Los terribles cólicos de los bebes: crisis para toda la familia


Cólicos en el niño se considera que es “un llanto incontrolable en un bebé sano”. Se define que el bebé padece de cólicos si tiene menos de 5 meses de edad y llora por más de tres horas seguidas. Este acontecer se debe mantener durante tres o más días a la semana durante al menos tres semanas. Esta es la llamada regla de 3.

Otros artículos de interés: ¿QUIERES CONOCER MÁS SOBRE EL LLANTO Y LAS LÁGRIMAS?

¿Qué significa el llanto?

El llanto infantil es un hecho de la vida de la vida del niño. Es una de las más importantes formas por no decir que es la única manera en que nuestros recién nacidos pueden comunicarnos sus necesidades.

De hecho, llamamos a los bebés «infantes». Y esto es consecuencia de que no pueden decirnos qué hay en sus pequeñas mentes. De hecho, la palabra infantil proviene del latín antiguo y significa «sin voz».

Se considera que los colicos se caracterizan por presentar un llanto incontrolable en un bebé sano.
El bebé padece de cólicos si tiene menos de 5 meses de edad y llora por más de tres horas seguidas en tres o más días a la semana durante al menos tres semanas

Razones para justificar el llanto

Afortunadamente, la mayoría de las veces incluso los chillidos más apasionados de un bebé significan algo. Y en la mayoria de las ocasiones es porque tiene hambre. Tambien ocurre si está húmedo, se encuentra sucio o solitario, y se callará una vez que le brindes lo que necesita.

Pero, ¿qué pasa si su lindo chico sigue llorando a pesar de que ha sido alimentado, tiene un pañal seco y está siendo abrazado en sus brazos? ¿Qué pasa si sientes que has intentado todo y que el llanto, mas que eso, el grito no se detiene? Eso es cuando los padres comienzan a preguntarse si su bebé puede de hecho tener la condición misteriosa llamada cólico, o mas bien griterío persistente.

¿Cómo saber si el bebé tiene cólicos?   

Los estudios muestran que el cólico afecta del 10-15% de todos los bebés, y alrededor del 50% de los niños lloran por más de 1 hora al día.

Lo cierto es que ciertos aspectos del cólico, entre los que encontramos sus causas, no se entienden.

Acerquémonos a lo que hasta el momento se conoce.

  • Los bebés con cólicos usualmente comienzan a mostrar síntomas aproximadamente 2 semanas después de haber nacido.
  • Después de los primeros 3 ó 4 meses de vida, generalmente los cólicos desaparecen.
  • El género y el estilo de alimentación, es decir biberón versus mama, no aumentan las posibilidades de que un bebé tenga cólicos.
  • La presencia de cólicos en un bebé no indica que el niño será menos inteligente o menos saludable que un bebé sin cólicos.

Desinformación común sobre cólico

Para la mayoría de los investigadores de las ciencias médicas, los cólicos han sido un tema bastante confuso. Muchos factores pueden conducir a la irritación que viene con cólico, pero no se ha identificado una «causa» específica.

Algunas de las causas de los cólicos, frecuentemente citadas, aunque no por esto dejan de ser incorrectas son:

  • intolerancia a la lactosa con el consiguiente trastorno digestivo que se produce
  • gases
  • exceso de estimulación
  • ardor de estómago

Otras causas de cólicos

Otra teoría sobre los cólicos es que es causada por un bebé que siente la ansiedad de sus padres. Eso también es completamente falso. ¡Los bebés no son pequeños psicólogos! No saben si un padre está ansioso, irritado o temeroso. De hecho, si los cólicos son causados ​​por la ansiedad, los bebés prematuros deben tener un alto nivel de cólico, ya que sus padres suelen estar excesivamente estresados. Pero, los bebés prematuros no tienen más cólico que los bebés a término.

En cualquier escenario, lidiar con un niño que grita y grita durante horas y horas, sin la posibilidad de expresar lo que le molesta, es indudablemente angustioso.

Teorías para explicar la existencia de los cólicos

Algunos autores postulan que la clave para entender los cólicos es que los bebés nacen 3 meses antes de que estén realmente listos para el mundo. Y por eso, están sobreestimulados por un lado y terriblemente subestimados por el otro.

La vida en el vientre es muy singular, pletórica de nuevas sensaciones que se suceden sin parar. El bebé es sostenido y oye las pulsaciones maternas del flujo de sangre de forma fuerte e ininterrumpida, 24/7.

Cuando nace se encuentran en una habitación oscura, tranquila, y están privados de sensaciones a las que estaba acostumbrado.  ¡Algunos niños pueden tolerar eso, y otros simplemente … se desmoronan!

¿Qué pasa si lo intentas todo y él no deja de gritar?

Los niños con cólicos suelen ser totalmente sanos. Sin embargo, si el llanto persiste a pesar de los esfuerzos que se hagan por tratar de calmarlos.

Resulta muy importante que el médico compruebe si existe algún cuadro compatible con alguna enfermedad que desencadene el cólico. Especialmente si el llanto del bebé está asociado con otros síntomas como pudieran ser bajo aumento de peso, fiebre, entre otras manifestaciones.

Problemas médicos que se asocian con los cólicos

Entre los problemas médicos que con mayor frecuencia se asocian con el cólico son la alergia a las proteínas de la leche y varios tipos de infecciones en aparato urinario y el oído. Uno de los problemas más frecuentemente diagnosticados que causan cólico es el reflujo ácido, conocido como ERGE por sus siglas en ingles.  Sin embargo, la creciente evidencia indica que el reflujo ácido es sobrediagnosticado de forma realmente exagerada. Un bebé con cólico que está creciendo bien y vomita menos de 5 veces al día rara vez tiene el reflujo ácido.

Ahí es cuando los padres comienzan a preguntarse si esto es algo más, o simplemente pudiera ser la misteriosa condición llamada cólico, o llorar persistente.   

¿Qué alternativas tienes para calmar al bebe?

Es importante consultar al médico antes de dar cualquier tipo de medicamento al bebé. Por ejemplo, se ha demostrado que las gotas hechas de simeticona, no son, para mejorar los cólicos del bebé, más eficaces que el agua.

Consejos a los padres que tienen niños que padecen de cólicos

De ahí que algunos autores postulan que se debe imitar las sensaciones del útero.

Otros recomiendan el método de las 5S, consistente en imitar los cinco ritmos calmantes e hipnóticos que experimentaron en el útero que son precisamente lo que necesitan en esos primeros 3-4 meses de transito de la vida intrauterina a la vida fuera del útero. Este sistema consiste en balanceo, silencio, balanceo, posición del lado del estómago y succión, en aras de activar el reflejo que calma al bebé. Cuando se hace correctamente, el niño deja de llorar y se calma en minutos, o menos.

Se considera que este método falla aproximadamente en el 95% de los casos, planteándose que ocurre así debido a que no se procede exactamente de acuerdo a lo señalado con anterioridad.

¿Cuán valido es el sistema de 5S?

Sin embargo, resultados experimentales, confirman el valor de este método. El Departamento de Salud de Boulder, Colorado (EEUU) probó los 5 S con 42 familias en riesgo. En estas habia madres adolescentes, bebés prematuros y usuarios de drogas.  El comun denominador es que tenían bebés muy exigentes. Su estudio mostró que 41 de esos 42 bebés muy quisquillosos mejoraron inmediatamente con el «5 S». Los padres pueden dominar fácilmente la técnica. Y se puede lograr con una cama de bebé innovadora construida con tecnología inteligente basada en los 5 S’s.

Quehacer si te encuentras al limite…

Si ha alcanzado su límite emocional y los «5 S» no están ayudando en solucionar los cólicos del bebé, póngalo en el suelo o en una cama de bebé segura y llame a un amigo o familiar para que le ayude.

Es normal sentirse mal, deprimido, y más aún derrotado cuando un bebé llora durante horas. Esto nunca debe dar lugar a que su frustración o la de otra persona lleve al síndrome del bebé sacudido.

Y, por último, si tienes un bebé con cólicos, nunca te culpes por sus gritos. Innumerables padres sienten culpa y vergüenza. Y esto no significa que no ser capaz de dominar los cólicos los convierta en padres fracasados.

Los cólicos pueden ser un misterio aun sin resolver, pero confía en que la causa no eres tú.

Los padres también necesitan atención

Pero igualmente importante para aliviar el malestar de su bebé de cólicos es aliviar el malestar de los padres. Una de las mayores preocupaciones del médico es que este tipo de llanto persistente, y el agotamiento correspondiente que provoca en los papás, pueden desencadenar problemas de salud muy graves en los padres, incluida la depresión posparto.

El llanto del nino debe conducirnos a la toma de medidas complementarias para aliviarlo
Las relaciones con el nino pueden contribuir a la «solución» y alejar la mente de los pensamientos negativos.

Algunas mujeres se deslizan fácilmente en la depresión. Aunque hay evidencia de que los padres también padecen con frecuencia de depresión posparto. El estrés adicional que generan los cuadros de cólicos definitivamente, podría empujar a una nueva mamá en ese camino. El punto es que no estés solo. Definitivamente se debe consultar a un médico antes de llegar a un cuadro depresivo.

Aprende a manejar el estrés

Aprender a manejar el estrés que viene con cólicos es uno de sus objetivos más importantes. Trate de no centrarte en el llanto real, sino en lo que puedes hacer para aliviar el llanto. Esto le ayuda a entrar en el modo de «solución» y alejar la mente de los pensamientos negativos.

Pídale a su pareja que «cambie» o busque la ayuda de un familiar, amigo o vecino de confianza. Utilice ese tiempo para hacer lo que le ayude a presionar el botón «restablecer». Y esto puede ser caminando por aire fresco, recibiendo un masaje o simplemente agarrando una ducha rápida o una siesta. El bebé necesita que seas el mejor padre que puedas ser, pero para hacerlo debes tener tiempo para cuidarte.

Otro acercamiento en función de solucionar los cólicos del bebe

El sistema de respaldo de la madre también parece tener un efecto protector, sugiere un «nuevo estudio de 3,000 madres. En este se encontró que tener una relación feliz, un sistema de respaldo sólido y una pareja implicada protegía contra los cólicos«.

Las buenas relaciones entre la pareja y recibir el apoyo de los amigos y familiares se asociaron con un riesgo más bajo de que el nino padezca de cólicos
Los padres que tienen relaciones felices quizá no vean el llanto de su bebé como algo negativo

Quizá el bebé llore menos si la mamá y el papá son más felices, o las madres que tienen relaciones felices quizá no vean el llanto de su bebé como algo negativo y no lo reportan como cólicos, sugirió la autora principal del estudio, Kristen Kjerulff, de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania. (Child Development & Parenting: Infants (0-2) : Happy Mom Means Less Colicky Baby, Apr 28th 2017)

¿Y estas situaciones se deben enfrentar tan solo por la pareja?

Recibir el apoyo de los familiares y amigos y tener una pareja que te comprenda se asociaron con un riesgo más bajo de que el bebé padezca cólicos”, según el estudio antes mencionado.

Las participantes del estudio, que tenían entre 18 y 35 años de edad, dieron a luz en 78 hospitales en Pennsylvania entre enero de 2009 y abril de 2011. Casi el 12 por ciento de las madres dijeron que sus bebés tenían cólicos” afirma el Profesor Chandran Alexander

Un recordatorio importante

¡Nunca agite a su bebé!  Y, asegúrate de decirle a todos que ayudan con el bebé.

Sé que parece que el llanto nunca va a terminar, pero ciertamente lo hará. Ten en cuenta el hecho de que los bebés que experimentan cólicos no experimentan efectos negativos a largo plazo. ¡Descansa, camina fuera, come bien, no te preocupes en demasía por las tareas domésticas, y recuerda que estás haciendo lo mejor que puedes hacer!

Sigue leyendo más: Consejos muy útiles para la salud de tu bebé