Dieta para la gastroenteritis, la opción ideal para la salud de toda la familia


Es muy probable que conozcas a una persona que haya sufrido de gastroenteritis. Esta enfermedad de síntomas potentes puede resolverse en cuestión de pocos días siguiendo una debida dieta para la gastroenteritis. Se sabe que en ciertas épocas del año la afección estomacal tiene mayor incidencia, por ejemplo en otoño.

Pero ¿cómo se origina? Resulta que en la mayoría de los casos ocurre por intoxicación mediante alimentos. En otras ocasiones, viene dada por tóxicos, medicamentos, virus e incluso infecciones bacterianas propias del verano. Al ser contagiosa, no es de extrañarse que aparezcan varios casos en la familia, el trabajo e incluso en las escuelas. Por ello, debes estar preparada y saber cuáles son los nutrientes que te ayudarán a curarla.

Así debe ser la dieta para la gastroenteritis, fácil y rápida de aplicar

Antes de comenzar la dieta debes tener en cuenta que automedicarte es la última opción por la que debes apostar. Adicionalmente, deja a un lado las bebidas alcohólicas, con exceso de gases, muy frías o con demasiada azúcar.

En cuanto a los alimentos es importante que evites aquellos con mucha grasa, carbohidratos pesados. Recuerda que la indigestión se produce de forma inmediata y desde ese mismo instante debes comenzar con tu dieta para la gastroenteritis. A continuación, te invitamos a tener en cuenta esta dieta para la afección con una duración de tres días:

Toma tus precauciones con la dieta para la gastroenteritis
La gastroenteritis está a la orden de día en la temporada de otoño.

Desayunos

Ingiere un vaso de agua o suero oral.

En caso de que tengas vómitos, espera una hora antes de tomar cualquier bebida. La idea es que luego de trascurrido el tiempo tomes sorbos cada 10 minutos para que no regresen las náuseas.

¿Puedes preparar tu propio suero? La respuesta es afirmativa, con solo un litro de agua, 3 cucharadas de azúcar, media cucharada de bicarbonato, media de sal y el zumo de 3 limones es suficiente para realizarlo en casa.

Almuerzos

Hacia la hora del mediodía puedes introducir otros alimentos a tu dieta. Entre tus opciones debes contemplar pollo o carne a la plancha, pescado blanco, plátano maduro. Si te sientes muy mal, no te obligues a comer, con solo unos pocos bocados es suficiente, después de todo no quieres sobrecargarte.

En caso de que los alimentos con consistencia no sean de tu preferencia, tomar cremas o sopas caerá bien al sistema digestivo y tendrás sensación de llenura. Recuerda no incluir nada de lácteos a las cremas de verduras.

Cenas

Para la cena es indispensable que optes por alimentos fáciles de digerir. Te recomendamos comer puré de zanahoria, arroz hervido, caldo de pollo o carne, ensaladas. Nada de lácteos ni embutidos, estos podrían empeorar la salud de tu estómago.

Plátano en la dieta para la gastroenteritis
Consumir plátano es ideal para las personas con enfermedades estomacales.

¿Cómo administrar la dieta para la gastroenteritis a un niño pequeño?

Si el enfermo es tu hijo o un niño pequeño que viva en casa, debes continuar dándole pecho o biberón. Además, incluye suero y proporciones de líquidos cada cierto tiempo. Lo ideal es que se mantenga hidratado para evitar una salida de emergencia al hospital o visita al doctor.

Cuando el niño ya no toma el biberón ni pecho, se recomienda que siga una dieta balanceada entre líquidos y aportes alimenticios que le permitan mantener la ingesta de nutrientes en su organismo. Eso sí, no puede comer nada de golosinas, chocolates y dulces con colorante artificial.

Importancia de lavar los alimentos en la dieta para la gastroenteritis

Mantener limpios los alimentos es una premisa que debes considerar en todo momento. No obstante, en momentos cuando el tracto digestivo está afectado por una enfermedad, es necesario hacer mayor hincapié en este punto.

Para ello, toma en cuenta que la dieta para la gastroenteritis hace frente al contagio por bacterias y virus. Así que verduras y frutas deben estar bien lavadas, el agua filtrada y siempre alejados de los agentes que puedan ocasionar intoxicación.

Durante este periodo de dos o tres días, además de lavar bien los alimentos, se recomienda consumirlos cocidos. Por eso, si quieres comer frutas como por ejemplo una manzana, sería perfecto para ti o para el enfermo consumirla a modo de papilla.

Entonces, ya sabes qué alimentos puedes incluir en la dieta para la gastroenteritis. Como ves, es un tratamiento sencillo y fácil de aplicar. Si observas síntomas similares a fiebre alta, dolor agudo en el estómago o ano, sangre o moco en las heces o no mejoran los vómitos, es hora de que consultes con tu médico de cabecera.

Conoce la dieta para la gastroenteritis.
Si luego de tres días continúas con los síntomas, es hora de que asistas al doctor.

Sigue leyendo: Dieta blanda para la gastritis, ¿qué alimentos debo incluir?