Atención: ¡mucho cuidado con los medicamentos!


Cuando las personas van envejeciendo, a pesar de sentirse bien y sanas, habitualmente comienzan a tomar más medicamentos. Hay personas que toman muchos, otras casi no toman. Los hay que les gusta tomar muchos medicamentos, y quienes no les gusta.

Abuso de los medicamentos
Con la edad se incrementa el consumo de medicamentos, y no siempre es necesario

De una u otra forma, los medicamentos que se tomen, por muy seguros que sean, pueden producir efectos secundarios indeseables y potencialmente peligrosos.

Lee más: ¿Quieres conocer más sobre medicamentos que pueden ser peligrosos?

También ocurre que con frecuencia, los medicamentos pueden actuar entre sí, potenciando o disminuyendo el efecto de ellos. Es muy razonable pensar que al tomar más medicinas, hay más probabilidad que haya un efecto secundario de estas, o de que interactúen entre ellas. Todo esto es malo para la persona que toma los medicamentos, y potencialmente puede ser muy malo.

A esto se une el hecho de que cuando las personas son muy mayores, pueden tener dificultades de memoria para recordar cuándo tomar las medicinas, dificultades para ver e identificar el medicamento a tomar, y dificultades para abrir el envase. Cuando se une todo esto, se llega a la conclusión que las personas mayores están más expuestas a sufrir daños por tomar medicinas.

Usted debe conocer todo lo que puede pasar cuando tome sus medicamentos, para poder disminuir el riesgo de que le dañen y tener más seguridad de que lo van a hacer sentir bien.

Reacciones adversas por el abuso en el consumo de medicamentos
El consumo excesivo de medicamentos puede contribuir a que aparezcan las llamadas reacciones adversas

Cambios con la edad que afectan a los medicamentos

Con el paso de los años ocurren cambios en las personas que influyen en cómo actúan las medicinas en el cuerpo. Estos cambios son:

  • Disminuye la función del riñón para excretar los
  • Disminuye la secreción de ácido por el estómago.
  • Disminuye la masa muscular y aumenta la cantidad de grasa en el cuerpo, por lo que los medicamentos que son solubles en grasa aumentan su tiempo en el cuerpo, y disminuyen lo que son solubles en agua.
  • Disminuye el mecanismo para que mantengamos la presión arterial normal cuando pasamos de estar acostados o sentados a posición de pie, por lo que los medicamentos pueden producir más disminución de la presión con riesgo de caídas.
  • Disminuye la producción de una proteína que se llama albúmina. Los medicamentos normalmente se unen a ella, por lo que aumenta la cantidad de medicamento libre en la sangre.

Conociéndolos usted podrá entender mejor por qué algún medicamento puede dañarle.

Polifarmacia y personas mayores

Se conoce que el uso de varios medicamentos puede inducir enfermedades en las personas mayores y aumentar los ingresos hospitalarios. El acceso a medicamentos sin recetas y la automedicación pueden ocasionar enfermedades potencialmente graves.

La automedicación se ve a menudo entre las personas mayores, así como la compra de medicinas siguiendo el consejo de amigos o el uso de medicamentos que sobraron del tratamiento anterior y que fueron guardados.

Muchas veces las personas consideran que no es necesario informar al médico que consumen medicamentos que adquirieron sin receta. Pero al igual que los recetados por el médico, estos pueden actuar unos con otros o dar reacciones adversas y causar problemas. Las reacciones adversas de una medicina son cualquier efecto perjudicial provocado por la medicina que se toma. Cualquier medicamento puede producir una reacción adversa.

¿Y cómo hago cuando tengo que tomar varios medicamentos?

Tanto usted como su médico deben decidir entre los riesgos y los beneficios de tomar un medicamento. Esto a veces puede ser difícil, y va a depender del riesgo que usted quiera tomar, y esto se relaciona con cuán molesta o grave es su enfermedad. Para enfermedades leves o poco molestas, el riesgo a tomar será menor que para enfermedades muy molestas o peligrosas. Hay varios tipos de riesgos:

  • Que la medicina provoque efectos adversos en el organismo.
  • La interacción entre un medicamento y otra medicina, alimento o bebida.
  • Que el medicamento no haga lo que debe hacer en el cuerpo.
Algunos consejos para que pueda decidir entre los riesgos y beneficios de un medicamento:
  • Dígale a su médico todas las reacciones que haya tenido anteriormente con cualquier medicamento.
  • Siga siempre las indicaciones de su médico y lea cuidadosamente las instrucciones de los Cuando tenga duda, pregúntele a su médico.
  • Consulte si existen interacciones entre los medicamentos que toma o entre estos y los alimentos y bebidas.
  • Sepa qué reacciones adversas son las más frecuentes y esté al tanto si aparecen. Pero no sobrevalore tampoco cualquier síntoma que pueda tener y lo haya tenido antes de tomar las medicinas.
  • Sepa cómo reconocer que está mejorando.
  • Verifique en la farmacia que se lleva los medicamentos que solicitó.
  • Si tiene dificultad para recordar cuándo tomar las medicinas, o para ver e identificar el medicamento a tomar, o para abrir el envase, dígaselo a su médico.
  • Cada vez que visite un médico, infórmele de todas los medicamentos (con y sin recetas) o suplementos nutricionales que toma. Haga una lista con ello.
Exceso de consumo de medicamentos no es sinonimo de mejor salud
• Siga siempre las indicaciones de su médico y lea cuidadosamente las instrucciones de los medicamentos

¿Cómo puedo acordarme de tomar los medicamentos?

Hay varias cosas que usted puede hacer para que no se olvide de tomar sus medicinas. Cuando se comienza un nuevo plan, puede ser que se nos pase la hora de tomar los medicamentos, y cuando se toman varias medicinas a diferentes horarios también puede pasar, más cuando la edad avanza. Si se retrasa media hora o una hora en tomar sus medicinas, casi nunca esto ocasiona un gran problema, aunque algunas medicinas como las que se utilizan para tratar la enfermedad de Párkinson sí deben tomarse en el horario indicado por el médico. Aquí algunos consejos:

  • Pídale a su médico que le oriente sobre cuales medicinas puede tomar junto a otras, para así disminuir las veces que toma medicinas al día.
  • Asocie la toma de medicinas con cosas que haga todos los días, como antes del desayuno, después del desayuno, antes de acostarse, la hora de un programa que usted ve en la televisión, por ejemplo.
  • Use un pastillero semanal. Estos pueden traer además divisiones para diversas horas del día (mañana, tarde, noche).
  • Utilice recordatorios y póngalos en lugares visibles, como en la puerta de la nevera. Use letras grandes y llamativas.
  • Si le es cómodo, use la alarma de su celular para recordarle la toma de medicinas. Hay aplicaciones para ello. Averigüe con un hijo o con su nieto.
  • Que sus familiares sepan lo que usted toma y cuando lo debe tomar.

Guardando las medicinas

Conocer la mejor forma de guardar sus medicinas le ayuda a tener menos reacciones adversas. Guardarlas de manera no apropiada puede alterar su efecto. El exceso de luz, calor o humedad puede provocar que sus medicinas no sean efectivas.

  • Revise la fecha de vencimiento de sus medicinas. No tome medicamentos vencidos.
  • No almacene medicinas viejas. Deséchelas de forma segura.
  • El exceso de calor y humedad en la cocina y el baño pueden afectar sus propiedades, principalmente si son cápsulas o pastillas.
  • Mantenga las medicinas alejadas de los niños si los hubiera en su hogar.
  • Si usted nota que algún medicamento ha cambiado su color u olor, o las tabletas o cápsulas están pegajosas o más blandas de lo habitual, no lo consuma, aunque no haya llegado a su fecha de vencimiento.

Por último, no intercambie medicinas ni dé consejos sobre medicamentos ni preste mucha atención a los consejos de vecinos o amigos bien intencionados. Las personas son distintas y reaccionan diferentes ante los mismos medicamentos, aun padeciendo las mismas enfermedades. Oiga siempre a su médico o farmacéutico.

Otros artículos que te interesarán: ¿Qué puedo tomar, Ibuprofeno o Nolotil?


Advertisements