Dieta blanda para niños, ¡no tiene por qué ser aburrida!


La dieta blanda para niños es un recurso a utilizar cuando, por distintas razones, los niños no pueden comer la comida de todos los días pero debemos mantener su nivel nutricional. Es necesaria frente a diferentes enfermedades o afecciones, y básicamente debe cumplir los siguientes requisitos: alimentos blandos, suaves y con bajo contenido en fibra. La dieta blanda para niños de toda la vida fue arroz, pescado al vapor y y agua de limón, pero los niños de hoy en día no la aceptan tan fácilmente. ¿Debes seguir dieta blanda para niños y no sabes qué preparar? No te preocupes. Aquí estamos nosotros para ayudarte.

Aprende más: Dieta blanda para la gastritis

Dieta blanda para ninos
Facilita la dieta blanda para ninos con platos divertidos

Tipos de dieta blanda para niños

Cuando hablamos de dieta blanda para niños, podemos referirnos a dos tipos de dieta: la dieta blanda de fácil masticación, que en realidad pueden ser los mismos alimentos de siempre sólo que modificando la textura para facilitar la masticación y deglución, y la dieta blanda de fácil digestión o dieta de protección gástrica.

En todos los casos se modifica la forma de cocción para hacer alimentos más livianos y digeribles.  Formas de cocción: alimentos hervidos, al vapor o al papillote, a baño María, a fuego lento con el mínimo de aceite posible.

La forma de administración: se debe comer con frecuencia y en volúmenes pequeños, como bien lo explica la NIH.

Por último la forma de presentación: organiza platos divertidos, con formas de caritas o animales.  Todo lo que ayude a una mejor ingestión y disfrute del alimento será bienvenido.

Veamos con mayor detalle los dos tipos de dieta blanda para niños.

La dieta blanda de fácil digestión se basa en la selección de alimentos y formas de cocción. El objetivo es que los alimentos puedan metabolizarse con el menor gasto energético posible y con la menor cantidad posible de producción de ácido clorhídrico en el estómago.

La necesidad de esta dieta puede deberse a enfermedades digestivas, convalescencia de enfermedades u otras situaciones similares.

En líneas generales, la dieta blanda de fácil digestión es una dieta baja en grasas y fibras y con pocos azúcares simples. Los alimentos que la componen son:

  • Carnes magras, pescados, huevos revueltos.
  • Frutas no ácidas, sin piel, maduras, cocidas.  Evitar las frutas ácidas, jugos de frutas ácidas, tomates.
  • Vegetales suaves no fibrosos, cocidos (no legumbres).
  • Bizcochos y panes tostados, que sea necesario masticar para activar el sistema digestivo.
  • Yogur descremado, leche sin lactosa.

Este tipo de dieta blanda para niños está indicada frente a enfermedades del aparato digestivo, frente a una operación o durante una convalescencia.

La dieta blanda de fácil masticación se llama también dieta blanda mecánica. Está pensada para asegurar la alimentación en casos de dificultad para masticar alimentos, por ejemplo un caso típico de este tipo de dieta blanda para niños es la colocación y adaptación de aparatos de ortodoncia.

Esta dieta es variada, equilibrada y formada por alimentos de fácil masticación y en realidad no tiene más restricciones que la textura de los alimentos, que pudieran hacer difícil la masticación y deglución. Sin embargo, también deben evitarse los alimentos ácidos o irritantes.  Prefiere:

  • Pan de molde
  • Frutas maduras
  • Todo tipo de productos lácteos

Si tener que adoptar una dieta blanda en el caso de adultos, es bastante poco gratificante… ¡imagina qué ocurre con los niños!

Además, desde el punto de vista nutricional, aún en casos extremos como prepararse para una operación quirúrgica, o estar convalesciente de una cirugía o enfermedad, no es conveniente que los alimentos sean poco agradables o gratificantes.

Poder distinguir sabores y texturas y disfrutar una comida con buen sabor también forma parte del proceso de mejoría.

Dieta blanda para ninos
Los pures y cremas son bien aceptados por los ninos si tienen buen sabor y aspecto apetitoso

Ingredientes para una dieta blanda para niños

Como decíamos al comienzo, la dieta blanda para niños clásica está compuesta por arroz blanco y pescado hervido.  Hummmm…. No suena muy apetecible, ¿no es cierto? Pongamos manos a la obra y organicemos un menú de dieta blanda para niños saludable y apetitoso.

Cualquier proceso que estén atravesando los niños que necesite una dieta blanda, seguramente se hará más tolerable y pasará más rápido si la comida es sabrosa y tentadora y contiene los alimentos que más les gustan.

  • Arroz: el arroz es un gran protagonista de la dieta blanda para niños.  Utilízado como base para distintas preparaciones: arroz con leche, bebida de arroz, sopa de arroz con pollo.
  • Pescado blanco: hervido, sin grasa, es el otro gran peso pesado de la dieta blanda para niños.  Ofrécelo condimentado con cilantro, perejil o laurel, tres condimentos con propiedades digestivas.  Prepara un estofado suave de pescado con zanahorias y tofu.
  • Calabaza: es un vegetal de sabor suave y muy versátil para utilizar en distintas preparaciones.  Puedes realizar cualquier preparación con calabazas reduciendo las cantidades de sal, cebollas u otros componentes ácidos, y adaptando la receta a las formas de cocción recomendadas.
  • Miso: favorecedor de la digestión por sus enzimas y lactobacilos.  La sopa de miso ayuda a regularizar el sistema digestivo.
  • Zanahoria: combinada con calabaza y un vegetal de hoja verde de sabor suave, se pueden preparar cremas ol combinarlas con arroz.  La zanahoria aporta vitaminas y minerales.  Se puede condimentar con albahaca, una especia de acción emoliente y protectora de la mucosa del estómago.
  • En general vegetales de color naranja: por su contenido en vitamina A, que tiene la virtud de regenerar las mucosas.
  • Boniato: mejor que la patata ya que es de sabor más dulce y textura más suave.  Prepararlas hervidas, asadas o en crema.
  • Plátanos al horno: una novedad que puede acompañar la tradicional pechuga de pollo hervida.
  • Peras y manzanas en compota: la compota de frutas es la forma perfecta de incorporar frutas a una dieta blanda para niños.  Combina las peras con castañas, las manzanas con zanahorias y las peras con las manzanas.  La compota de frutas puede ofrecerse a distintas horas del día y no sólo como postre.  Por ejemplo para la merienda se pueden combinar con yogur y aromatizar con canela.
  • Gelatina y helados de agua: grandes componentes que harán más divertida y fácil de llevar la dieta blanda.  Los helados de agua están especialmente indicados para los niños que están realizando el proceso de adaptación a su ortodoncia, ya que el frío tiene un efecto anestésico que mitiga las molestias.
Dieta blanda para ninos
Las gelatinas y helados de agua son un excelente recurso para la dieta blanda para ninos

Esto te interesará: Dieta para la gastroenteritis