Aprende a preparar brotes de soja caseros


Seguro que ya conoces el inconfundible sabor de los brotes de soja, es posible que también aprecies los beneficios que aporta a tu cuerpo y prepares ricos platos con ellos. Pero ¿sabes cómo hacer brotes de soja caseros tú mismo? Si quieres aprender a realizar germinados en casa y dar vida a esas pequeñas semillas no dejes de leer este artículo.

Te puede interesar leer nuestro artículo: Propiedades y beneficios de los brotes de soja

Semillas de soja
La soja es una semilla llena de propiedades y beneficios pero ¿sabes hacer brotes de soja caseros?

¿Cómo hacer brotes de soja caseros?

Hacer brotes de soja caseros es una tarea muy sencilla, con muy pocos pasos a seguir, que si sigues bien no habrá ningún problema ni se te echarán a perder.

Siempre puedes utilizar los brotes de soja que venden ya germinados en los supermercados pero por el camino pierden parte de sus propiedades, cosa que no ocurre en los brotes que acaba de germinar, ya que consumes todas sus propiedades concentradas. Además en los comprados predomina cierto toque a vinagre de la conserva y el sabor de los preparados en casa es mucho más puro.

Vamos a empezar a explicar cómo preparar brotes de soja caseros

¿Qué necesitamos para hacer brotes de soja caseros?

  • Soja verde
  • Germinador (o similar)
  • Agua

La soja verde es la semilla de la soja sin germinar ni secar, de ahí su color. Sí es importante que te asegures que sea ecológica para evitar ingerir pesticidas y productos artificiales de forma absurda.

Por otro lado es posible encontrar germinadores en las tiendas y aunque no tienen un precio demasiado elevado tampoco son precisamente baratos. Pero si no tienes claro que lo vayas a utilizar demasiado o quieres ahorrarte ese dinero te explicamos cómo conseguir un germinador casero.

Cómo hacer tu propio germinador casero

Vamos a necesitar dos recipientes grandes de plástico con tapadera y que encajen uno dentro del otro. Una muy buena opción es reutilizar botes de yogur de un kilo que estén bien lavados.

A uno de los recipientes le tenemos que hacer agujeros en el fondo. Una forma muy sencilla de hacer estos agujeros es con un clavo, lo sujetamos con unos alicates y ponemos el clavo al fuego (los alicantes son, principalmente, para no quemarnos), una vez que el clavo esté bien caliente lo ponemos sobre la parte de abajo de nuestro recipiente y el calor derretirá el plástico. Realiza esta operación hasta que tengas agujeros por toda la base.

Y ya tienes listo un perfecto germinador casero.

Soja verde
Lo básico para conseguir brotes de soja caseros es la soja verde

¿Cómo se hacen los brotes de soja caseros?

Como hemos comentado antes es un proceso muy sencillo con muy pocos pasos a realizar:

  • Primer paso: remojar las semillas.

Para este primer paso utilizaremos el recipiente que hemos dejado sin agujeros. Ahí pondremos un puñadito pequeño de semillas de soja con, al menos, medio litro de agua y tapa para que no le entre nada de luz. Empieza haciendo poca cantidad, ya que crecen mucho y así puedes calcular qué tardas en comer esas pocas.

Tendremos la soja en remojo día y medio o dos días.

  • Paso dos: cambio de recipiente

Pasado ese tiempo destapamos el recipiente. Veremos que las semillas están hidratadas e incluso ha comenzado a romperse la cáscara verde que las cubre dejando ver su parte blanca. El agua puede tener un tomo amarillento o verdoso, no te preocupes porque es de lo más normal.

Echaremos todo el contenido al recipiente con los agujeros, de este modo la soja quedará escurrida al perderser el agua por los agujeros que hicimos. Este paso hazlo sobre un fregadero para no mojar toda la cocina (a algún despistado nos puede pasar).

Enjuagamos echando agua sobre las semillas y dejamos escurrir. No se escurrirá todo el agua, de modo que con este agua residual quedará hidratado. Meteremos el recipiente con agujeros dentro del que no lo tiene y tapamos.

  • Paso tres: mantener la hidratación.

La humedad constante es lo que va a hacer que nuestras semillas germinen, pero es importante «cambiar» el agua para que no se estropee y eche a perder nuestros brotes y salga moho.

Para mantener esta humedad «limpia» vamos a enjuagar las semillas tres veces al día, por la mañana, al medio día y por la noche, y volvemos a dejar dentro del recipiente sin agujeros y bien tapados.

Al paso de cada día podrás ver los avances de los germinados y puedes ir quitando las cáscaras conforme se desprendan de ellas por completo.

Soja germinada
Los brotes de soja caseros son muy fáciles de preparar y los tendrás listos para comer en apenas cinco días
  • Último paso: nuestros brotes de soja están listos.

Al llegar al quinto día, verás que han empezado a salir unas hojas verdes pequeñas. ¡Enhorabuena! Ya tienes listos unos estupendos brotes de soja caseros. Si quieres los puedes dejar dos días más e ir probando cómo de «crecidos» te gustan más.

Puedes consumir estos brotes de soja caseros crudos, en ensaladas o incluso mezclados con algún puré, te sorprenderá el toque tan sabroso que les aporta.

Es posible que te interese leer nuestro artículo: Pan de centeno, conoce sus beneficios

Nota: Las hojas que aparecen son verdes porque algo de luz sí que han recibido. Si tus hojas fueran amarillas expón un rato al sol los brotes de soja antes de consumirlos para que absorban luz y tengan más clorofila y vitamina C