4 recetas con espinacas para chuparse los dedos


Ya en su día hablamos en nuestro blog de los beneficios de las espinacas y la importancia de incluirlas en nuestra dieta: bajas calorías y grandes cantidades de vitaminas, minerales y fibra. Sin embargo, las espinacas siguen siendo la asignatura pendiente de muchos de nosotros y sobre todo de los nuestros hijos. Es por eso que hoy os traemos estas apetecibles recetas con espinacas para que comerlas no vuelva a ser una odisea.

¿Te ha pasado alguna vez que has preparado algunas de tus deliciosas recetas con espinacas y los niños las han dejado? ¿Algún invitado no ha probado bocado de tus recetas de espinacas por su ingrediente protagonista? Te traemos cuatro opciones con las que estamos seguros que el éxito está garantizado. Y es que tanto si buscas recetas de espinacas para adelgazar como si como si las calorías no te importan si suman o restan, estas ideas de cocina te van a encantar. Coge papel y boli y prepara los fogones. ¡Comenzamos!

Más ideas: Otras recetas con verduras deliciosas

La primera de nuestras recetas con espinacas: Gratén de patatas y espinacas

perfecto para cenar
Delicioso gratén de patatas y espinacas

Vamos a necesitar:

  • 4 patatas.
  • 600 gr. de espinacas.
  • 50 gr. de queso rallado.
  • 200 ml. de nata líquida.
  • 200 ml. de leche (desnatada o semi).
  • 3 huevos.
  • Nuez moscada.
  • Mantequilla.
  • Sal.
  • Pimienta.

Cómo lo hacemos:

  1. Para empezar con nuestras recetas con espinacas, en esta ocasión lo primero que haremos será hervir las espinacas unos quince minutos, las enfriamos con agua fría y las escurrimos bien. Mientras, cortamos las patatas en láminas lo más finas que podamos y vamos pre-calentando el horno. No te olvides de poner en marcha el horno, ya que si nos olvidamos de precalentar luego perderemos mucho tiempo.
  2. Untamos un molde para horno con la mantequilla y ponemos una primera capa de patatas. Tenemos que intentar colocar las patatas de forma que no se vea la base del molde.
  3. Colocamos una segunda capa, esta vez de espinacas y seguimos alternando las capas hasta que se nos acaben los ingredientes, dejando siempre que la última sea de patatas.
  4. En un bol aparte mezclamos el resto de los ingredientes hasta que quede una mezcla perfecta.
  5. Echamos la mezcla sobre las patatas, cubriéndolo todo muy bien y lo metemos en el horno a 180º durante unos 40 minutos. La mezcla tiene que quedarse cuajada y las patatas doraditas.

¡Listo! ¡Con esta receta hasta los niños las disfrutarán!

Más recetas de espinacas: Croquetas de espinacas

Si estás cansada de las típicas croquetas de pollo prueba esta receta para acompañar tus ensaladas, cremas o sopas.

Alternativa a las croquetas de pollo
Croquetas caseras rellenas de espinacas

Vamos a necesitar:

  • 1/2 kg. de espinacas.
  • 3 huevos.
  • 1 taza de pan rallado.
  • 1/2 taza de aceite de oliva.
  • 3/4 de taza de harina.
  • 1/4 de taza de leche.
  • 3 cucharadas de pan rallado.

Cómo lo hacemos:

  1. Lavamos las espinacas muy bien, las escurrimos y las cortamos en trocitos lo más pequeños que podamos.
  2. Mezclamos las espinacas con 2 huevos, el queso, la leche y la harina hasta que obtengamos una pasta consistente. Podemos añadir un poco más de leche si vemos que no se mezclan bien los ingredientes.
  3. Con las manos, le vamos dando la forma de las croquetas. ¡Recuerda prensarlas muy bien para que luego no se deshagan!
  4. Ahora vamos a batir el huevo restante y bañar las croquetas en él. Luego las pasamos por el pan rallado y las echamos al aceite bien caliente para freírlas.
  5. Las doramos bien, las colocamos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y ¡a disfrutarlas!

Otra variante deliciosa son las croquetas de espinacas y piñones, un tipo de croquetas de espinacas caseras con las que te chuparás los dedos y conquistarás a tu familia y tus invitados.

Recetas de espinacas para dieta: Rollo de espinacas con salmón

Otra de las deliciosas recetas con espinacas es perfecta como entrante para comidas especiales como las de la navidad o cuando vienen visitas a casa. ¡Saca al chef que llevas dentro! ¿Por qué decimos que es una de las mejores recetas de espinacas para dieta? Fácil: tanto el salmón como las espinacas, los dos ingredientes protagonistas de este plato, están indicados para regímenes alimenticios por su gran aporte nutricional y sus bajas calorías. Si quieres aligerar aún más el plato, puedes utilizar solo la clara del huevo y no te olvides que el queso debe ser light.

Espinacas, salmón y queso
Rollo de espinacas con salmón

Vamos a necesitar:

  • 450 gr. de espinacas.
  • 5 huevos.
  • 200 gr. de salmón ahumado.
  • 1 cebolla.
  • 250 gr. de queso para untar (podemos usar queso light para hacerla aún más ligera).
  • Sal
  • Pimienta

Cómo lo hacemos:

  1. Lo primero que haremos será cocer las espinacas durante 5-6 minutos, las escurrimos bien intentando eliminar todo el agua posible y las dejamos enfriar.
  2. Separamos las claras de las yemas y batimos las primeras hasta el punto de nieve. Si tienes unas varillas, úsalas para batirlas, ¡quedará mucho mejor y más rápido!
  3. Ahora mezclamos en un bol las espinacas salpimentadas con las yemas y le vamos añadiendo las claras poco a poco hasta que quede una masa uniforme.
  4. En la bandeja del horno, colocamos papel vegetal y sobre éste la mezcla que hemos echo antes. Podemos usar una pala para extenderla bien y quede del mismo grosor por todos los sitios (1 cm más o menos). Lo metemos en el horno a 180º durante 10 minutos.
  5. Mientras, mezclamos en un bol el queso de untar, la cebolla picada muy pequeña, sal y pimienta.
  6. Una vez la masa de las espinacas se ha enfriado, aplicamos la mezcla del queso encima, extendiéndolo bien y añadimos sobre él una capa de salmón.
  7. Lo enrollamos todo con cuidado y presionando para que no quede aire. Cubrimos con film transparente y lo vamos a dejar en la nevera durante dos horas.
  8. Por último, cortamos el enrollado al más puro estilo japonés, como si fuera sushi, y ¡listo para comer!

Recetas de espinacas para adelgazar: Pimientos rellenos de espinacas y gambas

La última de las recetas con espinacas que hoy os traemos es una estupenda mezcla de sabores, ideal para segundos platos, acompañamientos o como plato principal junto a una patatas panaderas a las finas hierbas. Todos ellos son ingredientes muy nutritivos e hipocalóricos, por lo que será uno de tus recetas de espinacas para adelgazar preferidas. ¡Ni siquiera te acordarás que estás a dieta! Pruébalo y nos cuentas 😉

Pimientos rellenos
Pimientos del piquillo rellenos de espinacas y gambas

Vamos a necesitar:

  • 18 gr. de gambas.
  • 8 pimientos del piquillo.
  • 50 gr. de espinacas.
  • 1 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 puñado de piñones.
  • 15 gr. de harina.
  • 200 ml. de leche.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Para la salsa:

  • Cabezas y cáscaras de las gambas.
  • 4 pimientos del piquillo.
  • 1 cebolleta.
  • 350 ml. de nata.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Cómo lo hacemos:

  1. Lo primero que hacemos es pelar y picar las gambas, reservando las cáscaras y cabezas para la salsa.
  2. Picamos la cebolla, el ajo y las espinacas (ya lavadas y escurridas) y las añadimos en la sartén con una pizca de sal. Le agregamos también los piñones y las gambas.
  3. Cuando las gambas vayan tomando color, le añadimos un poquito aceite y echamos la harina. Lo mezclamos todo muy bien hasta que la harina se tueste.
  4. Le vamos echando la leche poco a poco sin dejar de remover hasta que se haga bechamel y reservamos.
  5. Antes de rellenar los pimientos, vamos a dejar que se temple un poco la mezcla para no quemarnos. Una vez rellenos y antes de servir, le damos un poco de calor en el horno. Puedes servirlo así o añadirle salsa, ¡pero recuerda! Si quieres que sea lo más ligera posible en cuanto a calorías, lo ideal es que te quedes en este paso.

Para la salsa:

  1. Terminamos la última de nuestras recetas con espinacas picando la cebolleta y la echamos en una olla con un poco de aceite y sal.
  2. Añadimos los 4 pimientos del piquillo bien picados y cuando se hayan dorado, le agregamos las cáscaras y las cabezas de las gambas.
  3. Añadimos la nata líquida y lo dejamos al fuego hasta que hierva. Por último, retiramos la espuma sobrante, trituramos la mezcla y la colamos.

Podemos servir la salsa en la base del plato o rociar los pimientos rellenos con ella, ¡hazlo como más te guste! Si quieres ahorrar calorías, no tomes la salsa o sustituye la nata líquida por leche desnatada. La textura quedará bastante diferente, pero igualmente es deliciosa.

Y si quieres darle un toque especial a la salsa, vierte un chorrito de brandy entre el paso 2 y 3 y flambea, ¡quedará espectacular!

No te puedes perder: Otras recetas con verduras