¿Existe la sexualidad plateada en la tercera edad?


Existen numerosos mitos sobre la sexualidad en la tercera edad, incluso se ha llegado a afirmar que las personas mayores eran asexuadas. También muchos piensan que las mujeres cuando llegan a la menopausia pierden su vida sexual.

Te interesará leer: La menopausia no es una enfermedad

Otros consideran que de sexo no se debía hablar pasada cierta edad, pero esta conducta estaba y está aún condicionada por prejuicios sociales. No obstante muchas personas aceptan esto como normal, reprimiendo y ocultando emociones sexuales con el paso de los años. Y todos estos son mitos: nada más lejano de la verdad.

La sexualidad con la edad se trasforma
La sexualidad se relaciona con las vivencias de otras etapas de la vida

Los deseos de compañía, afecto y amor sexual no se modifican en la medida que los años transcurren, diversos estudios desarrollados en los institutos geriátricos demuestran que las actitudes de seducción y cortejo se mantienen tanto en hombres como en mujeres.

Diferentes estudios afirman que el 95% de las personas entre los 50 y 60  años son activas sexualmente, entre los 60 y 70 años el 85% y el 70% de las personas  mayores de 70 años. Más del 85% de las personas mayores de 60 años disfrutan de sus actividades sexuales

La sexualidad cambia con el paso de los años…

Al igual que el vigor cambia de una persona de 20 años comparado con una de 45, la sexualidad se transforma, y evoluciona hacia otras formas tan placenteras y muchas veces más plenas que en la juventud. Es por eso que la denominamos como sexualidad plateada.

La sexualidad se puede mantener hasta edades avanzadas
La mayor parte de las personas mayores manifiestan un disfrute de la sexualidad

Es bueno diferenciar amor de pareja y relaciones sexuales como tal. El amor incluye el deseo y las relaciones sexuales, junto a los sentimientos, pero con el tiempo, el peso de estas en el amor cambia, pero el amor puede ser el mismo o más profundo.

¿Por qué la sexualidad no es la misma en las diferentes etapas?

En el organismo ocurren un grupo de cambios con el paso del tiempo, y en este caso tiene que ver con las llamadas hormonas sexuales, en específico los estrógenos en la mujer y la testosterona en el hombre.

Principales cambios en las mujeres

En la mujer, a partir de la menopausia hay una caída de la producción de estrógenos por los ovarios, y alcanza sus niveles inferiores en 2-3 años. Esto provoca un grupo de cambios en la mujer, y dentro de ellos en el aparato reproductor, con cierta involución del útero y menor lubricación de la vagina, y el orgasmo puede demorarse más en alcanzarse. Además de esto, la estimulación necesaria para la realización del coito es un poco más prolongada.

La disminución del deseo sexual puede también estar influido por el estereotipo que está en el imaginario popular, y quizás también por el cambio de la imagen de la mujer ante el espejo y modificaciones de su autoestima, pues los estrógenos están muy relacionados con el envejecimiento de la piel.

Se producen modificaciones de la sexualidad
La sexualidad se mantiene en las diferentes etapas de la vida

Principales cambios en los hombres

En el caso de los hombres, la disminución de la cantidad de testosterona ocurre a lo largo de diez o quince años, más lentamente que en la mujer, por lo cual sus cambios se notan más tardíamente que en ellas.

En esta etapa el hombre mayor al igual que la mujer, necesita más tiempo de estimulación para prepararse para el coito, la erección se demora más en conseguirse, y después de realizar el coito, pasa más días en que vuelvan los deseos sexuales.

Problemas de la tercera edad para ambos sexos

En ambos sexos puede relacionarse la disminución del deseo sexual con la falta de intimidad y de un espacio privado, ya sea por convivencia con familia o por vivir en residencias destinadas a personas mayores.

La buena salud favorece la sexualidad. Ahora bien, a medida que aumenta la edad pueden aparecer enfermedades que sí pudieran limitar la sexualidad.

Por ejemplo, personas con enfermedades del corazón, pulmonares o presión alta no tienen que restringir sus actividades sexuales, pero sí adaptarlas a que no le provoquen síntomas desagradables.

Si padeces de artrosis o de enfermedades neurológicas, y provocan  algunas limitaciones físicas también se debe adaptar la realización de las relaciones sexuales. La diabetes ocasiona con frecuencia trastornos sexuales, mientras más controlada esté el azúcar en la sangre menos disfunción sexual habrá.

Existen intervenciones quirúrgicas que pueden influir en el deseo sexual. La extirpación de una parte o de todo un seno en la mujer es una de ellas, pero lo es principalmente por actitudes psicológicas de imagen o estereotipos negativos o depresión.  Biológicamente, esta operación no se relaciona con la disminución de los deseos sexuales.

En el caso de los hombres, la extirpación de la próstata puede disminuir la capacidad sexual, pero generalmente el cirujano puede realizar tipos de operaciones que preservan bastante la capacidad de erección.

Los fármacos pueden interferir en el funcionamiento sexual. Si siente cambios en sus deseos sexuales y toma medicamentos por alguna enfermedad, no dude en consultar al respecto a su médico.

La sexualidad con la edad se trasforma
Nunca es tarde para el amor, la ilusión y la sexualidad

Lo que no debes hacer…

Si notas afectación en tu sexualidad no debes auto medicarte con estrógenos y testosterona sin un asesoramiento  médico. Los estrógenos se han asociado a aumento de algunos tipos de cáncer en la mujer, lo que no quiere decir que no se puedan utilizar, pero debe ser bajo supervisión.

Para los hombres, el uso de testosterona se ha asociado a aumento del PSA y del cáncer de próstata. El PSA es un marcador de seguimiento del cáncer prostático. La testosterona está indicada cuando su concentración en sangre esté baja, siempre y cuando no se detecten  otros riesgos.

¿Hay algunas medidas que pueden favorecer la sexualidad en la tercera edad?

Son múltiples las variantes para el sexo en las personas mayores. Hay variadas posiciones para tener sexo, que se pueden ensayar acorde a limitaciones físicas por enfermedades. La creatividad ayuda a desplegar la sexualidad y lo nuevo puede traer emociones diferentes.

Los horarios pueden cambiar, no hay que buscar el sexo cuando la persona no se siente preparada, porque  puede ser frustrante en ese momento. Es muy probable que necesite más tiempo para la excitación, no tenga apuro. La masturbación puede ser satisfactoria para algunas personas, tanto mujeres como hombres.

Debe buscar lugares privados y propios que propicien la intimidad, sin muchas molestias externas, pues la concentración se puede perder más fácilmente. Debe hablar con su pareja, conversar sobre los cambios que experimenta y de cómo puede cambiar algunas prácticas para seguir logrando satisfacción mutua.

Mientras más saludable sea, mejores relaciones sexuales podrá disfrutar. Si tiene enfermedades crónicas, mientras mejor controladas estén sus vivencias sexuales serán mejor.

Ante cualquier duda, hable con su médico. Hay problemas de salud que pueden ser solucionados y así mejorar la actividad sexual. Actualmente hay disponibles variados tratamientos para ello.

El sexo está muy relacionado con el acto sexual, pero no es lo mismo, siempre recuerda que la actividad sexual es un complemento del amor.  La sexualidad se puede mantener hasta muy avanzada edad y a ella no debes de renunciar porque nunca es tarde para el amor y  la ilusión.

Te invito a leer: ¿PROBLEMAS CON EL SEXO? CLAVES EN LAS DISFUNCIONES SEXUALES MASCULINAS?