Dieta para colon irritable, cómo encontrar tu dieta ideal


¿Tu tratamiento no acierta con la dieta para colon irritable? El colon irritable es un síndrome que afecta a un 10 – 15% de la población adulta, y es más común en las mujeres y los menores de 45 años.  Si a veces las dietas no funcionan es porque esta enfermedad tiene un alto componente psicológico.  Para encontrar la dieta ideal debes trabajar en equipo con tu médico y hacer cambios en tu estilo de vida.  En esta nota te explicaremos cómo hacerlo.

Aprende más: Sindrome del colon irritable

Dieta para colon irritable
Dieta y control del estres son necesarios para el tratamiento del SII

Avances en la dieta para colon irritable

Hasta ahora, el síndrome del colon irritable es una enfermedad que no tiene cura.  Es tratada con dieta, medicación, probióticos y  atención de salud mental.  Sin embargo, un interesante estudio realizado en el año 2016 por la Universidad de Monash, en Australia, descubrió un conjunto de hidratos de carbono fermentables que produjeron un significativo alivio de los síntomas de la enfermedad. Aunque no se conoce muy bien la causa, algunos alimentos ricos en fibra y azúcares simples como avena, arroz, quinoa, alimentos proteicos y algunas frutas y verduras junto con evitar productos de trigo y almidones, limitar la fruta fresca, alcohol y cafeína y evitar los edulcorantes dieron como resultado, en menos de dos semanas, un notable alivio de los síntomas. Esta dieta para colon irritable puede tener algunas dificultades para lograr la adhesión del paciente,  pero es sabido que  las mismas dietas pueden o no funcionar para pacientes diferentes.  Algunos están más motivados que otros, o prefieren tratamientos no farmacológicos, o algunos síntomas como dolor y distensión abdominal están más presentes que en otros. Cada nueva intervención en la dieta exige un trabajo en equipo entre el médico, nutricionistas y paciente.  Así, muchas personas pueden controlar los síntomas con cambios en el estilo de vida y aprendizaje del manejo del estrés.  Actualmente el tratamiento, incluida la dieta para colon irritable, procura implementar una estrategia, combinando dieta, medicación, educación y cambios en el estilo de vida, para lograr reducir la frecuencia y la gravedad de los síntomas. Por ejemplo: en casos de diarrea, incluir alimentos que endurecen las heces como queso y plátanos, y llevar un diario de alimentos para detectar cuáles produjeron diarrea a fin de evitarlos.

alimentos ricos en fosforo
Los quesos y platanos ayudan a endurecer las heces

Si, en cambio, padeces estreñimiento, considera incorporar alimentos ricos en fibra, frutas y agua de cocción de ciruelas pasas, como así también suplementos de fibra.  Si tu síntoma preponderante son los gases o hinchazón, igual que en el caso anterior, debes llevar un diario de alimentos para evitar los que te causan gases.  Comúnmente los gases son provocados por las legumbres, fructosa, edulcorantes, yogur, leche y cafeína.   Si no puedes prescindir de los lácteos, toma leche sin lactosa. La salud emocional es fundamental para un buen control del síndrome del colon irritable.  Es una enfermedad muy estresante y el estrés está ligado al empeoramiento de los síntomas.  Procura aprender técnicas de relajación, respiración y meditación, yoga y otros cambios en tu estilo de vida, como combatir el sedentarismo y hábitos como el alcohol o el tabaco. La educación es el otro pilar del tratamiento.  De hecho la educación ha sido incorporada como una de las bases del tratamiento de muchas enfermedades como por ejemplo la diabetes.  Es interesante unirse a un grupo de apoyo, mantenerse informado y educar a las personas que te rodean para que sepan más acerca de tu enfermedad.

Dieta para colon irritable, lo que debes saber

Lo que comes juega un papel importantísimo en la evolución y tratamiento de la enfermedad.  Tal vez por tu propia cuenta hayas comenzado a excluir alimentos que crees que empeoran tus síntomas; sin embargo… ¡la nutrición es lo más importante! Consulta con tu médico y asegúrate de que tu dieta contiene todos los nutrientes que necesitas para una alimentación saludable. Por ejemplo si notaste que la leche te hacía mal y la quitaste de tu dieta, puede ser que estés padeciendo deficiencias de calcio y sea necesario un suplemento.  Sólo tu médico podrá indicarte cómo componer una dieta saludable y beneficiosa para la enfermedad. Hay algunos alimentos que pueden provocar mayores síntomas de la enfermedad.  Sin embargo, como lo dijimos anteriormente, las dietas para colon irritable deben ser muy personalizadas ya que probablemente leas una lista de alimentos y no encuentres los que te causan daño, o aparezcan otros que son inocuos para ti. En general, los alimentos que provocan síntomas son:

  • Alimentos ricos en grasa
  • Comida picante
  • Productos lácteos (leche, yogur, queso, helado)
  • Legumbres
  • Cebollas
  • Repollo
  • Grandes cantidades de alcohol o cafeína
  • Edulcorantes que contienen sorbitol y fructosa

Los alimentos que pueden reducir el riesgo de eventos son:

  • Frutas y vegetales como aguacate, zanahorias, calabaza, manzanas, peras, comporta de frutas, plátanos maduros, crema de vegetales.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Granos enteros y otros alimentos ricos en fibra (se deben incorporar a la dieta gradualmente acompañados de abundante agua).
  • Cereales y tubérculos como arroz, patatas y boniato.  Pastas y pan no integrales pueden consumirse con moderación.
  • Utilizar hierbas aromáticas como laurel, tomillo o romero que además servirán para combatir las bacterias infecciosas.

Lleva un diario de la dieta para colon irritable

Las claves para alcanzar una dieta para el colon irritable que disminuya los síntomas y eventos y al mismo tiempo te permita alimentarte saludablemente son el diario de alimentos y el trabajo en equipo con tu médico y nutricionistas.

  • En el diario debes anotar qué comiste y qué efecto o reacción hubo.
  • Si se indican cambios debes hacerlos gradualmente registrando los resultados.
  • Evita los alimentos que causaron síntomas más de una vez.
  • Consulta con tu médico y nutricionista cómo reemplazar esos alimentos.
  • Come porciones más pequeñas con más frecuencia (por ejemplo seis comidas pequeñas en vez de cuatro grandes).
  • Come despacio.
  • Trata de no tragar aire al comer.
  • Bebe más agua.
Dieta para colon irritable
Lleva un diario de alimentos para ajustar tu dieta para colon irritable

Descubre más: Dieta para el colon irritable