Remedios caseros para la congestión nasal… y adiós a los mocos


La medicina natural tiene toda una batería de remedios caseros para la congestión nasal que te interesará conocer, ya que este problema no aparece sólo en invierno sino también con los cambios de estación.   La congestión nasal (nariz tapada y con moco) es uno de los síntomas más habituales del resfrío, una afección del aparato respiratorio causada por un virus y, de hecho, una de las enfermedades más comunes en todas las edades y especialmente en los niños como lo explica esta cartilla de la Fundacion Nemours.

En realidad no hay medicamentos para el resfriado; lo recomendado es reposo y dieta saludable. En algunos casos la medicina convencional incluye descongestivos y antihistamínicos, pero estos además de enmascarar los síntomas de la enfermedad, tienen consecuencias y efectos secundarios riesgosos.

Otros artículos que te interesarán: ¿Sabes qué hacer contra la congestión nasal?

Mujer resfriada
La congestión nasal es uno de los síntomas del resfrío

Sin embargo, la medicina natural tiene muchos remedios caseros para la congestión nasal que consisten en preparaciones que ayudan a mantener la hidratación y la nutrición, así como facilitar la expectoración y el drenaje de los molestos mocos. También se incluyen plantas con propiedades antiinflamatorias, antitusivas, antimicrobianas e inmunoestimulantes. Es decir que puedes prevenir y curar con estos remedios caseros para la congestión nasal y el resfriado y otros problemas que causan congestión como la rinitis.

Jarabes caseros con medicina natural

  • Jarabe de cebolla y miel: la cebolla es rica en quercetina y azufre lo que la convierte en uno de los mejores remedios naturales para el resfrío. Realiza una decocción de igual cantidad de cebollas y agua durante una hora. Añade 1/5 parte de miel y remueve hasta que tenga consistencia de jarabe. Toma tres tazas por día. También se pueden hacer vahos de cebolla para despejar las vías respiratorias.
  • Jarabe de berros: El berro tiene propiedades antivirales y tónicas, alto contenido en vitaminas A y C en forma de carotenos que ayudan a mitigar los síntomas del resfrío como nariz tapada con mocos. Prepara un jarabe de azúcar disolviendo tres partes de azúcar y una de agua hasta que rompa el hervor. Filtrar. Exprimir berros. Mezclar igual cantidad de jugo de berros y jarabe de azúcar. Beber cuatro cucharadas por día.

Remedios caseros para la congestión nasal: infusiones

  • Infusión de tomillo: el tomillo es un desinfectante natural por su contenido de timol. Elimina los gérmenes que producen el resfrío y los malestares característicos de la enfermedad. Prepara una infusión con una cucharadita de hojas y flores secas de tomillo por taza de agua. Se le puede agregar limón, melisa, anís o stevia para mejorar el sabor. Toma tres tazas por día.
  • Infusión de jengibre: el jengibre combinado con limón es excelente para combatir los resfriados y eliminar la congestión nasal y pectoral. Si además le agregas una cucharada de miel aumentarás su poder expectorante y suavizante. Prepara una infusión con una cucharadita de raíz seca por vaso de agua. Bebe dos vasos por día agregándole el zumo de medio limón.
Jengibre y romero
El jengibre es bueno para la congestión nasal
  • Infusión de amapola: efecto calmante y descongestivo. Prepara una infusión con un puñado de pétalos de amapola por taza de agua y bebe dos tazas por día. También se puede hacer un cocimiento con dos cápsulas de amapola por vaso de agua durante seis minutos. Beber seis cucharadas antes de acostarse.
  • Infusión de ajo: el ajo es conocido por sus propiedades expectorantes y descongestivas desde los tiempos más remotos. Es fuente de minerales, vitamina C y flavonoides como la quercetina. Lo mejor es comer el ajo crudo en ensaladas, pero a muchas personas les desagrada el aliento a ajo; si no te animas a comerlo crudo te recomendamos adquirir en las farmacias o herboristerías cápsulas de ajo o extracto de ajo.
  • Regaliz, orozú u orozús: En fitoterapia se utiliza la raíz de regaliz, una planta originaria del Mediterráneo y Asia Menor con un amplio contenido en nutrientes y muchos usos medicinales. El componente principal de la raíz es la glicirricina. Se consume en forma de tabletas, pastillas, caramelos y preparados con la raíz. Prepara una decocción con una cucharadita de raíz seca por vaso de agua y bebe tres vasos por día como máximo. Para que la raíz libere el máximo de componentes te recomendamos machacarla antes de preparar la infusión.
  • Menta: la menta es rica en mentol, una sustancia con propiedades anticongestivas y estimuladoras de la sudoración, con lo que se logra la disminución de la temperatura y una más rápida expulsión de las toxinas del organismo. Prepara una infusión con una cucharada de planta seca por taza de agua y deja hervir durante 10 minutos. Beber dos vasos por día.

Aromaterapia

Realizar vahos o aromatiza el ambiente con hibisco, eucalipto, enebro, jazmín o incienso.
Coloca un recipiente con aceite esencial de eucalipto, excelente descongestivo, cuyo aroma actúa facilitando la expulsión del moco y destapando las vías respiratorias. Además es un repelente de insectos y desinfectante natural.

Dieta para la congestión nasal

Jugo de frutas
Comienza con una dieta abundante en líquidos

Una alimentación saludable te ayudará a prevenir los resfriados, pero si la enfermedad ya llegó, la alimentación adecuada permitirá fortalecer tu organismo para que se recupere cuanto antes. Una dieta para el resfriado y congestión nasal consiste en:

  • Dieta ligera, para evitar que el organismo destine demasiados recursos a la digestión y en cambio concentre todas sus energías en combatir la enfermedad. Incluye abundantes vegetales, arroz y frutas para facilitar la digestión.
  • Abundante líquido: mantenerse hidratado en estos casos es fundamental, ya que durante el período de congestión nasal se pierde mucho líquido y la pérdida es aún mayor se se combina cn diarrea. El viejo y reconfortante remedio casero para la congestión nasal de las bisabuelas: una sopa de arroz y pollo, tiene el sentido de aportar nutrientes, líquido y proteínas de fácil digestión como la de la carne de pollo, además de un aporte calórico para el organismo. Se pueden incluir algunos condimentos picantes como tabasco o pimienta, que tienen poder descongestivo. Bebe jugos de frutas y hortalizas como remolacha, zanahoria y tomate.
  • Dieta rica en antioxidantes: cuando comienza la recuperación te recomendamos seguir una dieta rica en antioxidantes, como vitamina C (rabanitos, nabos, verduras de hoja verde oscuro, crucíferas), frutos rojos, pimientos y kiwi. También incluye los del grupo A, es decir los vegetales de color rojo a amarillo por su contenido en betacarotenos. Finalmente incluye alimentos que permiten aumentar las defensas fortaleciendo el sistema inmune como el ajo y la cebolla.

Otros artículos de interés: Remedios caseros contra la tos seca