El Aloe Vera y sus cuidados para tener una planta saludable


No es la primera vez que hablamos sobre el Aloe Vera y es que esta magnífica planta tiene tantos usos y beneficios que lo que realmente es una misión imposible es encontrar algo para lo que no sea buena. Seguro que muchas de vosotras tenéis la planta misma en casa y otras muchas os habéis planteado tenerla para aprovechar al máximo sus propiedades y además ahorrar dinero en productos ya fabricados. Y es que lo natural siempre es lo mejor, ¿pero sabes cuidar esta planta? Hoy os vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre el Aloe Vera y sus cuidados.

Conoce más: ¿Qué sabes del áloe vera?

aloe-vera
También es conocido como la planta de la inmortalidad

Aloe Vera y sus cuidados básicos.

Puntos débiles.

Antes de empezar a cuidar una planta de Aloe, tienes que tener claro que posee dos puntos débiles que si no respetamos harán que perdamos a nuestra querida planta. Su apariencia similar a las plantas del desierto nos pueden dar una pistas de cuáles son sus dos debilidades: el exceso de agua y el frío.

Luz.

Una vez tenemos claro ésto, debemos pensar durante unos instante dónde la vamos a colocar. El Aloe Vera necesita un lugar donde tenga buena luz, pero sin estar demasiado expuesta, lo cuál notarás enseguida ya que si recibe demasiada luz sus hojas se vuelven marrones.

Temperatura y Humedad.

El Aloe Vera, como hemos dicho, no soporta el frío, por lo que en invierno deberemos asegurarnos de que no esté nunca por debajo de los 6ºC. En cuanto a la humedad no te preocupes, ya que tolera tanto climas húmedos como secos.

si sus hojas se vuelven marrones es que recibe mucha luz
El aloe vera tiene dos puntos débiles: el exceso de agua y el frío

Riego.

Hay que prestar mucha atención a cuando le damos de beber a nuestra planta, ya que en este aspectos el Aloe Vera y sus cuidados son muy específicos. Esta planta puede pasar bastante tiempo sin ser regada, pero ello no significa que cada tres meses la ahoguemos para tenga suficiente. Lo mejor que puedes hacer es regarla cada 15 o 20 días y prestar muchísima atención a sus hojas: si están delgadas y arrugadas es que necesitan más agua.

Suelo.

En el Aloe Vera y sus cuidados, el más importante es la tierra donde va a estar plantada. Hay que seguir unas instrucciones muy precisas para que nuestra planta crezca fuerte, saludable y con todos sus beneficios.

  • Utiliza un macetero de barro, no de plástico y que sea ancho y poco profundo.
  • Pon en la base unos dos dedos de drenaje de grava.
  • A continuación añade tierra de jardín y de turba a partes iguales y añádele un poco de abono orgánico.
  • Cuando llegue la primavera, abona la tierra con humus de lombríz.

También te interesará: 5 usos del Aloe Vera para el pelo.

Aloe Vera y sus cuidados frente a las plagas.

Aunque el Aloe Vera es una planta que resiste bastante bien a las plagas, podemos encontrarnos con la sorpresa de que algunos bichitos han aparecido. Entre ellos podemos encontrar pulgones, ácaros, moscas blancas, escarabajos molineros y cochinillas. El Aloe Vera y sus cuidados en estas situaciones son bastante sencillos y caseros, por lo que tampoco tendrás que gastar dinero en productos químicos.

  • Alcohol. Coge una bolita de algodón, rocíala en alcohol y déjala sobre la tierra. Es una especie de repelente de insectos que hará que no se acerquen ni proliferen.
  • Tabaco. Sí, el tabaco aunque no lo parezca nos puede ayudar con el Aloe Vera y sus cuidados. Coge cigarrillos o colillas y déjalos en agua toda la noche. Al día siguiente rocía las hojas de tu planta con este agua marrón, actuará como repelente.
jugo de aloe vera
Las hojas de aloe vera están totalmente rellenas de esta carne transparente con la que prepararemos nuestro jugo

Extracción de su jugo.

Una vez que conocemos todos los detalles sobre el Aloe Vera y sus cuidados, los aplicamos y tengamos una planta sana, podremos comenzar a disfrutar de sus beneficios y su propiedades. Recuerda que antes de extraer su jugo es importante que pasen unos tres años desde que la plantaste, ya que así será una planta adulta. Corta una de sus hojas con cuidado y corta sus dos extremos. Con la ayuda de un cuchillo le vamos a quitar la parte dura de la hoja para quedarnos con la gelatina que posee en su interior. Ésta gelatina es la que vamos a usar para nuestros productos caseros.

Te recomendamos leer también: Los beneficios del Aloe Vera para la cara.