El herpes labial y su tratamiento natural


El herpes labial es una enfermedad vírica que hemos padecido todos en algún momento de nuestra vida. Aunque no se trata de una enfermedad grave a diferencia de la mononucleosis, ya que desaparece a los pocos días, es cierto que se trata de una enfermedad bastante molesta y contagiosa, ya que se transmite a través de la saliva. En esta ocasión queremos hablaros sobre el herpes labial y su tratamiento natural, para que podáis aliviar sus síntomas desde casa y pasarlo de la mejor manera posible.

Quizás te interese leer: ¿Podemos evitar el herpes genital?

El herpes labial y su tratamiento.

Cuando relacionamos la palabra herpes labial y tratamiento, posiblemente muchas de vosotras penséis automáticamente en una cosa: alcohol. Lo cierto es que este remedio es bastante efectivo, ya que el alcohol lo que hace es secar el herpes, además de evitar que se infecte y se propague hacia otra parte del labio.

Otro de los tratamientos posibles para acabar con él son las cremas antivirales que venden en cualquier farmacia. Este es sin duda el remedio más rápido efectivo, ya que estamos hablado de un compuesto químico creado para tratar estas afecciones.

Desaparece a los pocos dias
El herpes labial es una enfermedad vírica que hemos padecido todos en algún momento de nuestra vida.

El herpes labial y su tratamiento natural.

Aparte de lo descrito en el apartado anterior, el herpes labial puede combatirse de forma totalmente natural y sin necesidad de gastarse el dinero en comprar una crema específica. Por supuesto, ten en cuenta que estos remedios no van a ser tan efectivos en cuanto al tiempo, pero con un poco más de paciencia y constancia conseguirás los mismos resultados y con productos completamente naturales. ¿Quieres saber de qué productos estamos hablando? Toma nota.

Ajo.

El ajo es un antivírico muy potente, como seguramente ya sabréis. Sus increíbles propiedades lo convierten en más de una ocasión en el aliado perfecto en los remedios naturales y, en esta ocasión, contra el herpes labial. Lo único que tienes que hacer es cortarlo y frotar la zona infectada con la parte de dentro del ajo.

Té negro.

Suena raro, ¿verdad? Sin embargo, las propiedades del té son muy numerosas y, en este caso el té negro nos va a servir de gran ayuda para aliviar el dolor y hacer que cicatrice mucho antes, con sólo una simple bolsita aplicada directamente sobre el herpes.

tratamientos naturales para el herpes labial
Para el herpes labial existen algunos remedios naturales que nos ayudarán a combatirlo sin necesidad de recurrir a los medicamentos.

Limón.

Como todos sabemos, el limón es un increíble desinfectante con propiedades antisépticas, por lo que simplemente aplicando unas gotas sobre el herpes labial serán suficientes para eliminarlo. Ten en cuenta que el limón va a tener el mismo efecto que el alcohol, lo va a resecar y a desinfectar, por lo que probablemente éste sea el mejor remedio natural contra el herpes que encuentres. Sin embargo te avisamos, ¡escuece!

Sal.

Aunque este remedio natural sea bastante desagradable por su escozor, es uno de los más efectivos. Lo único que tienes que hacer es aplicar un poco de sal sobre el herpes y dejar que actúe unos segundos. Luego retira la sal con agua, con cuidado de no restregar demasiado en el herpes.

Miel y vinagre.

Tanto las propiedades de la miel como las del vinagre nos van a ayudar a combatir el herpes. El vinagre actuará de forma similar al limón, mientras que la miel aliviará el dolor y eliminará las costras provocadas por la infección. Lo único que tienes que hacer es mezclar muy bien una cucharadita de miel con un chorreoncito de vinagre y aplicar directamente sobre el herpes, como si fuera una crema, y dejar actuar. Cuando notes que la miel empieza a secarse, retíralo.

Se transmite por la saliva.
El herpes labial es una enfermedad muy molesta y contagiosa.

Herpes labial y su tratamiento: recomendaciones.

Por último, os dejamos una serie de recomendaciones para que las tengáis en cuenta siempre que os salgan estas ampollitas tan molestas:

  • ¡Stop besos! Ya sabes que es muy contagioso, por lo que evita besar a nadie mientras dure.
  • Cuidado con las toallas que usáis en casa de forma común, el beber de un mismo vaso, etc. Son cosas que normalmente hacemos sin pensar, ya que estamos acostumbrados, pero pueden contagiar al resto de la familia.
  • Al aplicar los remedios, sea cual sea el que uses, procura hacerlo siempre con las manos bien limpias para evitar infecciones y con un bastoncillo o un trozo de algodón. Ten en cuenta que, si se infecta mientras intentas curarlo, luego costará mucho más eliminarlo.

Te recomendamos que leas también: Refuerza tu sistema inmunológico con estos consejos.