Receta de galletas caseras, elige la que más te guste


Las galletas caseras son sin duda un auténtico manjar, que en algunos casos, nos trae recuerdos de nuestra más tierna infancia. Una buena receta de galletas caseras no sólo nos va a subir el ánimo, sino que también nos va a endulzar la vida de una forma mucho más sana y saludable que si las compramos ya hechas.

Hoy os traemos varias recetas de galletas caseras deliciosas, ideales para merendar con los amigos y poder ser los perfectos anfitriones o para nosotros mismos, cualquier momento es bueno para comerse este increíble dulce.

Te recomendamos leer también: Postres para diabéticos, ricos y sin azúcar.

Receta de galletas caseras de mantequilla.

Las galletas de mantequilla son unas de más solicitadas, y es que ¿quién no se acuerda de aquellas cajas de metal que contenían estas exquisitas caseras? La mayoría de estas cajas al final servían para guardar botones o hilos de nuestras madres y abuelas. Si aun tienes alguna por casa y quieres darle un uso más culinario, apunta esta receta de galletas caseras de mantequilla ¡y rellénala!

Receta de galletas caseras de mantequilla
Esta receta de galletas caseras de mantequilla te devolverá a tu más tierna infancia.

Vamos a necesitar:

Las cantidades de ingredientes que vamos a utilizar para en esta receta de galletas caseras están pensadas para poder realizar entre 35 y 40 galletas dependiendo de como de grande las hagamos y son los siguientes ingredientes:

  • 1/2 kg de harina.
  • 170 gramos de mantequilla.
  • 170 gramos de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 170 ml de leche.
  • 8 gramos de levadura en polvo (medio sobre).
  • Azúcar glas.

Cómo lo hacemos:

  1. Tenemos que colocar en un bol el medio kilo de harina y los 8 gramos de levadura en polvo.
  2. Le agregamos la mantequilla, debemos de tenerla a temperatura ambiente para que así esté blanda; echamos el huevo y el azúcar y nos ponemos a amasar todos los ingredientes.
  3. Vamos  añadiendo la leche poco a poco y continuamos amasando la masa hasta que nos quede una mezcla bien homogénea.
  4. Una vez la tengamos lista, la envolvemos en film transparente y la meteremos durante 1 hora en el frigorífico.
  5. Cuando pase esta hora, la sacamos de frigorífico y la cortamos en trozos. No importa que no sean iguales, ya que lo único que queremos conseguir es que la masa se airee.
  6. Una vez la hemos cortado, volvemos a juntar todos los trozos y amasamos de nuevo durante unos 5 minutos. Asegúrate de echar suficiente harina en el lugar donde la vayamos a amasar para que no se nos pegue a la superficie.
  7. Una vez la tengamos de nuevo bien amasada le iremos dando con un rodillo de cocina hasta tener la masa de aproximadamente 1 centímetro y medio de grosor.
  8. Cogemos el molde corta pastas que más nos guste y empezamos a sacar nuestras galletas que ya estarán listas para meterlas en el horno a una temperatura de 175 grados durante 15 minutos.
  9. Sacamos las galletas, las dejamos enfriar y las adornamos. Yo os he puesto azúcar glas, pero siempre podremos adornarlas como más nos guste y solo nos quedará comérnoslas.
  10. Si quiere darle un toque aún más tradicional, mientras está preparando la mezlca (justo antes de añadir la leche), puedes añadirle unas gotas de esencia de vainilla o ralladura de limón; que le van a dar ese toque de sabor tan característico que las hace adictivas.

Os aconsejo que los trozos sobrantes de cortar la masa con el molde los volvamos a juntar, amasar y estirar con el rodillo para aprovechar la máxima cantidad de masa posible. Como no nos la comeremos todas de una vez, solo tendremos que guardarlas en algún bote hermético o la típica caja de metal de la que hablábamos al principio.

También podemos congelar la masa sobrante,  colocamos pequeños trozos de masa sobre una placa forrada con papel de hornear y la introducimos en el congelador. Cuando las tengamos congeladas las metemos en bolsitas de plástico y las cerramos herméticamente intentando que no entre aire.

Receta de galletas caseras de nata.

Esta es otra receta de galletas caseras facilísima de hacer, para la cual hemos escogido cantidades para que salgan entre 22 o 25 galletas, siempre dependiendo claro de lo grande que las hagáis.

Receta de galleras caseras de nata
La receta de galletas caseras de nata es tan sencilla que podrás usarla para sorprender a visitas inesperadas

Vamos a necesitar:

  • 250 ml de nata
  • 100 g de azúcar
  • 300 g de harina
  • 2 yemas de huevo

 Cómo lo hacemos:

  1. Cogemos un bol donde echamos los 250 ml de nata, los 100 gramos de azúcar y las 2 yemas de huevo, sin clara.
  2. Mezclamos bien todos los ingredientes intentando que no se nos queden grumos.
  3. Poco a poco le vamos añadiendo la harina, removiendola con una cuchara. Aquí tenemos que tener mucho más cuidado ya que con la harina es mas sencillo que se nos puedan quedar grumos, la removemos hasta que nos quede una masa totalmente homogénea.
  4. En este caso no necesitaremos moldes sino que utilizaremos una manga pastelera. Si no tenemos ninguna, una bolsa de plástico bien limpia con una esquina cortada nos puede servir y el resultado va a ser prácticamente el mismo.
  5. Ahora que ya tenemos nuestra masa en la manga, solo tenemos que ir echando pequeños montones en en una placa cubierta con papel de hornear.
  6. El paso final sera meterlas en nuestro horno a una temperatura de 180 grados y dejar que se hagan durante 20 minutos.

Para servirlas os recomiendo acompañarlas de un buen chocolate caliente, ideal para los días de frío, lluvia y sofá. Además, son un recurso muy útil cuando tienes visitas inesperadas por lo sencillas y rápidas que son de hacer, ¿no te apetece un poco de chocolate con galletas?

 Receta de galletas caseras de chocolate y arándanos.

Esta es la última receta de galletas caseras que os traigo hoy, aunque no por ello menos rica que las anteriores. De esta receta también nos pueden salir en torno a unas 20 galletas, como siempre os digo depende de lo grande que las hagáis.

Receta de galletas caseras de chocolate y arandanos
Esta receta de galletas caseras de arándanos y chocolate te sorprenderá por lo increíblemente buenas que están, además del aporte energético que nos dan

Vamos a necesitar:

  • 75 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 140 gr de chocolate con leche
  • 170 gr de harina
  • 5 gr de levadura química
  • 60 gr de arándanos secos
  • Hojas de menta (Opcional)

Cómo lo hacemos:

  1. Como las anteriores, necesitaremos un bol donde echamos los 100 gramos de azúcar y los 75 gramos de mantequilla. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente para que esté blanda y se pueda mezclar bien. Para mezclarlo, te recomiendo que uses unas varillas eléctricas pues te va a resultar mucho más fácil y rápido. Sino tienes, usa unas varillas de mano y remueve hasta que la mezcla quede homogénea.
  2. Cuando la mezcla empiece a tomar un tono blancuzco, le echamos los huevos y seguiremos batiendo hasta que todo quede bien mezclado.
  3. Añadimos los arándamos y seguimos batiendo hasta tenerlo todo bien mezclado, que se quede todo bien integrado.
  4. Ahora le llega el momento al chocolate: lo fundimos, a ser posible al baño maría pues quedará mucho mejor; sino, también podemos fundirlo en el microondas estando muy pendientes; y lo añadimos a la mezcla.
  5. Tamizamos la harina  y la levadura para evitar grumos, y se la echamos también a la mezcla. Removemos manualmente con movimientos suaves y envolventes hasta que todo quede bien integrado.
  6. Cogemos 2 placas o bandejas de horno y las forramos con papel de hornear y echamos pequeñas porciones de nuestra masa, las introducimos en el horno y las horneamos a 180 grados durante 20 minutos.
  7. Unas vez hechas, las sacamos del horno, las dejamos enfriar y las adornamos. Nosotros hemos escogido espolvorearlas con hojas de menta por encima, ya que le dan un toque y un sabor especial junto con el chocolate;pero podéis adornarlas como más os guste.

Lo bueno de esta receta de galletas caseras no es sólo que están buenísimas, sino que debido al aporte energético que contienen, son un aperitivo ideal para personas que tengan desgaste físico como los deportistas o, incluso, para esos días en los que no tienes tiempo ni de sentarte o en los que la jornada laboral se alarga más de la cuenta, ¿que te parece unas galletas a media mañana antes de seguir con el trabajo?

Lee también este artículo: Recetas de tartas caseras, repostería fácil con la que triunfarás.