje… avancemos un poco más en las cuestiones relacionadas con la higiene y seguridad, ya que no es cuestión de ir a la tienda de tatuajes más próxima y exponer la parte de tu cuerpo en la que quieres el tatuaje. El tatuaje, como ya lo dijimos, es una herida en la piel, y bastante profunda, por lo que, como toda herida, está asociada a riesgos de infecciones y enfermedades.

El gabinete de tatuaje

Debe estar limpio y ser higiénico. Sin pretender que parezca un quirófano, desconfía del lugar si está sucio o algo te hace sentir incómodo. El profesional debe utilizar material descartable, tanto agujas como guantes, y utilizar mascarilla o barbijo. Te recomendamos acercarte al gobierno local para pedir la normativa vigente respecto de locales de tatuaje y piercing.

Estudio de tatuaje
El profesional debe tomar medidas de seguridad

Chequea esta lista:

  • El gabinete de tatuaje posee autoclave: es una estufa a vapor o presión para esterilizar los instrumentos;
  • Utilizan cartuchos de tinta descartables, es decir que se utilizan una sola vez con cada cliente;
  • Asegúrate de que el tatuador es un profesional autorizado y además un buen artista, para obtener un resultado satisfactorio;

Tu salud

Debes estar seguro de que tu organismo está en condiciones de soportar un tatuaje. Para un tatuaje seguro chequea tus vacunas (especialmente contra la hepatitis y el tétanos) y tu estado general de salud ya que debes poder enfrentar reacciones como alergias o infecciones. Si tienes problemas preexistentes como enfermedades cardíacas, diabetes, queloides, alergias o enfermedades del sistema inmunológico, consulta con tu doctor. Si estás embarazada… ¡olvídate del tatuaje hasta después del parto!

Condiciones de la intervención

Uno de los principales problemas, que a su vez es la causa de secuelas, a veces bastante peligrosas, es que los tatuadores, por desconocimiento quizás ellos mismos, por falta de normativa o porque simplemente no lo creen necesario, no informan a los clientes acerca de las condiciones y consecuencias que puede tener la intervención. Según un interesante estudio de la prestigiosa asociación de consumidores Consumer Eroski, “el 55% no informaron de precauciones antes de realizarse un tatuaje como la de no acudir en ayunas y no haber ingerido alcohol o consumido drogas, y el 64% no explican el proceso de colocación de un piercing o de realización de un tatuaje seguro: si es necesaria anestesia, cuánto dura la sesión.”

Por esta razón, si quieres un tatuaje seguro te recomendamos consultar en varios establecimientos y decidirte por aquél en que te ofrezcan mayores garantías para tu seguridad, buen asesoramiento y todas las explicaciones necesarias para un antes y después del tatuaje plenamente satisfactorios y saludables.

El piercing, un poco menos riesgoso

Ante las dificultades y riesgos de los tatuajes, y en especial por el hecho de que son prácticamente indelebles, muchas personas que igualmente desean tener el cuerpo decorado eligen el piercing, ya que éste puede quitarse sin mayores consecuencias.   Hay lugares que son muy peligrosos como el piercing en la lengua… ¡elige un lugar menos riesgoso!

Perforación
El piercing es menos riesgoso

Antes de colocarte un piercing toma en cuenta que:

  • Estás en buen estado de salud, no padeces resfriados ni dolores de muelas;
  • Tienes aplicada la vacuna antitetánica;
  • El profesional aplica las medidas higiénicas necesarias y el gabinete se encuentra en inmejorables condiciones;
  • El invierno es la mejor época para la intervención;
  • Las personas que se han colocado un piercing no pueden donar sangre hasta un año después de la colocación.

Ahora sí… ¡disfruta de tu nuevo piercing o tatuaje seguro!

Otros temas: 5 razones para no hacerse un piercing en la lengua


Advertisements