Miel de Agave, conoce sus peligros.


Aunque la mayoría de la personas no lo sepa, la miel no sólo se consigue a través del néctar de las flores, sino que existen gran cantidad de plantas y alimentos que nos proporcionan este sabroso dulce natural. En esta ocasión os vamos a hablar de un tipo de miel bastante desconocida y que, a pesar de todas las propiedades y beneficios que nos aporta debido precisamente a ser un alimento natural; también nos encontramos con que tiene una serie de contraindicaciones que es importante tener en cuenta. Estamos hablando de la miel de agave, ¿has oído hablar de ella? Te contamos todo lo que necesitar saber.

Te recomendamos leer también: Beneficios de la miel de thym, la gran desconocida.

Miel de agave, ¿qué es?

La miel de agave es un producto natural elaborado a partir de los azúcares del agave azul, o más comúnmente conocido como la pita. Sí, esa planta que solemos encontrar en lugares secos y que se caracteriza por ser muy dura y con espinas en sus hojas es el origen de esta miel tan particular. De echo, y como dato curioso, hay otro producto que también procede de esta planta y que seguramente no conocías: el tequila. ¿A que ahora mirarás con otros ojos a la pita o agave azul?

De esta planta también se extrae el tequila.
El agave azul es la planta de donde se extrae la mil de agave.

Para la elaboración de esta miel, se prensan las hojas de la planta y se extrae la salvia. Ésta se somete a un proceso que es el que nos da la miel de agave. Sin embargo, es aquí donde empiezan las complicaciones ya que según algunos este proceso no altera en absoluto las propiedades del agave y sigue siendo una miel saludable; pero otros opinan que debido al proceso (exposión a altas temperaturas entre otros) pierde muchas de sus propiedades y, por tanto, deja de ser un alimento saludable.

Propiedades y beneficios de la miel de agave.

Estimula la flora intestinal.

Esta propiedad, que comparten muchas mieles, es muy importante a tener en cuenta si padeces algún tipo de transtorno gastrointestinal. Al estimular la flora, no sólo estarás mejor protegido contra posibles infecciones, sino que también le ayudará a tu transito de forma totalmente natural. Por tanto podemos afirmar que la miel de agave estimula la flora, ayuda contra el estreñimiento y ayuda a inhibir bacterias intestinales.

Baja en calorías.

Como prácticamente todas las mieles, la miel de agave también es una opción para todas aquellas que estamos a dieta por su bajo contenido calórico. Al ser tan dulce, necesitaremos mucha menos cantidad de miel de agave que de cualquier otro producto que usemos para endulzar.

La miel de agave tiene también un bajo contenido glucémico.
Una pequeña cantidad de miel de agave es suficiente para endulzar cualquier comida y al ser un producto natural, las calorías que contiene son mucho menores.

Bajo índice glucémico.

En relación con lo anterior, a pesar de ser tan dulce, la cantidad de glucosa que contiene la miel de agave es mínima; esto se debe a que la mayor parte de los azúcares que la componen son fructosa. Es por esta razón por la que la miel de agave se comercializa como un producto para diabéticos, pues la fructosa no se metaboliza en la sangre y por tanto los niveles de azúcar en sangre no se ven alterados.

Peligros y contraindicaciones de la miel de agave.

Puede dañar nuestro organismo.

Como todo, los excesos nunca son buenos; y eso es justo lo que le ocurre a la miel de agave con la fructosa. La miel de agave posee tales cantidades de fructosa que, aunque en un principio no pasa nada por tomarla, si este producto se convierte en un habitual en nuestro menú podríamos llegar a tener problemas bastante serios en nuestro organismo.

Puede provocarnos la enfermedad de hígado graso.
La cantidad de fructosa que contiene la miel de agave es peligrosamente alta, por lo que puede afectar a nuestro organismo.

Para empezar y como seguramente ya sabréis, el hígado es el único capaz de procesar la fructosa. Pero con tales cantidades de fructosa (hablamos de un 85% de la composición de la miel de agave), el hígado puede sobrecargarse, transformando la fructosa en grasa y transformándola en partículas VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad) que aumentan la cantidad de triglicéridos en la sangre. Además, corremos el riesgo de sufrir la enfermedad del hígado graso la cual afecta a su funcionalidad.

Conclusiones sobre la miel de agave.

Como habrás comprobado, la cantidad de beneficios que nos aporta la miel de agave es es mayor que sus desventajas; pero obviamente los peligros de la miel de agave son mucho más importantes y a tener en cuenta. 

Lee también este artículo: Aprende más sobre el hígado graso, qué es y los síntomas que presenta.