Aprende a preparar roscón de Reyes para finalizar la Navidad de la mejor forma


El roscón de Reyes, o rosca de Reyes, es un gran bollo elaborado con una masa dulce con forma de rosca y adornado con fruta escarchada o confitada de diferentes colores. Aunque la forma tradicional de servirlo es solo, puede presentarse relleno de crema pastelera, crema de chocolate o nata.

Es tradición en muchos lugares tomarlo para desayunar o merendar el día 6 de enero, conocido como “Día de Reyes”, y suele tener figuritas escondidas en el interior con distintos significados. Por ejemplo quien encuentre la figura de un Rey Mago será rey por un día y los demás comensales tendrán que complacerlo; mientras que quien encuentre un haba seca en su ración será el encargado de pagar el roscón.

Si te animas a preparar tu propio roscón de Reyes este año sigue leyendo y verás que, aunque laborioso, no entraña ninguna dificultad y es el dulce perfecto para terminar la temporada de Navidad.

Tradicionalmente el roscón de reyes se sirve solo
En su versión clásica el roscón de Reyes se presenta solo, pero cada vez es más habitual encontrarlo con relleno

Roscón de Reyes tradicional

¿Qué necesitamos?

Para el roscón
  • 700 gramos de harina de fuerza
  • 25 gramos de levadura fresca de panadería
  • 260 gramos de leche
  • 150 gramos de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla
  • 2 huevos
  • 7 cucharadas pequeñas de agua de azahar
  • cáscara de una naranja
  • cáscara de un limón
  • canela en rama
  • una pizca de sal
Para decorar
  • fruta escarchada
  • almendra laminada
  • 1 huevo batido
  • azúcar

¿Cómo lo preparamos?

Vamos a empezar nuestro roscón de Reyes preparando una masa madre. Para ello empezaremos mezclando en un bol unos 150 gramos de la harina de fuerza y le agregaremos 4 gramos de levadura fresca de panadería (no podemos usar la levadura química que viene en polvo) deshaciendola con los dedos al añadirla. Mezclamos bien y agregamos poco a poco 80 gramos de leche e iremos mezclando con la mano hasta conseguir una masa, y la trabajaremos durante diez o quince minutos. Una vez esté bien amasada creamos una bola y la dejamos en un bol con un poco de harina en el fondo para que no se pegue, cubrimos el bol con papel film transparente y dejamos reposar tres horas fuera de la nevera, si hemos empezado a hacer nuestro roscón de Reyes por la mañana; o bien una hora fuera de la nevera y toda la noche en la nevera si hemos empezado por la noche.
Reyes para el roscón
La tradición es esconder en el interior del roscón de Reyes figuras de temática navideña, aunque también pueden encontrarse animales y personajes de películas infantiles
Pasado ese tiempo vamos a preparar una infusión con el resto de la leche con la cáscara de una naranja y la cáscara de un limón y media rama de canela. Mientras infusiona lentamente la leche quitamos el papel film que cubre la masa madre, que debe haber crecido y tendrá una textura mucho más suave y esponjosa, y echaremos esta masa madre al resto de la harina en trocitos, como a pellizcos. Agregamos también el resto de levadura de panadería y mezclamos todo con la mano para integrar todos los ingredientes.
Añadimos también una pizca de sal. Aunque el roscón de Reyes es dulce, un poco de sal no nos fastidiará la receta, si no que al contrario nos ayudará a potenciar el sabor; además hará que aumente la elasticidad de la masa haciéndola más maleable y facilitando el amasado. A pesar de aportar muchos beneficios a nuestra receta debemos tener en cuenta el momento en el que la echamos, ya que de ser muy pronto podría dificultar la fermentación de la levadura.
Una vez aclarado el apartado de la sal, toca agregar el azúcar en su totalidad y, una vez integrado, agregamos también los dos huevos y mezclamos con la mano.
Es el momento de echar el agua de azahar, que es el ingrediente que le aporta ese toque tan particular de roscón de Reyes; y echamos también la leche poco a poco.
Tendremos que amasar bien con las manos durante unos quince minutos para conseguir una masa homogénea, y a esta masa agregaremos la mantequilla a temperatura ambiente por trozos y amasamos. Al principio costará trabajo y empezará a deshacerse, pero es normal, sigue trabajándola con paciencia y volverá a ser una masa consistente. Volvemos a poner en un bol tapado con papel film y dejamos reposar dos horas a temperatura ambiente, habrá crecido bastante. La sacamos con cuidado y amasamos con cuidado para eliminar el aire que ha adquirido con la fermentación, con un par de minutos será suficiente.
Podemos decorar con fruta, almendra y azúcar
Debemos decorar nuestro roscón de Reyes antes de meterlo en el horno, los variados colores de la fruta escarchada le aportan un toque precioso y alegre
Volvemos a hacer forma de bola y la tapamos por unos quince minutos con un paño limpio. Pasado ese tiempo haremos la forma de roscón: metemos dos dedos en el centro de la masa hasta atravesarla, levantamos de la mesa y con ambas manos empezamos a girar y a hacer poco a poco ese agujero más grande, apretando las partes que veamos más gordas para que sea lo más parejo posible. Cuando adquiera la forma pondremos en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y cubrimos con huevo batido para que le de un todo dorado al cocinarse. Dejamos reposar una hora y media y le daremos una segunda capa con huevo batido.
Es el momento de decorar nuestro roscón de Reyes con fruta escarchada y almendra fileteada. Escogeremos la fruta que más nos guste, pero cuanto más variados sean los colores más atractivo quedará. En un cuenco pondremos el azúcar con unas gotas de agua, para que quede como en bolitas, y lo ponemos también por encima.
Introducimos en el horno, previamente calentado a 180 grados, arriba y abajo, durante 15-20 minutos.
Si no lo vas a rellenar el momento de meterle la sorpresa es antes de decorarlo y meterlo al horno, ya que así no se verá donde está. Pero ten en cuenta que debe ser una figurita de cerámica o similar que no se derrita en el horno. Si por el contrario quieres ponerle algún tipo de crema pon las figuras después de echarla.
Roscón relleno
Si quieres rellenar tu roscón de Reyes debes esperar a que se enfríe, cortar con cuidado por la mitad y poner nata o el relleno que prefieras