Alergia al polen y alergias estacionales: ¡que no arruinen tu día!


La alergia al polen es una de las alergias más comunes.  Las personas que padecen alergia al polen deben saber a cuál polen son alérgicas ya que hay montones de partículas en suspensión en el aire que respiramos.  La buena noticia es que los tratamientos actuales incluyen medicamentos y consejos para prevenir la alergia al polen y tener una mejor calidad de vida.  Por ejemplo hay aplicaciones que te permiten conocer la concentración de los distintos tipos de polen en la atmósfera para tomar las medidas preventivas y evitar que el polen arruine tu día.

Aprende más: Alergias primaverales

Los molestos estornudos acompañan a la mayoría de las rinitis alérgica
Los estornudos constituyen una de las manifestaciones más molestas de las crisis de rinitis alérgica

Qué es la alergia al polen

¿Estornudos, lagrimeo, ardor en la nariz,  cuando no conjuntivitis, rinitis o asma en determinadas épocas del año? Puede ser alergia al polen, una enfermedad antiguamente llamada fiebre del heno.  Los pólenes son la causa de la mayoría de las alergias a elementos que se encuentran en el aire, y se calcula que 8 millones de españoles padecen alergia a los polen… y en aumento.

Es interesante saber, como bien lo señala la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica , que la alergia es una respuesta inmunológica del organismo de algunas personas, frente a sustancias que no causarían ningún efecto en otras.  Esto explica que las causas de la alergia deban buscarse más en las personas que en los agentes que las causan.

Las causas de alergia al polen aún no se conocen muy bien; se cree que hay un tendencia hereditaria, pero también influyen factores ambientales e inmunitarios, ya que muchas personas han demostrado ser más sensibles al polen después de una infección o durante el embarazo.  Además, cada vez más las personas con alergia al polen desarrollan alergias a diferentes pólenes con lo que su afección puede estar presente durante todo el año.

Recordemos que el polen es un órgano de las plantas que tiene como función la fertilización. Todas las plantas se reproducen por pólenes pero afortunadamente, no todos los pólenes causan alergias. 

Muchas especies de plantas se reproducen a partir de la polinización cruzada; esto significa que para que los órganos florales se conviertan en una semilla, se necesita el polen de otra planta de la misma especie y no su propio polen.   Estas plantas necesitan que el polen sea transportado por insectos o el viento. 

Es así que cada año, en distintas estaciones, muchas plantas emiten millones de minúsculos granos de polen secos y livianos, con la esperanza de que el viento los arrastre hasta otras plantas de su misma especie para que puedan fertilizarlas y dar lugar a una nueva planta.

Por esta razón las plantas emiten muchos más granos de polen de los que realmente necesitarían, y por eso muchos granos de polen nunca fertilizarán una flor sino que… penetrarán en tu organismo y te causarán los desagradables síntomas de la alergia al polen.

Insecto transportando polen
La polinizacion cruzada depende de los insectos o del viento para la fertilizacion de las flores

Datos sorprendentes de la alergia al polen

El tipo de planta que más alergia al polen causa en España y toda Europa es el de las gramíneas, ya que sus pólenes son muy alérgenos y además el 20% de toda la superficie cultivada de toda la superficie cultivada está cubierto por gramíneas.

Comúnmente se cree que la mayoría de los casos de alergia al polen son causados por el plátano de sombra, un árbol muy utilizado en la arborización en las ciudades.    Sin embargo, este árbol sólo compone el 25% del arbolado en Madrid o el 33% del arbolado urbano de Barcelona.  Además, la polinización del plátano de sombra es explosiva y en el hemisferio norte se produce entre la segunda quincena de marzo y la primera quincena de abril.

En Europa, las plantas que más problemas alérgicos causan son: gramíneas, olivo, ciprés y parietaria.

Tratamiento actual de la alergia al polen

La alergia al polen causa muchas dificultades a las personas que la padecen, como molestias en su vida diaria y altos costos económicos.  Por eso en la actualidad el tratamiento de la alergia al polen incluye medicamentos y consejos para mejorar la calidad de vida.

Entre los tratamientos más habituales se encuentra la inmunoterapia o vacunación antialérgica, que según se ha comprobado, disminuye en gran medida los gastos en atención médica y fármacos.

Otros medicamentos como los antihistamínicos pueden ser útiles para aliviar los síntomas, como picazón, estornudos, hinchazón y mucosidad, pero tienen efectos secundarios como somnolencia y pérdida del estado de alerta y coordinación.

También se han utilizado esteroides nasales tópicos que tienen acción antiinflamatoria, detienen la reacción alérgica, reducen la mucosidad e irritación nasal.

Otros tratamientos consisten es sprays nasales que ayudan a controlar la alergia al polen sin demasiados efectos secundarios y los descongestivos.

Prevención y mejoramiento de la calidad de vida

El complemento de los medicamentos consiste en recomendaciones e información útiles para las personas que padecen alergia al polen.

Las recomendaciones más habituales incluyen:

  • Permanecer en ambientes cerrados cuando los niveles de polen son más elevados, y en los días soleados y ventosos;
  • Utilizar mascarilla para filtrar el polen;
  • Instalar acondicionadores de aire con filtros de alta eficiencia.
  • Consultar los conteos de polen y mapas de polen oficiales, así como los niveles de alerta.
  • Utilizar aplicaciones de control de polen para dispositivos móviles.  Estas aplicaciones permiten realizar un seguimiento diario para cruzar datos entre sintomatología y niveles de polen en el ambiente y obtener datos sobre los niveles diarios de polen.
  • Utilizar aplicaciones de alerta de pólenes para dispositivos móviles.    Estas aplicaciones informan los niveles de polen en cada localidad y las alertas cuando los niveles superan los umbrales de riesgo para las personas con alergia al polen.  Este dato es importante para que los pacientes puedan iniciar el tratamiento indicado por sus médicos.  Los riesgos se agrupan en tres niveles: bajo, medio y alerta.  Cuando se llega a este punto es necesario comenzar con los controles médicos.
Aplicaciones para alergia al polen
Los tratamientos actuales incluyen aplicaciones para dispositivos moviles que alertan sobre los niveles de polen

Esto te interesará: alergia a la ltp