Esa súper planta llamada áloe vera


¿Qué es el áloe vera?

Aunque siempre se han conocido sus usos medicinales, ha sido hace unos años, cuando el áloe vera ha sufrido un auténtico boom y, hoy por hoy, es raro que no se encuentre una maceta en cada casa de nuestro país.

Y cada vez estamos aprendiendo más sobre él. El áloe vera, también llamado sábila, es una planta de la familia de las liliáceas. Se la considera planta suculenta, pues su tallo ha engordado para almacenar el agua suficiente que necesita para vivir. Así puede crecer en territorios difíciles para la vida, como las zonas áridas.

El áloe vera tiene también unas flores muy llamativas, que podemos ver en contadas ocasiones, que no viven durante muchos días y que crecen de manera apiñada, a través de un tallo alto que sobresale del áloe y lo corona.

aloe-vera
El áloe vera es llamado «planta de la inmortalidad»

Un poco de historia

Desde la antigüedad, el áloe vera ha estado presente en la vida del hombre. En el siglo I d.c. Diosocorides dejó fijadas sus propiedades en su herbolario, uno de los primeros documentos de la historia que hablaban sobre la virtudes medicinales de las plantas. También se dice que Alejandro Magno conquistó Socotorra sólo porque era una isla en la que el áloe vera crecía de manera multitudinaria.

Los egipcios, que la usaban como elemento para embalsamar, la llamaban «planta de la inmortalidad» y los árabes fueron quienes extendieron su comercio. Ellos la desecaron y la convirtieron en polvo, para transportarla de una forma más sencilla. También los chinos conocían las propiedades de esta planta, a la que llamaban «medio de la armonía». Asimismo, se sabe que Colón la llevó en sus viajes hasta América, guiado por sus facultades curativas para todo tipo de dolencias.

Propiedades y beneficios del áloe vera

Las propiedades del áloe vera son innumerables y, de hecho, los estudios referidos a esta planta siguen en permanente evolución, trayéndonos constantemente noticias nuevas sobre los desarrollos medicinales de la misma.

Sus propiedades antioxidantes son una de sus principales virtudes. Ello se debe a su composición rica en vitamina C, betacarotenos, zinc, selenio y betasitosterol.

A nivel interno, el áloe vera es apreciado por su uso para molestias relacionadas con el estómago, siendo las úlceras gástricas y las gastritis unas de la patologías que ayuda a mitigar. Podemos hablar de que sus propiedades antiulcéricas provienen de la riqueza de mucílagos, elementos que recubren la mucosa gástrica y que impiden la acidez. Además, facilita la expulsión de las bilis.

Relacionado con el sistema estomacal, encontramos que el áloe vera es muy útil por su efecto laxante y purgante. La aloína aloemoedina y la barbaloina que posee entre sus elementos, además de su contenido en magnesio, son los responsables de esta importante virtud.

Pero, tal vez, los usos más conocidos del áloe vera sean para la piel. Tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y regeneradoras. Elimina las bacterias de la piel y previene las infecciones, reduciendo la inflamación y calmando el dolor de lesiones como cortes, heridas, irritaciones, llagas…

Otros efectos beneficiosos a nivel externo los encontramos en su uso para calmar los efectos de las picaduras de insectos y para sanar los herpes, sobre todo, los labiales. Para las personas que tienen psoriasis, aplicar gel de áloe vera puede resultar muy práctico. En general, es un producto cosmético muy valorado pues hidrata nuestra piel dejándola suave y muy nutrida.

Gel de áloe vera

Para terminar, os explicaremos cómo podéis preparar un utilísimo gel de áloe vera en vuestra casa, para tenerlo siempre a mano en los momentos en que lo necesitéis.

Es importante destacar que la planta de áloe vera debe al menos tener cinco años de edad para que sus efectos sean en verdad poderosos para nuestro organismo.

  • Primero, hemos de cortar algunas hojas de la planta, las más cercanas a la base son las más recomendables.
  • Después, quitaremos las espinas de los lados y las dejaremos en agua durante un día. Es recomendable cambiar el agua cada pocas horas, pues así, el áloe vera elimina las toxinas.
  • A continuación, «pelaremos» las hojas. Hemos de cortar la hoja por uno de sus lados, la abrimos y, con una cuchara, retiramos la pulpa, el gel propiamente dicho.
  • Lo colocaremos en un recipiente y le añadiremos una cucharada de zumo de limón y una de aceite de germen de trigo.
  • Por último, batiremos la mezcla hasta conseguir una pasta densa y homogénea. Para conservarla en perfectas condiciones, es recomendable guardarla en un tarro de cristal.

Y vosotros, ¿para qué utilizáis el áloe vera?

Análisis nutricional del áloe vera

Valores medios100 g de Corteza100 g de Gel
Valor energético91,8 Kcal175,7 Kcal
Fibra alimentaria62,34 g35,47 g
Carbohidratos11,22 g26,81 g
De los cuales, azúcares0,43 g0,82 g
Proteínas6,33 g7,26 g
Lípidos2,71 g5,13 g
Calcio2,80 g4,30 g
Sodio0,16 g0,22 g
Potasio2,60 g3,41 g
Magnesio0,46 g3,41 g
Fósforo0,21 g0,21 g
Hierro0,0099 g0,00155 g