Tipos de anemia: ¿cuáles son? ¿Pueden prevenirse?


Hay muchos tipos de anemia, de hecho uno de los trastornos de la sangre más comunes. La mayoría de los casos de anemia se debe a una deficiencia de hierro, pero hay otros problemas que pueden producir distintos tipos de anemias de características específicas, algunos más frecuentes u otros más raros. Lo más interesante es que mediante la alimentación pueden prevenirse varios tipos de anemia. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

Otros artículos relacionados: Alimentos ricos en hierro para evitar la anemia

Tpos de anemia
Conoce más sobre los distintos tipos de anemia

Tipos de anemia frecuentes y raros

Según lo informa la prestigiosa NIH hay varios tipos de anemia. Veámoslos detalladamente.

Anemia aplásica

Es un tipo de anemia raro pero grave. El problema es que la médula no produce suficientes células sanguíneas nuevas. Se debe a intoxicaciones, tratamientos quimiterápicos o radioterápicos, algunos medicamentos, enfermedades autoinmunes, causas genéticas (anemia de Fanconi), embarazo o… hasta causas desconocidas. Los síntomas de la anemia aplásica son fatiga, debilidad, mareos y dificultades para respirar entre otros. Se trata con transfusiones, trasplante de médula ósea o células madre y medicamentos.

Anemia hemolítica

Es uno de los tipos de anemia en los que el organismo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos viven normalmente unos 120 días y luego deben ser reemplazados por otros nuevos. En este tipo de anemia viven menos de 120 días y la médula ósea no llega a producir suficientes glóbulos rojos como reemplazar a los que se destruyen. Las causas pueden ser varias, como deficiencias autoinmunes, problemas genéticos, exposición a químicos, intoxicaciones, infecciones o recibir una transfusión de sangre de un tipo incompatible.

Anemia por deficiencia de hierro

También llamada ferropenia, es uno de los tipos de anemia más comunes y fáciles de tratar. Se trata de una falta de hierro en el organismo, debido a pérdidas de sangre, mala alimentación o deficiencias del organismo para asimilar el hierro de los alimentos. Los síntomas de la ferropenia son cansancio, falta de oxígeno o dolor en el pecho entre otros. Si no se trata, la ferropenia puede acarrear problemas de crecimiento. Las personas más expuestas a padecerla son los bebés, niños, mujeres embarazadas y mujeres en general. El tratamiento consiste en cambios en la alimentación y medicamentos. La mayoría de las veces los tratamientos son efectivos.

alimentos para prevenir la anemia
La anemia ferropénica suele ser la anemia más común

Anemia perniciosa

Este tipo de anemia se presenta cuando hay deficiencias en la absorción de vitamina B12. La vitamina B12 se encuentra en alimentos como carnes, mariscos, huevos y lácteos. Las causas más frecuentes pueden ser deficiencias del sistema autoinmune o padecer enfermedades del estómago y otras como problemas de la tiroides, diabetes, vitiligo entre otras.

Anemia de células falciformes

Es uno de los tipos de anemia debidos a problemas hereditarios. En el caso de esta enfermedad, la hemoglobina contenida en los glóbulos rojos es anormal y se denomina hemoglobina S. La hemoglobina normal tiene forma de disco, pero la hemoglobina S tiene forma de barra, medialuna o letra C. Además, son células rígidas y en vez de viajar por dentro de los vasos sanguíneos se pegan a las paredes y los obstruyen impidiendo la llegada de oxígeno a las células de los distintos tejidos. La enfermedad se caracteriza por dolores crónicos o agudos y en su evolución puede causar lesiones a distintos órganos. En los últimos años se han registrado muchos avances en el tratamiento de esta enfermedad extendiendo la expectativa y calidad de vida de las personas que la padecen.

Talasemias

También forma parte de los tipos de anemia hereditarios. Se caracteriza porque el organismo produce menos glóbulos rojos y menos hemoglobina por lo tanto se acumula hierro en el organismo. Las talasemias pueden ser leves o más graves; los casos leves no necesitan tratamiento pero los tratamientos varían de acuerdo a la gravedad hasta llegar a necesitarse un trasplante de médula ósea.

Anemia normocítica

Es uno de los tipos de anemia debidos a enfermedades o medicamentos aunque este caso es más raro. Las enfermedades que causan este tipo de anemia pueden ser enfermedades renales, cáncer, artritis reumatoide y enfermedades de la tiroides. La enfermedad provoca la destrucción de los glóbulos rojos y el organismo no llega a reponerlos adecuadamente. También algunos tratamientos como la quimioterapia o radioterapia pueden causar el mismo efecto.

Tipos de anemia según sus causas

Los distintos tipos de anemia pueden analizarse según las causas. De hecho, hay fundamentalmente tres causas por las cuales se produce anemia:

  • El organismo no logra producir suficientes glóbulos rojos.
  • El organismo no puede absorber suficiente hierro de los alimentos.
  • Desnutrición durante el embarazo.

La anemia por producción insuficiente de glóbulos rojos se debe a una dieta baja en hierro, por ejemplo, que no incluya suficiente carne o alimentos ricos en hierro de origen animal. La incapacidad del organismo para absorber suficiente hierro puede deberse a enfermedades, como la enfermedad celíaca, o una dieta rica en alimentos que interfieren en la absorción del hierro. También los niños de hasta 3 años de edad pueden padecer anemias debido al crecimiento. Las mujeres embarazadas necesitan más hierro para compartir con la vida en gestación que de hecho consume entre el 30 y 50% del hierro del organismo materno.

Prevención de algunos tipos de anemia

Algunos tipos de anemia se pueden prevenir. De hecho no se pueden evitar los tipos de anemia hereditarios, pero otros, como por ejemplo los causados por enfermedades, pérdidas de sangre o mala alimentación pueden ser reversibles.

Por ejemplo si pierdes mucha sangre durante tus períodos puedes recibir un tratamiento que te permita prevenir la anemia. Si tu organismo no asimila correctamente el hierro o la vitamina B12, puedes recibir suplementos de esos nutrientes. Lo más importante es consultar con tu médico ya que él es el único que puede realizar el diagnóstico e indicar el tratamiento correspondiente.

Prevención de algunos tipos de anemia con dieta

Como vimos, algunos tipos de anemia se deben a deficiencias en la alimentación.
Una alimentación rica en hierro debe contener cantidades suficientes de:

  • Carnes rojas.
  • Mariscos.
  • Vísceras como hígado.
  • Cereales integrales.
  • Frutas secas.
  • Legumbres.
  • Aguacate.
  • Vegetales de hoja verde.

Además los alimentos deben favorecer la absorción del hierro, teniendo en cuenta que algunas combinaciones impiden una correcta asimilación del nutriente. Los alimentos que favorecen la absorción del hierro son los que contienen vitamina C, como cítricos, en cambio el café, té, leche, clara de huevo, fibra o proteína de soja dificultan la fijación del hierro.

Hemos visto que la causa de otros tipos de anemia es la falta de vitamina B12. Los alimentos ricos en vitamina B12 son:

  • Carnes rojas.
  • Carne de ave.
  • Pescados y mariscos.
  • Huevo.
  • Productos lácteos.
  • Cereales.

Hay algunos tipos de anemia producidos por la falta de ácido fólico. Los alimentos que lo contienen son:

  • Vegetales de hoja verde.
  • Espárragos.
  • Legumbres.
  • Bananas.
  • Naranjas.
Frutas y vegetales para una alimentacion sana
La alimentacion sana debe contemplar el uso de furtas y vegetales como elementos fundamentales en la composicion de la dieta

Descubre qué alimentos te ayudarán con esto: Prevenir la anemia en niños