Remedios caseros para los mocos, sólo cuando molestan


Puede haber muchos remedios caseros para los mocos, pero lo importante es saber qué función cumple la viscosa sustancia que sale de nuestra nariz.   Mediante los mocos, nuestro organismo se defiende del ataque de virus y bacterias.  Sorprendente, ¿no es cierto?   El cuerpo produce una cantidad normal de mocos por día, pero cuando éstos son muy abundantes puede ser un síntoma de enfermedad.  Sin embargo la mayoría de las veces no pasan de ser una molestia que podemos mitigar sonándonos la nariz o con algunos remedios caseros para los mocos.

Encuentra aquí más remedios caseros: Congestión nasal

Mujer sonando la nariz
Frente al exceso de mocos o goteo es necesario sonarse la nariz

Qué son los mocos

Los tejidos internos de la nariz normalmente producen una cantidad de moco, una sustancia pegajosa que tiene como función atrapar las partículas, polvo, gérmenes y bacterias que se encuentran en el aire para evitar que lleguen a los pulmones.  Como bien lo explica un interesante artículo de la revista Investigación y Ciencia, los estornudos y mocos son absolutamente saludables.

Cuando esas partículas o microorganismos entran por la nariz, el moco las detiene y rodea, y los pelos que tenemos dentro de la nariz ayudan a que la bola de moco se mueva hacia los conductos nasales o la garganta.  Así, en realidad, los mocos demuestran que… ¡la nariz está funcionando perfectamente!

Cada cierto tiempo es necesario quitar los mocos de la nariz.  Los niños tienen una tendencia natural a quitarse los mocos con los dedos pero es importante enseñarles a sonarse la nariz con un pañuelo, ya que los mocos están llenos de virus y bacterias y si luego los llevan a la boca, esos microorganismos que la nariz se preocupó tanto por detener… ¡penetrarán de todas formas!

Los mocos pueden ser más o menos pegajosos, viscosos, sólidos o líquidos.  Cuando la nariz gotea o produce moco excesivo, puede deberse a una gripe o resfriado.  En estos casos, la nariz fabrica más moco que lo normal para mantener alejados los virus y bacterias mientras el organismo se defiende de los que lo están enfermando.

Mujer resfriada
La congestión nasal es uno de los síntomas del resfrío

También a causa de una alergia, ya que el organismo reacciona igual que si estuviera defendiéndose de los gérmenes.

El llanto también provoca goteo y mocos ya que los conductos lagrimales descargan en la nariz y el líquido de las lágrimas disuelve el moco acumulado en los conductos nasales.

Otra causa del goteo o mucosidad excesiva es el frío, ya que el aire se condensa dentro de la nariz, disolviendo los mocos y moviéndolos hacia afuera.

Cómo liberarse de mocos y goteo

La forma más sencilla de liberarse de los mocos y el goteo es… ¡sonarse la nariz! También es la forma más inocua, teniendo en cuenta todo lo que hemos dicho acerca de los mocos.  Mientras los mocos sean normales o causados por algunos de los motivos que vimos recién, no hay razón para preocuparse.

Sin embargo, si los mocos toman otras características, como color amarillo verdoso, mal olor o se adhieren a las paredes nasales y son difíciles de expulsar, esto puede deberse a alguna enfermedad como la sinusitis.

En estos casos, lo mejor es consultar con el médico ya que él es el único que puede descubrir las causas e indicar los pasos a seguir.

Remedios caseros para los mocos

Mientras tanto, puedes intentar con algunos remedios caseros para los mocos, destinados a disolver la mucosidad, ayudar a la expulsión de los mocos, aumentar las defensas del organismo y ayudar a sentirse mejor disminuyendo las secreciones y desinflamando los senos paranasales.

Analiza estas estrategias:

  • Infusiones de anís: sus propiedades expectorantes y antitusivas mejoran la respiración disminuyendo las secreciones.  Preparar una infusión con una cucharadita de anís estrellado por taza dejando reposar diez minutos.  Beber dos tazas por día.
  • Vahos de eucalipto: el eucalipto ayuda a desinflamar los senos paranasales y favorece la expulsión de mocos.  Realizar un cocimiento con un puñado de hojas de eucalipto por litro de agua y aspirar el vapor.  El boldo tiene propiedades similares; pueden hacerse vahos de boldo o infusión.  Ésta se prepara con 1.5 a 2.5 gr. de hojas secas por taza de agua y se pueden beber hasta tres tazas por día pero no más de un mes seguido.  Otra preparación es el jarabe de boldo: preparar una infusión con 20 gr. de hojas secas en medio litro de agua y agregar 250 gr. de azúcar integral o miel.
  • Jarabe de ajo: el ajo es considerado un verdadero alimento-medicina por sus extraordinarias propiedades que benefician el aparato cardiovascular y respiratorio, al ser un poderoso antiinflamatorio y antioxidante.  Lo mejor es comer un diente de ajo crudo machacado, ya que los principios medicinales del ajo se forman cuando sus fibras entran en contacto con el oxígeno.  Sin embargo no todas las personas toleran comer ajo crudo.  Machaca un diente de ajo y déjalo macerar en miel durante toda la noche.  Beber una cucharadita cada noche.
  • Jarabe de cebollas: la cebolla tiene propiedades similares al ajo.   Son notables sus efectos antiinflamatorios, mucolíticos, antitusivos, expectorantes y antibióticos.  De hecho estas propiedades se deben a su contenido en azufre, uno de los mejores remedios caseros para los mocos y otros procesos infecciosos del aparato respiratorio.  Prepara un jarabe de cebolla dejando macerar en miel una cebolla cortada en plumas dota la noche.  Se puede tomar una a dos cucharaditas dos o tres veces por día.
  • Limón: un gran aliado de la medicina natural, rico en vitamina C y con grandes poderes antibacterianos.  Una combinación de limón y jengibre bebida bien caliente ayuda a fluidificar los mocos que se encuentran dentro de los senos nasales.
  • Tomillo: un antibiótico natural.  Prepara una infusión con una cucharadita de flores secas por taza de agua, beber hasta tres tazas por día.
Remedios caseros para los mocos
El ajo y la cebolla son remedios caseros para los mocos

Esto te interesará: Remedios caseros para las flemas