La obesidad y la inmunidad a la vacuna Covid-19


¿La vacuna contra el Covid-19 será efectiva para todas las personas o la obesidad será un inconveniente? Los científicos de varios países estuvieron trabajando contra reloj para lanzar una vacuna eficiente en muy poco tiempo. Se espera que antes de fin de año ya se pueda utilizar en las personas que pertenecen al grupo de alto riesgo.

La aparición de una vacuna puede llegar a ser la gran oportunidad de volver a disfrutar de nuestras vidas familiares y sociales. Pero un nuevo inconveniente surge con ella, aparentemente puede ser menos efectiva en las personas que tienen sobrepeso.

Riesgos de la obesidad

El número de personas que han subido de peso ha aumentado en este período de cuarentena. Por lo tanto, esta noticia es una alarma a recuperar nuestro estilo de vida anterior, en cuanto a alimentación y actividad física, sin exponernos al riesgo de contagios.

La obesidad y el coronavirus

Se conoce desde algunos años que la obesidad es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, diabetes y otros trastornos graves. Con la aparición del coronavirus, la obesidad puso de manifiesto que interfiere en la respuesta inmune del organismo ante estos patógenos.

Esto genera un aumento de la gravedad de los síntomas, convirtiendo a los obesos en un grupo de riesgo. Según los científicos, esto sucede porque son más propensos a la inflamación que produce una infección.

De hecho, el riesgo de morir aumenta de acuerdo al índice de masa corporal. Especialmente, en aquellas personas cuyo valor era superior a los 40 o tienen un sobrepeso mayor a los 45 kilos.

En el siguiente artículo te contamos: Cómo luchar contra la obesidad infantil.

La obesidad y la inmunización de la vacuna contra el Covid-19

Los científicos han dado a conocer que las vacunas contra la hepatitis B, influenza, rabia y tétanos nos es tan efectiva en las personas que son obesas. Como consecuencia, la vacuna contra el Covid-19, tampoco será eficiente cuando exista obesidad.

En el siguiente estudio, publicado en el 2017, se habla específicamente de la deficiencia de la vacuna de la influenza en las personas obesas. Esto impacta en la sociedad, porque uno de los grupos de riesgo son los obesos y aunque salga al público una vacuna, no podrán regresar de manera segura a su trabajo o vida social. Porque la inmunidad que promete no es suficiente.

La obesidad disminuye la efectividad de la vacuna contra el Covid-19

El sistema inmune de toda persona se activa cuando descubre a un patógeno. En ese momento se desencadena un proceso que genera una inflamación. Los glóbulos blancos y las proteínas comienzan a atacar al patógeno. Luego, el sistema inmune se desactiva y la inflamación baja.

En las personas obesas y en aquellas que sufren algún trastorno metabólico, esta inflamación no frena. Es decir, una vez que la inflamación fue activada no se desactiva. Según los científicos, esta inflamación no baja debido a la hormona leptina que se encuentra en las células grasas.

A causa de este mismo efecto, la inmunidad de la vacuna es mucho menor que en otras personas que tienen un peso dentro del rango normal.

¿Se desarrollará una versión diferente para obesos?

Otro grupo de riesgo para el coronavirus está compuesto por las personas mayores de 70 años. Según los registros de la aplicación de vacunas, las vacunas de ciertas enfermedades no tenían un 100% de inmunidad en este grupo social.

Entonces, los laboratorios comenzaron a trabajar en una nueva versión que contenga más antígenos para que dicha población pueda inmunizarse adecuadamente. Esto ocurre puntualmente con la vacuna contra la influenza, la cual existe actualmente una versión diferente para los adultos mayores.

La situación para el grupo de obesos es totalmente diferente. Se ha demostrado que son un grupo de riesgo para el coronavirus y que las vacunas no son tan efectivas en ellos. Sin embargo, no se está preparando ninguna versión especial para ellos.

Plan de alimentación y ejercicios para obesos

De hecho, se los ha excluido de las pruebas de ensayos de las vacunas existentes hasta el momento. Porque ya se sabe que podrán tener reacciones en base a las enfermedades o patologías relacionadas con su metabolismo.

Actualmente, cuando las vacunas de influenza, hepatitis B, tétanos y rabia son aplicadas a las personas obesas, no tienen la misma eficiencia. Cuando se detectó una disminución de su efectividad en los adultos mayores, se trabajó en ello para ofrecerles una vacuna más efectiva. En cambio, para los niños ni mayores obesos no existe ningún proyecto de vacunas en estudio.

Las personas con obesidad podrán ser voluntarios: Vacuna contra el Covid-19

La novedad es que las personas con obesidad podrán participar como voluntarios para probar la vacuna que está en desarrollo para contrarrestar los efectos del Covid-19. Aunque los científicos están seguros de que la vacuna tendrá un mínimo de efectividad en ellos.

Así que, el objetivo de incluir en los ensayos de la vacuna contra el coronavirus a las personas que tienen obesidad es contar con un informe de los efectos secundarios. De esta manera se tendrá una base creíble y real de los efectos que esta vacuna tendrá en las personas que tienen sobrepeso.

Soluciones inteligentes frente a la obesidad

No es intención de esta nota agregar una tragedia más a las noticias que se dan a conocer del coronavirus. Porque la obesidad provoca otro tipo de complicaciones. De las cuales, muchas de ellas son riesgosas para la salud, como las enfermedades cardiovasculares.

En el siguiente artículo te contamos: Peligros de salud asociados a la obesidad

La idea de dar a conocer esta noticia en este blog es tratar de dar un empuje a tomar la decisión de comenzar un estilo de vida saludable. Existen muchas soluciones mágicas en internet, que en este momento no son ni deben parecer interesante para las personas obesas.

Porque, ante la necesidad de bajar de peso, algunas personas han tomado decisiones drásticas, como seguir dietas que no son seguras para su salud. Cuando en realidad, lo que se debería hacer es tener una nutrición completa para contar con una buena defensa inmunológica.

La recomendación de los profesionales de la salud es no comenzar una dieta para continuarla por un período de tiempo y luego volver a la vida anterior. Lo ideal es iniciar un plan de alimentación guiado por un nutricionista y un plan de ejercicios que se pueda seguir para siempre.

Dicho plan debe ser aplicable a todos los integrantes de la familia. Todas las personas de todas las edades, incluyendo a los niños. De esta manera se podrá mejorar la calidad de vida frente al covid-19 y a otras afecciones, como la presión alta, colesterol y diabetes, entre otras.

Entre los planes saludables descubre: Dieta paleo