Conjuntivitis remedios caseros pero sólo si es necesario


La fitoterapia provee muchos recursos para la conjuntivitis remedios caseros y naturales.  Sin embargo la conjuntivitis suele ser leve y no necesitar ningún tratamiento para curarse sino que desaparece sola.  Antes de utilizar remedios caseros es importante estar seguras acerca de su origen, ya que no siempre tiene la misma causa aunque los síntomas sí coinciden.

Esto te interesará: ¿Por qué tengo el ojo rojo?

Conjuntivitis remedios caseros
Previene la conjuntivitis con buenos habitos de higiene y alimentacion

Aprendiendo acerca de la conjuntivitis

Para comenzar, te invitamos a repasar tus conocimientos de anatomía del ojo.   Como recordarás, la cara posterior de los párgapdos y la parte libre del globo ocular están recubiertos por una membrana: la conjuntiva.  Es un órgano muy importante ya que alberga vasos, glándulas y nervios.

Por ejemplo se encuentran en la conjuntiva dos tipos de glándulas: las que producen mucina y las lagrimales accesorias.  La mucina es una sustancia que forma parte de las lágrimas; y las lagrimales accesorias producen la parte acuosa de la lágrima. 

De todas formas, en la producción de las lágrimas intervienen también otras glándulas.  De hecho, las lágrimas tienen una composición compleja y su función es lubricar y mantener limpio el ojo formando una película sobre la córnea.  Cada 10 a 20 segundos la película se rompe; entonces se produce el parpadeo  y con éste la producción de una nueva película protectora.

La conjuntivitis en la enfermedad de los ojos más habitual en niños y adultos y generalmente afecta los dos ojos.

Sencillo, ¿no es cierto? La conjuntivitis se produce cuando la membrana conjuntiva se inflama por alguna de las causas que veremos a continuación.

Causas y síntomas de la conjuntivitis

infeccion en los ojos
Los ojos se enrojecen a causa de infecciones

Hay varios tipos de conjuntivitis de acuerdo a los agentes que las causan:

  • Virus o bacterias, que producen la conjuntivitis infecciosa (virósica o bacteriana).
  • Sustancias alérgicas como ácaros, polvo, polen o pelos de animales, que produce la conjuntivitis alérgica.
  • Cosméticos, productos que se utilizan para la limpieza de lentes de contacto,  medicamentos o exposición a pantallas, que causan la conjuntivitis irritativa.
  • Virus o bacterias que se contagian en el momento del parto, producen la conjuntivitis del recién nacido.

Las principales causas de la conjuntivis son:

  • Infecciones por virus o bacterias, los mismos que producen enfermedades como anginas, sinusitis, otitis y algunas enfermedades de transmisión sexual.
  • Problemas emocionales como depresión o estrés.
  • Malos hábitos como restregarse los ojos, trabajar con mala luz, no tomar los descansos suficientes si se trabaja muchas horas frente al ordenador.
  • Mala higiene ocular, utilización de productos inadecuados o demasiado irritantes.
  • Falta de nutrientes en la alimentación.
  • … ¡o todos estos juntos!

A pesar de ser una enfermedad leve y que generalmente se cura por sí misma, uno de los principales problemas de la conjuntivitis es que, si es de origen viral o bacteriano, es muy contagiosa. La conjuntitivis irritativa no es contagiosa, pero la irritación y picazón hace que la persona afectada se toque los ojos y pueda producirse una infeccíon secundaria por virus o bacterias de las manos.

Para evitar el contagio, sigue estas simples pero efectivas prácticas:

  • Lavarse las manos antes aplicar a la conjuntivitis remedios caseros o recetados.
  • No frotarse o tocarse los ojos.
  • No compartir anteojos, lentes de contacto ni maquillaje.

Según una publicación del CDC de los Estados Unidos, determinar la causa de la conjuntivitis puede ser difícil, porque en realidad los síntomas son los mismos cualquiera sea la causa:

  • Ojos rojos, enrojecimiento intenso.
  • Enrojecimiento de la parte interior del párpado.
  • Secreción amarillenta, blanca o verdosa que puede formar lagañas.
  • Fotofobia o hipersensibilidad a la luz.
  • Molestia en el ojo, sensación de tener arenilla.
  • Picazón.
  • Dolor.

Analizando estos síntomas, es importante saber que si aparece dolor o los síntomas empeoran, es necesario consultar con el médico.

Para la conjuntivitis remedios caseros que alivian la inflamación

Como bien lo aclaran las publicaciones médicas, la conjuntivitis es una enfermedad que se cura por sí misma y que, si no mejora, necesita atención médica pues puede ser necesario utilizar algún producto farmacológico.

Para la conjuntivitis remedios caseros que alivian la inflamación y ayudan a la recuperación de la salud ocular pueden ser infusiones o compresas.  Chequea esta lista:

  • Manzanilla, reconocida por sus porpiedades antiinflamatorias y antisépticas, sin embargo no debe utilizarse en el caso de conjuntivitis causada por alergenos.  Prepara una infusión de una cucharada de flores secas por taza de agua, dejando infusionar durante 15 minutos.  Mojar una gasa en este líquido y aplicar sobre los ojos.
  • Agua de caléndulas y hammamelis: ayuda a deshinchar y desinflamar los párpados por su efecto antiinflamatorio y antiséptico.
  • Celidonia, para aliviar la conjuntivitis remedios caseros de los más utilizados son las compresas oculares de celidonia.  Prepara una decocción con 15 gramos de hojas frescas por litro de agua dejando hervir dos minutos.  Aplicar como compresas con gasa o algodón.
  • Pepinos: refrescantes y desinflamatorios.  Colocar una rodaja de pepino fresco sobre cada ojos.
  • Té: el té de toda la vida, tiene propiedades astringentes y desinflamatorias.  Prepara una infusión con una cucharada de té por taza de agua, deja entibiar y aplica en forma de compresas o… utiliza el mismo saquito con el que acabas de preparar una taza de té, aplicándolo sobre los párpados durante 10 minutos.

Alimentos que aseguran buena salud ocular

Nuestros ojos necesitan una adecuada provisión de vitaminas y nutrientes para mantenerse sanos y saludables. Una de las vitaminas más necesarias es la vitamina E que protege las memabranas; se encuentra en semillas y germen de trigo.

También son importantes las vitaminas A y C, los betacarotenos y las antocianidinas.  Los betacarotenos se encuentran en los vegetales de color naranja, amarillo o rojo como zanahorias, zapallo, mango espárragos y espinacas.  Las antocianidinas sohn unos flavonoides que intervienen en la provisión de caudal sanguíneo a la sangre, protección del colágeno y terminales nerviosas de la retina.  Se encuentra en frutos rojos como arándanos, zarzamoras, moras, frambuesas y cerezas; también en las manzanas, ciruelas, berenjenas y col morada.

Aprende más: Otras enfermedades de los ojos

Las semillas de chia son una agradable fuente de suplementos nutricionales.