Cómo hacer una limpieza facial casera con resultados perfectos


Hacer una limpieza facial casera y obtener resultados perfectos no es una tarea sencilla… ¡pero tampoco imposible! En realidad, hay una limpieza facial casera de rutina, que puedes realizar fácilmente, y hay ocasiones especiales en las que se necesita una limpieza facial más profunda.  En todo caso, no está de más conocer algunos fundamentos de la limpieza facial para hacer las cosas correctamente.

Esto te interesará: Cómo hacer una crema facial blanqueadora

Limpieza facial casera
La limpieza facial casera puede hacerse con cosas de casa, productos naturales o dermocosmeticos

Qué es una limpieza facial

La limpieza facial es un proceso que tiene efectos sobre la piel, por ello la selección de utensilios y productos adecuados es fundamental.  Para realizar una limpieza facial el primer paso es realizar un diagnóstico sobre la piel, es decir, qué tipo de limpieza necesitas.  No es lo mismo tratar una piel normal o seca que una piel grasa o llena de granitos.   Además la piel del rostro no es igual en toda su extensión teniendo diferentes grados de grasitud o sequedad.  Tampoco es igual la piel de las adolescentes que una piel más madura.  Si es el caso, infórmate con un médico o dermatólogo como lo recomienda la Fundación Nemours.

El objetivo de la limpieza facial es renovar la piel del rostro, eliminando células muertas, comedones o lo que sea que altera la estética y salud de la piel.  Hay dos tipos de limpieza facial: una profunda, para ocasiones o casos especiales, y una limpieza rutinaria, de todos los días.  La limpieza facial casera puede realizarse con elementos de casa, cosméticos naturales o productos dermocosméticos.

El proceso de limpieza facial profunda tiene varias etapas:

  • Desmaquillado: comenzar por quitar el maquillaje de ojos y labios con un producto adecuado.  Puede incluir un suave masaje para mejorar la circulación.
  • Limpieza: limpiar el resto del rostro con una leche, gel o emulsión limpiadora para eliminar la suciedad y restos de polución, sebo o sudor que se hayan acumulado durante el día.  Se realiza con algodón o esponjilla.  Las emulsiones limpian mediante una acción detergente que desprende la suciedad, luego ésta es arrastrada con agua; está compuesta por una fase oleosa o sustancia grasa, generalmente aceites vegetales, y una fase acuosa (60% agua).
  • Exfoliación: consiste en quitar las células muertas de la capa superficial de la epidermis, acompañada de un masaje para activar la circulación y promover la regeneración celular.
  • Extracción de impurezas: sólo si es necesario.  Incluye extracción de comedones (sebo y células muertas).
  • Aplicación de una mascarilla.   La mascarilla debe ser apropiada a tu tipo de piel y tratamiento a realizar: absorbente, hidratante o lo que se necesite.  Si se aplica una mascarilla con calor aumenta la sudoración, funde la secreción sebácea y destapa los orificios.   Las mascarillas deben ser pastosas, fáciles de aplicar y retirar.  Pueden ser frías, calientes o autotérmicas (toman temperatura al aplicarse).    Según su composición las mascarillas pueden ser cremosas (ideales para pieles maduras), coloidales (forman una película plástica sobre la piel), terrosas (a base de arcilla, indicadas para pieles grasas), o de gel, con propiedades refrescantes y descongestivas, ideales para pieles sensibles.  Por último mascarillas de parafina o cera de abejas, se utilizan calientes.
  • Tonificación:  El objetivo de esta etapa es devolver a la piel el pH después del proceso de limpieza; utilizar un tónico que además tenga propiedades beneficiosas para el tipo de piel como astringente, calmante o antiséptico.
  • Hidratación:   Consiste en la aplicación de cremas sobre la superficie con propiedades hidratantes y protectoras de los factores externos como frío, sol o polución ambiental.
Una limpieza facial casera
Sigue los pasos para una limpieza facial casera y los resultados te sorprenderan

La limpieza facial debe realizarse todos los días.  Sus etapas son:

  • Desmaquillado.
  • Limpieza con leche limpiadora.
  • Hidratación con agua y restauración del pH con un tónico.
  • Masaje con crema hidratante.

Equipo necesario para una limpieza facial casera

Como decíamos, la limpieza facial casera puede hacerse con cosas de casa, productos naturales o dermocosméticos.  Como sea, necesitarás un pequeño equipo para realizar una limpieza facial casera con resultados óptimos.  Chequea esta lista:

  • Boles o recipientes para el agua y enjuague de esponjillas.  Te recomendamos tener boles exclusivos para la limpieza facial casera.
  • Esponjillas:  se utilizan para retirar los productos aplicados.  Prefiere esponjillas desechables.
  • Pañuelos descartables: pañuelos de papel necesarios para secar la piel después de retirar cada producto, también puedes utilizarlos para la extracción de comedones.
  • Discos de algodón: se utilizan para aplicar el desmaquillante en ojos y labios.
  • Espátulas: son necesarias para tomar la porción de crema o producto del envase, para evitar la contaminación.  También para la aplicación de mascarillas.
  • Pulverizador o aspersor: puede utilizarse para refrescar el rostro con agua o productos tonificantes.
  • Elementos de protección: puede ser necesario utilizar guantes descartables, toallas de mano para secarse, bata descartable para proteger la ropa.

Tipos de productos para una limpieza facial casera

Es interesante conocer los distintos tipos de productos a utilizar de acuerdo al tipo de piel.

  • Piel seca: la piel seca tiene pH alcalino; el producto debe tener sustancias ácidas para compensar.  Los tónicos no deben contener alcohol y en cambio deben ser ricos en glicerina y caléndula.
  • Piel grasa: El producto debe tener mayor base acuosa y sustancias astringentes.  Deben contener mayor cantidad de alcohol y elementos como hammamelis o pepino.
  • Piel sensible: debe contener elementos descongestivos como extracto de manzanilla, avena o caléndula.  Baja cantidad de alcohol, sí deben contener glicerina.
  • Pieles maduras: deben contener sustancias nutritivas e hidratantes, como jalea real, aceite de ricino, trigo o almendras.
  • Desmaquillante de ojos y labios: deben contener aceites minerales o vegetales, de base acuosa, pueden contener rosa, tilo, manzanilla, caléndula.

Cuidado de los productos de limpieza facial casera

Ya sea que utilices productos de casa, cosméticos naturales o dermocosméticos, es importante tener en cuenta factores que influyen sobre su conservación, para obtener resultados satisfactorios:

  • Temperatura y luminosidad: los productos deben conservarse y utilizarse a la temperatura y luminosidad indicada en la etiqueta.  Mayor o menor temperatura o luminosidad puede desestabilizar el producto o modificar o alterar las reacciones esperadas.
  • Reacciones químicas: se debe evitar el contacto de los productos con contaminantes, contacto con el oxígeno o con otros productos, ya que pueden producir reacciones químicas que anulen la efectividad o alteren la calidad.  O lo que sería peor, provoquen reacciones alérgicas en la piel, irritación o infecciones.

En síntesis: mantener los envases bien cerrados, en ambientes secos, oscuros y frescos, a salvo del contacto con otros productos que puedan contaminarlos. 

Aceites esenciales
Los productos naturales deben conservarse en ambientes frescos, oscuros y secos

Aprende más: La maravillosa mascarilla de aguacate