Receta de tarta de queso con arándanos


La tarta de queso con arándanos es uno de los postres favoritos de los amantes del queso y de lo dulce. Esta receta es perfecta para cualquier época del año, deliciosa y muy fácil de hacer, lo único que necesitas es sacar un poco de tiempo para hacerla y, por supuesto, para disfrutarla. Además, como ya dijimos, que engorde no significa que no sea saludable, por lo que gracias a este postre podremos aprovecharnos de los beneficios del queso y de los arándanos, ¿te apuntas?.

Receta de la tarta de queso con arándanos

La favorita de los amantes del queso y de lo dulce
Es uno de los postres por excelencia

Vamos a necesitar

  • 600 gramos de queso Philadelphia.
  • 400 mililitros de nata líquida para montar.
  • 170 gramos de galletas estilo María.
  • 250 gramos de mermelada de arándanos.
  • 70 gramos de mantequilla.
  • 5 cucharadas soperas de azúcar.
  • 1 vaso de agua.
  • 85 gramos de gelatina de limón o neutra, la que más te guste.

Cómo lo hacemos

  1. Trituramos las galletas hasta que se queden prácticamente como si fueran polvo.
  2. Derretimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas hasta que quede una masa pastosa. Si no quieres usa un cazo para derretir la mantequilla,ponla unos segundos en el microondas.
  3. Colocamos la mezcla anterior en un molde con la ayuda de una cuchara o espátula en la base. Lo ideal es que quede aproximadamente con medio centímetro de altura, totalmente uniforme. Introducimos esta base en la nevera y la dejamos enfriar.
  4. Mientras se enfría, vamos a mezclar en un bol el azúcar, la nata y el queso hasta que quede bien diluido. Si es más fácil para ti, puede usar la batidora. ¡Que no queden grumos!
  5. Ahora calentamos el agua hasta casi el punto de ebullición y añadimos la gelatina. Removemos muy bien y dejamos que se enfríe un poco, ¡pero cuidado que no se enfríe del todo!
  6. Añadimos la mezcla de agua y gelatina a la mezcla anterior de queso, nata y azúcar poco a poco removiendo muy bien.
  7. Una vez que lo tenemos todo bien mezclado, lo añadimos al molde con la base de galleta y lo metemos en la nevera.
  8. Ahora toca la parte difícil… ¡esperar un día completo! Al haberla dejado enfriar un día completo, la tarta ya tendrá la consistencia adecuada, por lo que ahora toca añadir la mermelada.
  9. Vamos a echar la mermelada en un cazo con un poquito de agua y lo calentamos unos 15 segundos en el microondas para que sea más fácil de extender.
  10. Ahora, con la ayuda de una cuchara o espátula, extendemos de forma uniforme sobre la tarta de queso. ¡Lista para servir!
Una capa de mermelada, otra de queso y otra de galleta
Las tres capas nos dan esa mezcla de sabores que tanto nos gusta

Variantes

Lo bueno de la tarta de queso con arándanos es que puedes prepararla de varias formas distintas.

Una de ellas es usando los arándanos al natural, es decir crudos, en lugar de hacerlos mermelada. Para ellos, coloca los arándanos bien lavados sobre la superficie de la tarta y añádele un poco de miel, ¡así las calorías son muchas menos!

Variante de tarta de queso y arandanos
Esta variante es la más saludable

Otra de las opciones tiene que ver con la presentación y puedes usar tanto la tarta de queso con arándanos al natural o la tarta de queso con arándanos hechos mermelada. En este caso, en lugar de usar un molde puedes coger vasos de café para hacer una mini tarta de queso con arándanos. Esta opción, aunque requiere de más paciencia por la base, es perfecta para raciones individuales o para usar una receta tan sencilla en una comida o cena elegante, ¡la presentación es totalmente distinta!

Raciones individuales
Esta presentación es perfecta para ocasiones especiales

Prepara tú misma la mermelada

Si tienes tiempo y te gusta la cocina, desde Alimentos Ricos te proponemos que hagas tú misma la mermelada. Para ello simplemente vas a necesitar:

  • 1 kilo de arándanos.
  • 500 gramos de azúcar, o si prefieres que sea light usa edulcorante.
  • Agua.

Es mucho más sencillo de lo que muchas pensamos:

  • Pon en una olla los arándanos, previamente triturados y añádele un poco de agua.
  • Deja hervir un par de minutos y añade el azúcar poco a poco y removiendo muy bien.
  • Sigue removiendo hasta que la mezcla comience a tomar consistencia. Cuando esto ocurra ya es hora de quitarla del fuego.
  • Vuelva la mezcla en un frasco de cristal, tápala con un trozo de papel encerado y luego pon la tapa encima.
  • Conservarla a temperatura ambiente hasta que se enfríe y luego déjala en la nevera.
  • ¡Ya tienes tu cobertura casera para tu tarta de queso con arándanos!

Si vas a usar la mermelada casera, te recomendamos que la hagas a la vez que la tarta; así no tendrás que volver a esperar más tiempo para poder usarla: ¡aprovecha el día completo que debe esperar el queso para que también la mermelada se enfríe!