Receta tarta de queso fría, el postre también puede ser sano


Muchos de vosotros seguro que renunciáis al postre por creer que es una bomba innecesaria de calorías. Otros, en el mejor de los casos, lo sustituyen por alimentos sanos hipocalóricos como frutas. Pero, ¿sabes que puedes hacer una tarta de queso fría sin horno muy sana? Sí, estarás sumando calorías a tu menú, pero también beneficios y propiedades que tu salud y tu organismo necesitan. Por ello, hoy te damos la receta tarta de queso fría para que disfrutes mientras te cuidas.

Hay dos términos que no debemos confundir: que engorde no significa que no sea sano y que lleve asociada la palabra postre no quiere decir obligatoriamente que vayamos a recuperar esos kilos que con tanto esfuerzo hemos conseguido perder. Por ello, llamarla tarta de queso saludable no es un error, pero con ello no estamos diciendo que sea light.

Hoy te traemos la receta tarta de queso fría sin horno, un postre muy sano aunque no bajo en calorías, pero totalmente recomendable para esos días en los que nos queremos dar un capricho. En la repostería, como en cualquier aspecto de nuestra alimentación, lo casero siempre será la mejor opción.

Aprende a cómo hacer tus recetas de tarta fría de queso y disfruta del sabor más sano con una inyección extra de calcio y vitaminas. ¡Dile sí al postre!

Receta de tarta de queso fría sin horno

tarta de queso fria
La receta tarta de queso fría es uno de los postres más populares

Las recetas sin horno están adquiriendo cada vez más popularidad gracias a la facilidad de su preparación, el tiempo que nos ahorra y, por qué no decirlo, la energía eléctrica que dejamos de consumir, lo que se traduce en una disminución de la factura de la luz y un guiño al deteriorado medio ambiente.

Entre los postres sin horno que ya figuran en el recetario de los amantes de la cocina encontramos la tarta de queso fría sin horno, una tarta que gusta a niños y mayores y que representa una forma muy sencilla de incluir lácteos en nuestra alimentación. Redescubre el mundo de la repostería y sal del sota, caballo y rey que nos hace centrarnos solo en las recetas de chocolate.

Fácil de hacer, barata y rápida, tres factores que conseguirán que la receta tarta de queso se convierta en tu nueva especialidad. Como decía aquel programa de televisión: deja sitio para el postre.

Ingredientes para la receta de tarta de queso Philadelphia fría:

La receta tarta de queso light fría sin horno es un postre realmente sano pero ¡cuidado!, lo cierto es que también nos aporta una cantidad bastante elevada de calorías. Podemos rebajarla utilizando ingredientes bajos en grasa o light, aunque de cualquier modo no es el postre más recomendable si estás a dieta y quieres perder peso rápido. ¿Sana? ¡Mucho! La tarta fría de queso es saludable siempre.

  • 350 gramos de queso de untar tipo Philadelphia
  • 125 gramos de mantequilla
  • 500 mililitros de nata líquida
  • 100 gramos de azúcar
  • 250 gramos de galletas
  • 4 láminas de gelatina (hay otra variante de tarta de queso sin gelatina)
  • Mermelada (puedes escoger el sabor)

Preparación de la tarta de queso Philadelphia fría:

Apuesta por la tarta de queso light fría fácil y rápida para tus eventos veraniegos. Si buscas una tarta de queso fria facil de hacer, solo necesitarás un molde desmoldable redondo de tamaño medio (en torno a 22-24 centímetros es lo ideal para la cantidad de ingredientes que te hemos proporcionado anteriormente). La tarta de queso Philadelphia sin horno es muy fácil de hacer y está deliciosa.

presentacion postres
Puedes servirla en el clásico molde o realizar una presentación más elaborada y vistosa
  1. Comenzamos por la base: Tritura todo lo que puedas las galletas y échalas en la batidora junto a la mantequilla (a temperatura ambiente). Mezcla de forma homogénea y vierta la masa resultante en el molde, cubriendo todo el fondo. Reservamos en la nevera al menos durante 15 minutos mientras preparamos el resto de la receta. Al no tratar de un bizcocho ni una tarta convencional, no es necesario que engrasemos el molde, de hecho no debemos hacerlo para que no se mezcle el sabor de la mantequilla o la harina con nuestra receta de tarta de queso fría.
  2. En un bol con agua, dejamos la gelatina en remojo y mientras ponemos a fuego medio el queso, el azúcar y la nata. Cuando la gelatina esté hidratada, la añadimos a la cacerola y removemos hasta que todo esté bien mezclado. Incide bien en el movimiento para evitar que se pegue o posibles grumos que podrían arruinarnos nuestra receta. Buscamos una mezcla compacta pero bien ligada. Una vez lo tengamos listo, apartamos y dejamos reposar.
  3. Añadimos esta mezcla al molde que ya tendremos preparado y volvemos a meter en la nevera durante al menos 6 horas para que ahora enfríe la parte de la cobertura. Respeta los tiempos de frío para que cuaje bien. Si lo sacas antes de tiempo, se nos podría desmoronar y no quedar bien ligada. Recuerda también que la tarta de queso debe servirse siempre fría para potenciar al máximo su sabor. Si la dejamos a temperatura ambiente puede no quedar igual de deliciosa que si la servimos fría.
  4. Por último, cuando ya esté lista, decora con la mermelada untándola de forma lisa y homogénea para que quede un aspecto de 10. Puedes decorar con algo especial, como unas frutas sobre la tarta de queso casera o, como en la imagen, un poco de azúcar glas espolvoreado sobre las frutitas y una figura de chocolate. Si no encuentras nada como esto, intercala pequeños bombones entre las frambuesas o las fresas. Triunfarás. O sencillamente, déjala «en bruto», con su topping de mermelada de fresa o frutos del bosque. A veces lo más sencillo es lo que más nos gusta y nos complicamos demasiado sin ninguna necesidad. ¡Ya está lista nuestra tarta de queso Philadelphia sin horno!
tarta de queso fria
En el paso de la decoración, con tu imaginación y un poco de destreza culinaria puedes crear maravillas como esta con tu tarta de queso casera

En tan solo cuatro pasos tendrás lista tu receta tarta de queso fría fácil y rápida, un postre casero sano para tus días más especiales del verano. ¿Y por qué no del invierno? Si quieres acompañarlo por algo más, puedes agregar una pequeña bola de helado de fresa al plato o decorar con unas lineas de sirope de chocolate.  Saca el chef que llevas dentro y sorprende a tus invitados. Repetirán (y repetirás) seguro.

¿Quieres más opciones sobre cómo hacer tarta de queso fría? Sigue leyendo…

¿Es posible tener una receta de tarta de queso sin gelatina? ¡Sí! Atento a la variante de tarta de queso sin horno y sin gelatina

Es cierto que si no queremos tener ningún margen de error, la receta que te hemos preparado en la parte superior es la mejor opción de disfrutar de tu postre con todas las garantías del éxito. Pero si no te gusta la gelatina, no sabes cómo trabajarla o simplemente no te queda en la despensa justo cuando ibas a ponerte manos a la obra, puedes prescindir de ella. En este caso, te quedará una masa más ligera en tu tarta fría de queso.

Si quieres, puedes agregarle un chorrito de leche o más queso de untar, aunque al sustituir la gelatina por este paso es posible que te cueste más trabajar la mezcla y además le estarás añadiendo más calorías a tu plato.

La gelatina es un ingrediente realmente sano, muy bueno para nuestra estructura ósea y un básico en la alimentación de niños y mayores, pero especialmente recomendable para deportistas, mujeres en edad de menopausia y para aquellos que ya están en la tercera edad. Sin embargo, está bien saber que existe la tarta de queso sin horno y sin gelatina.

Si te ha gustado nuestra receta de tarta de queso sin horno fría, te invitamos a descubrir otras recetas de postres sanos.

Lee también: ¿Sabes por qué la tarta de queso Philadelphia es la preferida por los niños?

¿Cómo hacer tarta de queso fría con menos calorías?

Si no puedes resistirte a las recetas de tarta de queso pero estás muy concienciado con la operación bikini, hay formas de reducir calorías en tu plato y luchar contra ese michelín que te trae de cabeza. Recordamos: la tarta de queso NO está recomendada para ninguna dieta, ya que sus ingredientes (aunque tratemos de reducir sus calorías) son grasos y contienen valores nutricionales que no nos ayudan a adelgazar. Sin embargo, si quieres darte un capricho a continuación te contamos cómo restar calorías a esta tarta (y puedes reutilizar los consejos para otras recetas).

beneficios productos light
Comparar la etiqueta nutricional de los productos es más importante que buscar únicamente la palabra LIGHT. ¿Sabes cómo hacer tarta de queso Philadelphia light?

Sin embargo, seguro que ya sabes que, muchas veces, en los pequeños detalles está la diferencia. ¿Cómo podemos quitarle calorías a la tarta de queso Philadelphia fría? Si podemos comer sano y delicioso pero ahorrarnos algunas que otras calorías, ¿por qué no hacerlo? Si lo haces bien, el resultado final puede ser el mismo en cuanto a sabor, pero tus pantalones lo agradecerán. Los pequeños gestos marcan la diferencia, ¡ahorra calorías si puedes hacerlo pero nunca dejes de darte un capricho!

Por supuesto, elegir no solo queso de untar light, también fijarnos que sea 0% o tenga el mínimo contenido de grasas. Este segundo aspecto suele ser incluso más importante que el a veces engañoso light.

Por otro lado, podemos (y debemos) sustituir la base de galleta y mantequilla por otra menos calórica. Aquí es donde se van la mayoría de las calorías de las tartas. Puedes tratar de hacerla sin ella, eliminándola directamente. En principio, el cuerpo de la tarta debería tener la consistencia suficiente para mantenerse por sí sola, pero si no también puedes hacerla en moldes individuales (estilo flan o natillas) para que el propio molde actúe de refuerzo. Y ya tenemos nuestra tarta de queso Philadelphia light.

Por último, al igual que hemos dicho con el queso de untar, también la nata líquida la puedes comprar con un bajo porcentaje de grasa.

Otra opción para eliminar calorías a la hora de hacer nuestras recetas, es reducir la cantidad de aceite de oliva que le añadimos a la masa (en caso de que lo lleve) o apostar por harinas light, que también existen. Por último, si puedes, evita añadirles ingredientes extras como caramelo, chocolate o mermeladas. En el caso de la tarta de queso light, si quieres añadirle un topping especial, puedes poner directamente frutas sin edulcorar y sin cocinar. Por ejemplo, unas fresas laminadas crudas o unas rodajitas finas de manzana, incluso piña picada. La fruta combina muy bien con las tartas y recetas de repostería y, además de no añadir muchas calorías (siempre que no las azucaremos ni les hagamos algún tipo de procesado especial), nos aporta un valor nutricional genial.

Simplemente con restar unas pocas calorías y sobre todo grasas de cada uno de los alimentos es suficiente para que nuestra receta tarta de queso fría no nos haga engordar. ¡Aprender a comer y comprar es la clave!

Esto te va a interesar: La verdad sobre los alimentos light, ¿nos hacen adelgazar de verdad?