Métodos anticonceptivos no hormonales: ¿cuáles son y cómo funcionan?


Los métodos anticonceptivos no hormonales no tienen muy buena prensa.  Se los ha considerado poco seguros o difíciles de implementar.  Sin embargo, no se puede decir que haya métodos anticonceptivos no hormonales u hormonales 100% seguro.  Más aún: cada etapa, desde que una mujer comienza su vida sexual activa, puede tener diferentes requerimientos.  Lo importante es estar informada y elegir el método que mejor se adapte a tus deseos y necesidades.

Aprende más: El ciclo menstrual

Metodos anticonceptivos no hormonales
El condon es uno de los metodos anticonceptivos no hormonales mas comunes

¿Qué son los métodos anticonceptivos no hormonales?

Muy buena pregunta pero…  comencemos por el principio.  Si todavía no estás lista para lidiar con pañales y biberones pero tienes una vida sexual activa, entonces probablemente lo que necesites sea un método anticonceptivo.

Cuando se habla de métodos anticonceptivos, lo primero que viene a la mente es la píldora.  Digamos a favor de la píldora que fue un enorme avance para la libertad de las mujeres, ya que si bien los métodos anticonceptivos siempre existieron, la píldora anticonceptiva se demostró altamente confiable y conveniente.

Desde su invención hasta la actualidad las píldoras anticonceptivas han evolucionado mucho y ya no producen muchos de los efectos secundarios que tenían las primeras.

Las píldoras anticonceptivas y otros métodos anticonceptivos como éstas, contienen hormonas: una combinación de estrógeno y progesterona que tiene como objetivo evitar la ovulación.

Los métodos anticonceptivos hormonales representan la incorporación al organismo de una cantidad adicional de hormonas que éste produce naturalmente.  Si bien la cantidad de hormonas es muy pequeña y cada vez más los anticonceptivos tienden a incluir la menor cantidad posible de hormonas, estas hormonas adicionales pueden tener efectos secundarios como:

  • Retención de líquidos
  • Aumento de tamaño de las células adiposas
  • Leve aumento de la presión arterial
  • Aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular en mujeres mayores de 35 años fumadoras.
  • Elevación de los niveles de potasio en la sangre
  • Riesgo de formación coágulos en la sangre

Los métodos anticonceptivos no hormonales tienen el mismo objetivo que los hormonales: impedir la fertilización del óvulo.  Se diferencian en que los primeros alteran el ciclo menstrual para impedir la ovulación, mientras que éstos se basan en impedir que el espermatozoide llegue al óvulo.

Los métodos anticonceptivos no hormonales actúan evitando que los espermatozoides lleguen al óvulo con barreras físicas o naturales, o inactivando y dañando el esperma.

Distintos métodos anticonceptivos no hormonales

Seamos sinceras: el método anticonceptivo no hormonal más efectivo es… ¡no tener sexo! Aunque te parezca gracioso, es el único método conocido 100% efectivo, es completamente natural y no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios.

Bromas aparte, pasemos a revisar los distintos métodos anticonceptivos no hormonales:

  • Barreras físicas: condones masculinos y femeninos, diafragma, tapa cervical y esponja anticonceptiva.
  • Dispositivos intrauterinos (DIU): DIU de cobre.
  • Quirúrgicos: Ligadura de trompas, vasectomía para los hombres.
  • Barreras naturales: retiro antes de la eyaculación, método del ritmo, método de la temperatura corporal basal y método del moco cervical.

Eficacia de los métodos anticonceptivos no hormonales

Cualquier método anticonceptivo, hormonal o no, para ser eficaz, debe ser utilizado de la manera correcta.  Para saber si serás capaz de utilizar correctamente el método, es necesario tener en cuenta no sólo sus características, sino también tu estilo de vida, prácticas culturales o religiosas, aceptación por parte de tu pareja, frecuencia de relaciones sexuales, objetivo de tu vida sexual y todo aquello que consideres que debes poner en la balanza.

Efectividad de los metodos
Algunos metodos anticonceptivos no hormonales se basan en el ritmo menstrual

Al elegir el método anticonceptivos no hormonales, debes informarte y optar por que te haga sentir más cómoda y segura, en relación con tu etapa de la vida.

Por ejemplo, los métodos quirúrgicos son irreversibles, en cambio otros permiten retomar rápidamente la fertilidad.  Si no descartas la maternidad pero quieres posponerla algunos años, es más conveniente el DIU ya que su costo es elevado.  En cambio si es sólo cuestión de un año o meses, los condones, diafragmas o espumas pueden ser más convenientes.

Pro y contra de los métodos anticonceptivos no hormonales

Veamos a continuación algunas características de estos métodos como bien los explica esta cartilla de la Fundación Nemours, sus pro y contra.

  • Abstinencia: totalmente eficaz, protege contra las enfermedades de transmisión sexual.
  • Condones masculinos: Moderadamente eficaces; tasa de embarazo 18%.  Protegen contra las ETS.  Menor espontaneidad sexual.  Indicado para mujeres que están en relaciones casuales o recién divorciadas o viudas que buscan una nueva relación.
  • Diafragma: moderadamente eficaz.  Tasa de embarazo 16%.  No protege contra las ETS.  Menor espontaneidad sexual.
  • DIU: muy eficaz.  Actúa liberando una pequeña cantidad de cobre que evita que el óvulo sea fertilizado o se adhiera a la pared del útero.   Se puede utilizar hasta por 10 años.  Tasa de embarazo menos del 1%.  Permite espontaneidad, otorga tranquilidad a la mujer.  Los DIU actuales no tienen prácticamente efectos secundarios como sus antepasados de la década del 60 del siglo pasado, que causaban enfermedad inflamatoria pélvica.  Seguros, confiables y fáciles de usar.  Indicados para mujeres de todas las edades, que ya fueron o no madres.  No indicados para mujeres en relaciones casuales ya que no protegen contra las ETS, es más, aumentan el riesgo de contagio.  La ovulación se reanuda cuando se quita el dispositivo.  Durante los primeros meses de uso puede producir períodos de mayor sangrado, calambres y contracciones, hasta que el organismo lo acepta.
  • Método del ritmo: No muy eficaz.  Tasa de embarazo 25%.  No protege contra las ETS.  Indicado para mujeres con ciclos muy regulares y que se encuentran en sintonía con sus cuerpos.  No indicado para mujeres con ciclos irregulares o cerca de la menopausia.
  • Esponja espermicida: Poco eficaz.  Tasa de embarazo 16%.  No protege contra las ETS.   Es un dispositivo de espuma de poliuretano en forma de disco que contiene una sustancia espermicida.  A la vez bloquea el cuello del útero impidiendo al espermatozoide encontrarse con el óvulo.  En mujeres que ya han sido madres es menos efectiva.  Se puede colocar hasta 24 horas antes de la relación sexual, pero se debe esperar 6 horas después para retirarlo y la esponja no puede utilizarse más de 30 horas.
  • Retiro antes de la eyaculación: poco eficaz.  Tasa de embarazo 27%.  No protege contra las ETS.
  • Amamantar: Muy ineficaz.  existe la creencia de que mientras amamantan las mujeres no pueden quedar embarazadas.  ¡Error! En realidad, mientras no tienes el período, lo que puede ocurrir hasta seis meses después del parto si estás amamantando, es difícil que quedes embarazada, pero después de esos seis meses aunque amamantes igual podrías quedar embarazada.
  • No utilizar ningún método anticonceptivo: muy ineficaz.  Tasa de embarazo 85%.  No protege contra las ETS.
Las relaciones sexuales mejoran la salud.
Recuerda que el sexo saludable es sexo protegido

Esto te va a interesar: ¿Qué sabes sobre la ovulación?


Advertisements