La soledad, ¿es un placer o es un castigo?


Desde siempre, la soledad se ha relacionado con algo negativo. Y, aunque esto haya evolucionado bastante, a nadie le gusta estar solo. O mejor dicho, a nadie le gusta sentirse solo. Porque no es lo mismo ser que estar.

Mucho se habla sobre este tema: ¿es la soledad un castigo o un placer? ¿Se puede disfrutar de ella? ¿Puede ser elegida como camino en la vida? ¿O siempre viene impuesta?

Si estas preguntas te rondan la cabeza, hoy hablaremos sobre este tema.

Otros artículo de interés: Claves para ser más feliz

Hablamos de soledad

Impuesta o elegida: ahí está la clave

soledad
Caminar solo por la vida a veces es necesario para saber lo que queremos, hacia donde vamos y quienes somos

Todo en esta vida es bueno o malo según si hemos sido nosotros los que lo hemos decidido o si es algo que no hemos podido elegir, que simplemente ha venido así. La soledad especialmente es un tema con el que ocurre esto: si somos nosotros los que decidimos estar solos, sabremos disfrutarla; si, por el contrario, no tenemos otra elección, es algo que nos atormentará cada día.

No es lo mismo ser que estar

soledad
En el fondo, nadie está totalmente solo. Si miras hacia adelante, seguro que ves una mano que está siempre dispuesta a ayudarte

¿Estar solo o sentirse solo? No es lo mismo. Una persona puede elegir estar solo por muchos factores: porque no encuentra con quién compartir su tiempo vital y que le llene o simplemente porque disfruta de esta soledad. Pero cuando una persona se siente solo cambian las tornas. Todos, incluso aquel que más disfruta con su soledad, desea tener a alguien al otro lado de la puerta o del teléfono a quien acudir en un buen o mal momento.

¿Cómo disfrutarla?

soledad
Aprende a disfrutar de la soledad. No necesitas a nadie a tu lado para que te haga feliz: la felicidad siempre estará en ti, no lo olvides

Si, por cuestiones de la vida, te ha tocado vivir en soledad la mayor parte del tiempo, recuerda que nada es para siempre. Quizás el día de mañana estés acompañado o quizás no, pero siempre aprende a disfrutar de ti mismo, de tu tiempo, a ser dueño de tus decisiones y a no depender nunca de factores externos. La felicidad está dentro de ti. Siempre.

Una última reflexión sobre la soledad

Queremos conocer vuestra opinión sobre la soledad y saber si os gusta más estar solos o estar acompañados. Para finalizar, os dejamos una reflexión que corre por las redes sociales y que nos dará que pensar:

«Y cuando nadie te espera y cuando no tienes que dar explicaciones de nada, ¿qué es eso? ¿Libertad o soledad?».

¿Tú qué opinas? La soledad puede ser bonita siempre que sea elegida por nosotros; si crees que la vida te la ha impuesto, mira a tu alrededor. Seguro que no estás tan solo como piensas. Y recuerda: siempre, siempre, puedes volver a comenzar.

Sigue leyendo: La amistad, ¡divino tesoro!